A fondo: Hacia una administración de sistemas más inteligente

Bases de DatosCloudDatacenterDatos y AlmacenamientoEmpresasFabricantes de SoftwareGestión CloudProveedor de ServiciosProyectosSeguridad

La inteligencia artificial y el machine learning van a revolucionar la administración de sistemas. Estas tecnologías mejoran la toma de decisiones, aumentan la seguridad e impulsan la eficiencia y la productividad.

La inteligencia artificial (IA) y el machine learning (ML) son algunos de los avances tecnológicos que más interés está despertando en los últimos años. Y no se trata de un hype, sino que dicho interés está más que justificado.

Ya estamos viendo algunas de las aplicaciones que llegan –o llegarán- al consumidor final, como en asistentes virtuales, robo-advisors o vehículos autónomos, entre otras.  También están sacando provecho de esta tecnología las empresas. Y no sólo las grandes corporaciones, sino también las pymes. Por ejemplo, la IA puede ayudar a los restaurantes a gestionar reservar y automatizar procesos con proveedores, prever el consumo eléctrico y que las compañías distribuidoras hagan ofertas personalizadas a sus usuarios, automatizar la atención al cliente en múltiples sectores, etc.

Además, estás tecnologías tienen mucho potencial de desarrollo en la trastienda de las compañías, en la administración de sistemas. Por ejemplo, Oracle ha inaugurado una nueva categoría de soluciones informáticas empresariales. “Se trata del software autónomo, y más específicamente, de soluciones autónomas en la nube. Los primeros productos y servicios cloud que han salido al mercado dentro de esta categoría están relacionados, como es lógico, con las herramientas para la gestión del dato, área en la que Oracle lidera el mercado desde los orígenes de la compañía. Así, dentro de la base de datos, ya contamos con Oracle Autonomous Data Warehouse Cloud”, explica Elena Montoya, directora de Desarrollo de Negocio, Coretech y Big Data de Oracle Ibérica.

También dispone de servicios en el área de analítica, con Oracle Autonomous Analytics Cloud, así como Oracle Autonomous Transaction Processing, “un servicio que soporta un complejo mix de procesamiento de transacciones de alto rendimiento, reporting, batch y cargas de trabajo analíticas”, especifica. “Nuestro objetivo es seguir incorporando estas capacidades autónomas, que se basan en IA  y ML, en todo tipo de soluciones informáticas para la empresa”, declara.

Cisco también está añadiendo funcionalidades de IA y ML a través de sus soluciones de networking, seguridad, data center/cloud, analítica, colaboración y servicios. En el ámbito de las redes, ha anunciado la ‘red basada en la intención’, soluciones de networking capaces de autoadaptarse a las necesidades de negocio. “Estas soluciones (SD Access, DNA Center, DNA Assurance, Network Assurance Engine y los switches Catalyst 9000) se enmarcan en lo que las consultoras denominan soluciones intent-based networking, que siempre están aprendiendo, evolucionando, protegiendo y resolviendo los problemas antes de que sucedan al interpretar el contexto. Por ejemplo, la red puede garantizar su rendimiento, redirigir el tráfico por sí misma o autorrecuperarse ante fallos como un mal funcionamiento de los dispositivos”, señala Roberto Moral, director de Arquitecturas de Cisco España.

Si hablamos de ciberseguridad, la empresa dispone de Encrypted Traffic Analytics. “Es la primera solución del mercado que identifica las amenazas ocultas en tráfico cifrado sin necesidad de descifrar o utilizar la función ‘deep packet inspection’. Convierte a la red en la primera capaz de autoprotegerse al analizar metadatos y aplicar inteligencia artificial para identificar y mitigar las amenazas distinguiendo entre patrones ‘buenos’ y ‘malos’”, comenta.

En el entorno de los data centers y la nube, Cisco cuenta con soluciones como Intersight, “que simplifica las operaciones del data center -tanto Cloud como on-premise-, facilitando un nuevo nivel de gestión de sistemas ‘como servicio’, con capacidades de ML, analítica y automatización”, anota Moral. También ofrece Tetration, “que utiliza ML, algoritmos y análisis de comportamiento para ofrecer una protección holística de las aplicaciones y visibilidad sobre el rendimiento de la red en data centers multi-cloud”.

En cuanto a la analítica de aplicaciones, dispone de AppDynamics, “que detecta y avisa sobre anomalías en el rendimiento de forma dinámica, alertando antes de que se produzcan los fallos”. Por ejemplo, si la función ‘Añadir a la cesta de compra’ va lenta, esta solución puede descubrir el motivo.

Además, ofrece servicios predictivos basados en IA y ML. “Las suites Business Critical Services y High-value Services proporcionan tanto capacidades predictivas como preventivas, y permiten a las organizaciones anticiparse a los fallos de TI, mitigar el riesgo, reducir los costes de mantenimiento y obtener las habilidades necesarias para transformar su negocio”. Por otro lado, está colaborando con el primer asistente de voz para reuniones basado en IA.

Autonomía, seguridad y eficiencia

El responsable de Cisco indica que la IA y el ML aplicadas a la administración de sistemas “ayudan a las organizaciones a hacer que su infraestructura sea inteligente, obteniendo información para tomar mejores decisiones; mejora su seguridad, blindando cada terminal del negocio; transforma procesos y modelos de negocio, impulsando su eficiencia y productividad; enriquece las experiencias de sus clientes, proporcionando interacciones más atractivas y personalizadas; y permite contratar, retener y potenciar el talento, mejorando la productividad y el compromiso de la fuerza de trabajo”. De este modo, afirma que estas tecnologías “pueden ayudar a las organizaciones a crear sistemas capaces de aprender, adaptarse y evolucionar de forma autónoma, optimizando el funcionamiento de sus redes, aplicaciones y servicios”.

Por su parte, Montoya precisa que la nube autónoma ofrece tres ventajas: autogestión, autosecurización y autorreparación. “Mediante la gestión autónoma, el servicio realiza su propio backup, arregla los problemas por su cuenta, se recupera rápidamente y se actualiza de manera automática. Todo ello mientras está activo y funcionando. Esto mejora la eficiencia, reduce los costes y elimina el trabajo humano y, por tanto, el error humano. Además, al encargarse de su propia seguridad, el sistema aplica parches automáticamente sin que el sistema sufra caídas, ayudando a su protección frente a ataques externos maliciosos. Finalmente, imaginemos que fallan los servidores principales de una organización. Bajo estas circunstancias, normalmente las posibilidades de recuperar los datos son mínimas. Pero las organizaciones que han implementado servicios cloud autónomos cuentan con una protección automática frente a caídas planificadas y no planificadas, de modo que incluso si un servidor se cae por un desastre, el servicio contará con backup y se recuperará sin ninguna disrupción para el usuario final”.

Sin embargo, el despliegue de estas tecnologías encuentra algunas barreras. “Una de las dificultades es la falta de expertos cualificados. Además, se debe tener acceso a una gran cantidad de datos -procedentes de personas, procesos y objetos conectados a la red corporativa- y la capacidad para procesarlos, ya que la IA y el ML se basan en el análisis de datos y en la construcción de patrones”, reconoce Moral.

¿Qué empresas usan ya la IA?

La IA está llegando a las empresas en diversos ámbitos. “Se utiliza diariamente en aplicaciones tan diversas como reconocimiento de palabras, traductores automáticos, reconocimiento de imágenes, predicciones meteorológicas, visión computerizada o motores de recomendaciones para consumo. Pero puede aplicarse a múltiples sectores, como atención sanitaria -diagnosis temprana mediante análisis de grandes cantidades de datos e imágenes-, fabricación -mantenimiento predictivo- y finanzas -cálculos para operaciones bursátiles-. También afectará a los sectores de distribución, ocio y entretenimiento, logística y energía”, comenta el director de Arquitecturas de Cisco.

En el caso de su aplicación a la administración de sistemas, señala que “aunque la mayoría de organizaciones se encuentran en las primeras etapas de análisis o adopción, las que lo están incorporando tienen un denominador común: son organizaciones ‘data-driven’, es decir, orientadas a la analítica de datos para mejorar procesos; y con una estrategia definida de transformación digital”.

En cualquier caso, Montoya hace hincapié en que estas tecnologías pueden ser empleadas por todo tipo de empresas. “Oracle está incorporando capacidades autónomas a todas sus soluciones y los servicios se prestan en modalidad cloud, por lo que desaparecen las barreras de entrada. Así, los beneficios no son sólo para grandes organizaciones, sino que los servicios autónomos también son accesibles para las pequeñas compañías. Ser grande y rápido no significa mucho en esta era digital. Lo realmente importante es ser inteligente, ágil y capaz de moverse en la dirección adecuada. Y esto es precisamente lo que hace la nube autónoma para capacitar a las empresas modernas”, anota.

Si quiere saber más sobre IA, regístrese en nuestro webinar “La democratización de la Inteligencia Artificial” que celebraremos el próximo día 16 de octubre a las 11:00h.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor