A fondo: ¿Qué nos deparará 2019?

5GBig DataCiberpoderCloudDatacenterDatos y AlmacenamientoeCommerceGestión CloudIaaSInnovaciónMarketingMovilidadOperadoresRedesRegulaciónSeguridadVirtualización

Avances en inteligencia artificial, consolidación de la nube, despliegue del 5G, desarrollo del Internet de las Cosas, nuevas amenazas de ciberseguridad… Repasamos algunas de las tendencias tecnológicas que marcarán el año 2019.

El año que se va nos ha dejado grandes hitos, como la entrada en vigor del RGPD, el escándalo de Cambridge Analytica, el despegue de la inteligencia artificial, un intenso trabajo en torno a la tecnología blockchain, etc.

Si miramos adelante, vemos un ejercicio 2019 en el que seguiremos profundizando en el desarrollo de las tecnologías que han acaparado el protagonismo a lo largo del año que dejamos atrás. Aunque también contemplamos con expectativa la llegada del 5G o las posibilidades que brinda el edge computing.

La IA se abre paso

Appian pronostica que el 30% de las grandes corporaciones empezarán a generar ingresos del Data-as-a-Service gracias a la IA. Además, más del 40% de las iniciativas relacionadas con la transformación digital utilizarán servicios de IA. Ya en 2020, los asistentes personales digitales y los bots influirán en el 10% de las ventas.

También destaca la incipiente automatización de las organizaciones, tal y como se recoge en el estudio ‘El futuro del trabajo’, realizado para la compañía por IDG. Este informe concluye que el 54% de las compañías tiene o planea implementar procesos de machine learning. Y el 75% ya cuenta con automatización inteligente o espera incorporarla en 2019.

Beatriz Cadaval, experta en IA de Nuance, afirma que “los bots de empresas se convertirán en los asistentes virtuales inteligentes que necesitamos”, dejando atrás las actuales soluciones, que no reconocen al usuario por su voz, sino que obligan a identificarse de manera tradicional, con un PIN, contraseña o una pregunta de seguridad.

“Este año veremos un cambio de paradigma desde los bots con capacidades conversacionales limitadas hasta asistentes virtuales específicos de sectores capaces de ofrecer una experiencia de nivel empresarial. En este sentido, el contexto y la anticipación serán claves, ya que un sistema verdaderamente inteligente sabe el motivo de la llamada de un cliente. Por ejemplo, un retailer debería saber sin preguntar a su cliente que tiene un pedido pendiente y ofrecerle información detallada del estatus de su envío y la previsión de entrega”, comenta.

Michele Guglielmo, Regional Sales de Cloudera, avanza que “la infraestructura y las herramientas evolucionarán para automatizar desarrollar aplicaciones e implementar nuevas aplicaciones del machine learning a escala empresarial. En particular, el almacenamiento y la orquestación Kubernetes, darán a las empresas un camino para construir, desarrollar y escalar de manera eficiente estas aplicaciones tanto en la nube pública como en la privada. Además, veremos un crecimiento continuado del ecosistema de herramientas de automatización de machine learning (AutoML), a medida que los proveedores aprovechan las oportunidades de agilizar el machine learning, desde la preparación de datos hasta la gestión del modelo de ciclo de vida”.

Por su parte, Juniper Research adelanta que el adversarial machine learning ganará terreno en 2019 en aplicaciones como la atención médica o la publicidad, donde la protección de grandes cantidades y tipos de datos confidenciales es prioritaria

Muy ligado al desarrollo de la IA, el ejercicio que arranca traerá la consolidación de la voz como forma de relacionarnos con la tecnología. Sortlist indica que 1 de cada 5 búsquedas ya se realizan por voz, según Google. Esta tendencia afecta a las estrategias de SEO, pues implica centrarse en palabras clave de cola larga y en el lenguaje natural, coincidiendo con el tono de conversación del usuario.

También tendrá impacto el desarrollo de WhatsApp Business. “Una de las tendencias que se podrá perfilar durante el 2019 es el lanzamiento de la API oficial que permita la automatización de conversaciones entre empresas y clientes a través de WhatsApp Business”, comenta Ángel Hernández, socio fundador de Chatbot Chocolate.

Y los altavoces inteligentes también marcarán tendencia. “A partir de ahora, los chatbots no sólo van a alojarse en entornos de mensajería, sino que también empezaremos a usarlos a través de estos altavoces inteligentes. Pedir una pizza o comprar un billete de tren a través de Google Home o Amazon Echo se irán convirtiendo en habituales a lo largo del 2019, como ya lo es consultar las noticias de un determinado medio o el tiempo”, declara Hernández.

Además, Sortlist espera que la IA permita desarrollar estrategias de marketing basadas en visual search o búsqueda visual. Esto incidirá especialmente en el ecommerce, pues el reconocimiento de imágenes mediante deep learning permitirá que el consumidor localice objetos en internet a través de una descripción. Y esto también obligará a modificar la estrategia de SEO.

La nube se hace más grande

La transición de las organizaciones a la nube es imparable. Acens señala que el 90% de las empresas españolas invertirá en servicios basados en la nube, como base para su transformación digital. Así, estima que la demanda del cloud crecerá por encima del 20% en 2019. Appian reseña que los gastos en la nube pública aumentarán desde los 146.000 millones de dólares de 2017 hasta los 236.000 millones en 2020, según los datos de Forrester.

DXC Technology opina que las empresas comenzarán a cerrar sus centros de datos, ya que éstos se están volviendo menos relevantes a medida que los datos y el procesamiento del negocio están en la nube. “Para operar de manera más eficiente y obtener más valor de sus datos, las empresas están cambiando las cargas de trabajo de sus principales proveedores de nubes públicas, que tienen un ancho de banda masivo y centros de datos ubicados estratégicamente”, afirma la compañía.

Acens cree que se irá imponiendo un modelo de infraestructura cloud híbrida, que combine nube pública y privada, aunque las empresas españolas siguen usando más los centros tradicionales que en otros países, pues apenas un 15% afirma haber implementado una nube híbrida.

Marco Blanco, Country Manager de Pure Storage para España y Portugal, anticipa que “la llegada de una arquitectura verdaderamente híbrida creará un entorno que permitirá a las empresas combinar la agilidad y la simplicidad de la nube pública con la funcionalidad empresarial del almacenamiento local”.

Además, Paradigma Digital señala que “el futuro del Big Data está en la nube”. Y lo mismo sucede con el machine learning. “Los grandes fabricantes de tecnología cloud están ofreciendo servicios bajo demanda, lo que permite reducir el time-to-market y disponer de grandes recursos por un tiempo limitado, pagando sólo por el uso que hacemos de ellos”, apunta la compañía.

De igual modo, Sage considera que “la transición a sistemas ERP basados en la nube es cada vez más convincente”. Así, adelanta que “en 2019 se alcanzará el punto de inflexión y el ERP en la nube se asentará en el mercado”.

Comienza el despliegue del 5G

 “2019 será el año en que veremos el despegue definitivo del 5G, lo que se traducirá en infinitas posibilidades de crecimiento para los ‘hubs’ digitales, que tendrán que evolucionar para dar respuesta a grandes demandas de capacidad”, afirma Theresa Bobis, Regional Director South Europe de DE-CIX. “Las nuevas tecnologías por llegar transformarán el mapa de internet al situar ubicaciones emergentes como Madrid en la primera línea de la interconexión”, añade.

Bobis estima que los proveedores de redes y de contenidos van a liderar el crecimiento. “Han pasado de adquirir ancho de banda a construir sus propias redes, en gran medida debido al monumental incremento de sus necesidades de tráfico. Sin embargo, los operadores tradicionales y las redes de internet seguirán siendo claves para acelerar la capacidad global de Internet en 2019, año de la verdadera eclosión del 5G”.

Adelanta que se producirán más conexiones submarinas entre continentes, sumando 300.000 kilómetros más hasta 2021. “Sólo en 2019, Google espera completar la instalación de cinco cables: Curie, Havfrue, HK-G, Indigo y PLCN”.

Por otra parte, señala que “las mayores demandas de ancho de banda y velocidad que exige la nueva economía digital basada en soluciones cloud y 5G favorecerán que las empresas opten por puntos de intercambio de internet y centros de datos más próximos a los usuarios para mejorar el rendimiento y la latencia”.

El IoT avanza con el edge computing

La llegada del 5G será uno de los factores que más contribuirá al desarrollo del Internet de las Cosas (IoT), pero también el desarrollo del edge computing. Vincenzo Costantino, director técnico de Commvault para el Sur de EMEA, prevé un 2019 con importantes cambios en la manera de gestionar los datos. “Comenzaremos a ver un cambio con el aumento de edge computing, o computación perimetral, que permitirá que los datos producidos por IoT y dispositivos móviles en el ‘borde’ de la red corporativa se procesen donde -o cerca de donde- se crean los datos. Esto impulsará innovaciones tales como los vehículos autónomos y ciudades inteligentes”, apunta.

Igualmente, Juniper opina que 2019 será el año en el que la IA se combinará con el edge computing en los sistemas de IoT, permitiendo un procesamiento más rápido de estas aplicaciones.

Además, el responsable de Commvault predice la combinación de fuentes de datos públicas y privadas provenientes de edge computing, “que sin duda se incorporarán a más proyectos de IA y de datos en tiempo real”.

Ciberdelincuencia más sofisticada

McAfee adelanta que asistiremos a un crecimiento de la colaboración clandestina de los ciberdelincuentes, lo que repercutirá en un aumento del volumen y la sofisticación de las amenazas. Además, la tendencia a externalizar los ataques implicará el uso de inteligencia artificial en tácticas de ataque mucho más elaboradas, combinando múltiples tipos para crear amenazas a gran escala. Por ejemplo, pronostica que los ciberdelincuentes echarán mano de bots para extorsionar a las marcas con campañas de desprestigio en redes sociales.

All4Sec señala que “para algunos expertos, los dispositivos IoT se han convertido ya en el eslabón más débil de la cadena, y no el ser humano”. McAfee prevé que el malware móvil aprovechará las vulnerabilidades de smartphones, tablets y routers para obtener acceso a los asistentes digitales y los dispositivos IoT domésticos que controlan. Check Point también destaca que aumentará la amenaza del malware móvil, e incluso se verá malware ‘todo en uno’, combinando troyanos bancarios, ladrones de claves y ransomware con numerosas aplicaciones para rentabilizar el acceso a los dispositivos infectados.

En el ámbito empresarial, CheckPoint explica que el aumento de cuentas en la nube conllevará el incremento de los intentos de robo de credenciales en el próximo año, “a medida que más empresas utilicen aplicaciones SaaS y correo electrónico basado en la nube, incluidos Office 365, GSuite y OneDrive”.

Asimismo, McAfee adelanta un crecimiento significativo de los ataques dirigidos a datos corporativos que se almacenan en entornos cloud. “Los escenarios posibles incluyen ataques cloud nativos dirigidos a API débiles o API endpoints no gobernados, mayor reconocimiento y exfiltración de datos en bases de datos cloud, y uso de la nube como trampolín para ataques man-in-the-middle nativos de cloud para lanzar luego ataques de cryptojacking o ransomware”, indica la compañía.

Check Point cree que el criptojacking volverá a tener un gran protagonismo en 2019, atacando a las redes de las organizaciones. Puntualiza que “el malware de minería se desarrollará para dirigirse contra plataformas de nube escalables y móviles sin protección, aprovechando los recursos informáticos masivos que ofrecen para seguir creciendo y maximizar las ganancias ilícitas”.

Además, Rich Campagna, director de marketing de Bitglass, afirma que “los riesgos para las plataformas IaaS aumentan con el cryptojacking”. Esta amenaza se concreta en el criptojacking en la nube, que “combina dos tipos de ataques de uso común: el cryptojacking, cuando los atacantes se apropian del poder de cómputo de los dispositivos para minar criptomonedas; y el cloudjacking, cuando terceros ilegítimos secuestran los recursos empresariales en la nube”.

Por otra parte, Check Point apunta que la IA y el machine learning “han acelerado drásticamente la identificación de nuevas amenazas y la respuesta a ellas, ayudando a anularlas antes de que puedan propagarse”. Pero a la par, estas tecnologías van a estar más disponibles para los ciberdelincuentes, por lo que podrán aprovecharse de ellas “para sondear redes, encontrar vulnerabilidades y desarrollar malware más evasivo”.

Ciberterrorismo de Estado

Check Point remarca que “en los últimos años, las preocupaciones de los gobiernos han crecido debido a las ciberamenazas que apuntan a infraestructuras críticas, como las redes eléctricas, y la relativa vulnerabilidad de estas redes”. La compañía cree que “los estados continuarán y aumentarán el uso de técnicas de ciberguerra”. Además, opina que “el espionaje en las redes y la privacidad de los datos de los ciudadanos se convertirán en un tema de discusión aún más candente, especialmente a raíz de la demostración de que dichos datos impactan en los patrones de votación y en los resultados de las elecciones”.

En esa línea, All4Sec señala que “enmarcado bajo el tópico de las ‘fake news’, el uso por parte de los estados de herramientas de ciberseguridad ha comenzado a despertar la inquietud en ciertos entornos más informados”. Así, indica que “la ciberseguridad se está convirtiendo en una potente arma para los estados, que invierten cada vez más dinero en robustecer sus ‘ciberejércitos’ y en dotarse de herramientas de ciberdefensa y ciberataque. Es lo que algunos han llamado los ataques y amenazas híbridas: ciberseguridad, geopolítica y economía”.

Blockchain puede esperar

“Aquellos que pensaban en una rápida inmersión de la tecnología blockchain en sectores como el financiero, logístico, sanitario, etc., están comprobando como, por el momento, su desarrollo operacional está tardando en llegar”, reseña All4Sec.

Igualmente, el responsable de Commvault opina que “todavía existe una gran confusión acerca de cómo se puede implementar de forma práctica en casos de uso de la vida real”. Y no parece que el nuevo año vaya a suponer una revolución. “A pesar de todo el ruido que se ha hecho, 2019 no será el año de blockchain, ya que las industrias continúan experimentando para encontrar ejemplos prácticos de casos de uso”, afirma.

En cualquier caso, en 2019 empezaremos a ver surgir aplicaciones a escala empresarial. Workday apunta que blockchain permitirá que los usuarios sean dueños de sus datos y facilitará su autentificación. Por ejemplo, en el ámbito laboral será posible construir un capital profesional a medida que se obtengan credenciales digitales acerca de las habilidades, calificaciones y experiencias del usuario, certificadas gracias a esta tecnología.

Asimismo, Sage anota que “en los próximos meses surgirán nuevos casos de uso de blockchain en el ERP, especialmente en lo que se refiere a fabricación”. Destacan las aplicaciones para la gestión de la cadena de suministro, debido a la visibilidad y trazabilidad que proporciona. Y también podrá usarse para automatizar procesos mediante ‘contratos inteligentes’, eliminando la necesidad de que las empresas envíen facturas y persigan los cobros.

Pasos hacia la computación cuántica

Paradigma Digital asegura que será la ‘siguiente gran cosa’. “En los últimos meses, se ha conseguido contar con los primeros ordenadores cuánticos disponibles para su uso en producción. Esta tecnología nos permitirá disponer de una potencia de cálculo desconocida hasta la fecha”, anota.

Igualmente, el responsable de Commvault opina que “los fundamentos de cómo procesamos la información podrían estar a punto de cambiar con la computación cuántica empresarial”, proporcionando “un nuevo poder de cálculo”. Constantino adelanta que “hacia finales de 2019, podríamos comenzar a ver los primeros ejemplos comerciales reales de computación cuántica en áreas como el almacenamiento y la criptografía”. No en vano, las grandes tecnológicas parecen haberse embarcado en una ‘guerra de qubits’, con IBM, Microsoft, Intel y Google en un papel protagonista.

Más aplicaciones para la impresión 3D

HP pronostica que la impresión 3D irrumpirá en más sectores a medida que la fabricación aditiva llegue a ser comercialmente viable. La compañía precisa que está aumentando el uso de esta tecnología en automoción, transporte, industria o medicina.

HP destaca que la impresión 3D permitirá acortar los procesos de producción y las cadenas de suministro. Además, aumentará la sostenibilidad de muchas industrias, al permitir una producción flexible y bajo demanda, reduciendo las emisiones de CO2 durante el proceso de producción

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor