Acuerdo entre Gobierno, patronal y sindicatos para que los “riders” dejen de ser falsos autónomos

Gestión EmpresarialProveedor de ServiciosProyectosTrabajo

Los repartidores de plataformas como Glovo o Deliveroo pasarán a tener una relación laboral como contratados de las mismas, dejando atrás la situación actual en que muchos operan como falsos autónomos.

La Ley de Plataformas Digitales, conocida como “Ley de Riders” parece haber alcanzado por fin un consenso entre las tres partes que estaban negociando su contenido.

Gobierno, patronal y sindicatos han acordado finalmente el reconocimiento a la laboralización de los repartidores de empresas como Glovo, Deliveroo y similares, que en la mayoría de los casos son falsos autónomos: trabajadores por cuenta propia pero que tienen como único cliente a una de estas plataformas de reparto.

Precisamente, y puesto que en la gran mayoría de los casos son autónomos, ha sido la patronal la que ha presentado una propuesta para su transformación en trabajadores por cuenta ajena, es decir, laboralizarles convirtiéndoles en empleados de las plataformas de reparto.

Finalizada la reunion entre Gobierno y los agentes sociales, quedan por delante algunas reuniones de carácter técnico para terminar de ajustar el acuerdo alcanzado. Esto concluirá con la remisión a patronal y sindicatos por parte del Gobierno, de un documento para su visto bueno definitivo. Tras esto pasaría al Consejo de Ministros donde se aprobaría.

Un dictamen judicial que lo cambió todo

La negociación se inició meses atrás y experimentó un importante impulso tras la decisión del pleno de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo de considerar que la relación entre Glovo y sus repartidores tiene naturaleza laboral, es decir, la condición de autónomo existe por parte del repartidor pero las condiciones en las que se desarrolla su trabajo son realmente las de un trabajador por cuenta ajena y como tal debe reconocerse.

La conclusión es que la plataforma Glovo no es sólo una intermediaria entre el rider y quienes efectúan un pedido, considerándola plataforma de reparto y no de comercio, pero también existe un grupo de repartidores que prefieren continuar siendo autónomos porque esto les permite determinar de manera individual y voluntaria tanto su horario de trabajo como si reparten en una u otra plataforma, o incluso para ambas.

Por su parte las asociaciones AAR (Asociación Autónoma de Rideres), APRA (Asociación Profesional de Riders Autónomos) y AsoRiders (Asiciación Española de Riders Mensajeros) han emitido un comunicado conjunto contrario a la Ley de Plataformas Digitales al entender que la laboralización obligatoria tendrá consecuencias negativas sobre el colectivo. Denuncian también que el Gobierno no les ha tenido en cuenta a la hora de negociar esta normativa.

Lea también :