Amazon Echo y Kindle demuestran sensibilidad ante ataques de KRACK

RedesSeguridad

Si los ciberdelincuentes aprovechan vulnerabilidades en dispositivos no parcheados, “el efecto sería similar a que la víctima utilice una red wifi desprotegida”, advierte ESET.

ESET ha destapado vulnerabilidades en dispositivos Amazon Echo y Kindle, de altavoz inteligente y lector electrónico, que los vuelven sensibles a ataques de KRACK (Key Reinstallation Attack).

Esto tiene que ver con un fallo en el protocolo de seguridad de redes inalámbricas. Hace un par de años se descubrieron debilidades en el estándar WPA2, de modo que un atacante podía engañar a un dispositivo para reinicializar la clave pairwise, reconstruir el flujo de cifrado XOR y espiar el tráfico de red. En la actualidad, “muchos dispositivos habilitados para wifi siguen siendo vulnerables”, advierte el experto de ESET Camilo Gutierrez. “Como lo demostró el Equipo de Investigación de Smart Home de ESET, esto incluía a múltiples dispositivos de Amazon, lo que dado su masividad supone un riesgo de seguridad de gran alcance”.

ESET encontró el problema en la primera generación de Echo y la octava de Kindle, incapaces de resistir dos vulnerabilidades “bastante graves” de KRACK.

Esa gravedad radica en que permiten la denegación de servicio, interrumpir la comunicación, interceptar información confidencial como contraseñas o cookies de sesión, descifrar datos transmitidos por las víctimas y realizar ataques de replay, así como, en función de la configuración de red, falsificar paquetes de datos, provocar su descarte o la inyección de otros nuevos.

Los exploits hallados por ESET “afectan únicamente la seguridad de WPA/WPA2”, indica Camilo Gutierrez. “En caso de tener éxito, el efecto sería similar a que la víctima utilice una red wifi desprotegida”, por lo que “recomendamos a todos los usuarios de Amazon que verifiquen, a través de la aplicación de Echo y de la configuración de Kindle, que en ambos casos están utilizando el último firmware de Echo y Kindle”.

Y es que, tras encontrar las vulnerabilidades, ESET avisó a Amazon y esta compañía las ha parcheado.

También cabe señalar que, para hacerse efectivos, los ataques de KRACK requieren de proximidad entre el atacante y los dispositivos vulnerables. Esto es, que se hallen en el radio de alcance de la misma red.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor