Apple Boot Camp: Trabajando con Windows en un Mac

MacProveedor de ServiciosProyectosSistemas OperativosWorkspace

Mostramos los puntos comunes del hardware de Mac y Windows, y cómo se pueden desplegar aplicaciones para Windows entre los usuarios de Mac.

1º Categoría: Ejecutar Windows

Apple Boot Camp es una característica de Mac OS X 10.5 (Leopard) para los usuarios de Macs basados en Intel. Con Boot Camp el usuario puede elegir entre el “modo Windows” o el “modo Mac OS”, siendo dicha opción elegida en el momento de arrancar el equipo con sólo mantener pulsada la tecla opción. No hay integración entre los dos mundos; simplemente son dos ordenadores en uno.

La principal ventaja de Boot Camp, al margen del hecho de que esta incluido con el Mac OS X (y por tanto es gratuito), es que te ofrece un PC puro y duro. Estás arrancando directamente Windows, de manera que permite hacer lo mismo que cualquier PC, incluido el soporte de hardware. Boot Camp soporta Windows XP 32 bit y Vista, ya sea de 32 o 64 bits (aunque hacerse con los drivers de 64 bits puede ser complicado; sigue leyendo).

Cómo configurar Boot Camp

Para poner en marcha Boot Camp necesitaremos el disco de instalación de Mac OS X 10.5, o la versión retail que viene incluida con el Mac, aunque por ahora no la necesitaremos. Abriremos el Asistente de Boot Camp ubicado en la carpeta de Aplicaciones/Utilidades. Boot Camp no destruye particiones de la unidad de arranque durante su preparación de la instalación de Windows; una vez hecho este primer proceso no lo necesitaremos más, incluso si tenemos que reinstalar Windows. A partir de ahí tendremos que iniciar una instalación convencional de Windows desde un disco estándar de instalación de Windows. Hay que tener en cuenta que el formato de la partición de Boot Camp es FAT32; si queremos NTFS, tendremos que reformatearla desde el asistente de instalación de Windows.

Inmediatamente tras las instalación, habrá que instalar los Complementos de Boot Camp que proporciona los controladores para todo el hardware de nuestro Mac. Este software se encuentra en el disco de instalación de Mac OS 10.5, y por desgracia no puede ser descargado. Adicionalmente, si necesitamos los controladores para Vista de 64 bits, tendremos que hacernos con uno de los discos retail más modernos (que instalan la versión 10.5.4 o posterior, en vez de la 10.5.0), o generar un disco de instalación desde un Mac muy moderno. Hay que asegurarse de que instalamos el Actualizador de Software de Apple cuando el instalador nos lo pregunte. Mientras se instalan los controladores, tendremos que ignorar cualquier aviso emergente de instalación de nuevo hardware generado por Windows.

Cuando este paso este completado, tendremos que reiniciar Windows e ir a Todos los programas, desde donde iniciaremos el Actualizador de Software de Apple para actualizar los complementos de Boot Camp a la última versión disponible. También podemos ajustar el comportamiento del actualizador de software desde el Panel de Control de Boot Camp, asegurándonos de que tiene marcadas las opciones más adecuadas para el usuario.

Finalmente, hay algo que tú y tu usuario necesitaréis saber acerca de Boot Camp: para pulsar el botón derecho de Windows en los portátiles MacBook, tendremos que apretar con dos dedos el TrackPad, y después hacer clic con el único botón del mismo (esto puede variar según el modelo, así que si no funciona, revisa la ayuda de Boot Camp). Mientras utilizamos Boot Camp, Windows no tiene acceso a la partición de Mac sin utilidades de terceras partes, aunque el volumen de Boot Camp será visible cuando arranquemos Mac OS X (si hemos optado por una partición NTFS será de sólo lectura).

Lea también :