BBVA se alía con el CSIC para aplicar la tecnología cuántica al sector financiero

InnovaciónInvestigación y Desarrollo

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas forma parte de la red IBM Q Network, con acceso a sistemas de 20 cúbits.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se ha unido a la red IBM Q Network, que proporciona acceso a la plataforma en la nube IBM Q Experience para trabajar con sistemas IBM Q de 20 cúbits.

¿El objetivo? Crear una plataforma IBM Q Hub de innovación para que instituciones académicas, centros de investigación y empresas sean capaces de profundizar en computación cuántica. La primera institución que decidió aprovechar estas capacidades fue la Universidad Autónoma de Madrid. Pero no es la única.

Como parte de la creación de la Plataforma Temática de Tecnologías Cuánticas del CSIC, este organismo también ha firmado un acuerdo de colaboración con el BBVA que les llevará a indagar en las posibles aplicaciones de la tecnologías cuántica para el sector financiero. Con esta misión ya han creado un equipo mixto de investigadores que diseñarán y probarán algoritmos cuánticos para casos de uso financieros, con el objetivo de comprobar si pueden resolver problemas que la computación tradicional no es capaz.

Así, se espera avanzar en servicios para clientes según perfiles de rentabilidad y riesgo o introducir variables de sostenibilidad para desarrollar productos complejos.

BBVA y el CSIC han explicado que darán vida a métodos de “inspiración cuántica” con algoritmos que adaptan las ideas de la computación cuántica para la resolución de problemas hasta que existan en el mercado ordenadores reales que soporten dichas tareas.

Diego Porras, científico del Instituto de Física Fundamental del CSIC, cree que el sector financiero es “uno de los campos de aplicación más prometedores para estos métodos. Investigar la capacidad de la computación cuántica en este sector es un reto fascinante que puede tener un gran impacto científico y económico”, asegura.

En ello coincide Escolástico Sánchez, líder de la disciplina de Investigación y Desarrollo en Nuevos Negocios Digitales de BBVA, que cree que “sus aplicaciones pueden beneficiar positivamente tanto al sector financiero como a los clientes y a la sociedad en general”.

“La tecnología podría ayudar a los clientes a tomar mejores decisiones con sus inversiones para asegurar que promueven fines sostenibles”, indica Sánchez, que añade que “la computación tradicional puede llegar a tardar días en resolver este tipo de problemas, mientras que la computación cuántica podría reducirlo a horas”.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor