Black Friday 2020: ¿una oportunidad de oro para las pymes?

eCommerceMarketing

¿Están las pymes preparadas para este Black Friday, una cita que este año será más online que nunca?

El próximo 27 de noviembre llega una de las fechas de oro para tiendas y consumidores, el llamado Black Friday, un día marcado por las ofertas y por las compras de millones de personas.

Un día que además supone, para muchos, el pistoletazo de salida para las compras de Navidad. De hecho, según Foodretail,  4 de cada 10 españoles inicia sus compras navideñas en el Black Friday con el fin de aprovechar las grandes ofertas.

Una cita más que esperada todos los años por comercios y usuarios pero que, como no podía ser de otro modo, este año llega marcada por la pandemia.

Las restricciones gubernamentales y las recomendaciones sanitarias harán que este Black Friday sea más online que nunca. Y así, de acuerdo con la plataforma de gestión de envíos Sendcloud, se prevé un crecimiento del volumen de envíos del  76% durante la semana del Black Friday y hasta un 141% sólo durante el fin de semana de Black Friday a nivel europeo.

Compras online

El ecommerce volverá a mostrar su peso este año con motivo del Black Friday, algo que lleva ocurriendo desde que comenzase la crisis del COVID19.

Pero no solo el distanciamiento social o las limitaciones de aforo y movimiento explican por qué cada vez son más los usuarios que eligen Internet para hacer sus compras, por ejemplo, de cara al “viernes negro”.

De acuerdo con un reciente estudio realizado por Sendcloud y Nielsen  las principales razones entre los españoles para elegir una tienda online sobre otra están relacionadas con la velocidad de entrega (90%) y la flexibilidad de entrega (83%), aparte de los gastos de envío (91%).

Aunque se trata de tres aspectos de mayor importancia en general en Europa, se ha visto que en España y en Italia son aún más significativos.

Con respecto a los tiempos de entrega, el estándar en España es de 3,1 días, lo que equivale al promedio europeo. Además, un 35% de los consumidores españoles están dispuestos a pagar más para recibir su pedido el mismo día, un 28% por recibirlo al día siguiente y un 25% está dispuesto a pagar extra, siempre y cuando pueda seleccionar la hora exacta de entrega.

Motivos que hacen que la compra online, pese a que las compras físicas poco a poco comiencen a recuperarse, siga siendo la reina.

Algo en lo que coincide otro informe, esta vez Celside Insurance que señala que ,durante este Black Friday, las compras online supondrán un 81% sobre el total, un 22% más que el año pasado,

En la misma línea se sitúa el comparador de precios Idealo que ha hecho públicas unas previsiones que revelan que cerca del 73 % de los consumidores asegura que sus compras de Black Friday serán este 2020 en comercios online.

“Este Black Friday será la primera prueba de fuego para el ecommerce, que debe dar respuesta a un nuevo escenario con ofertas y condiciones realmente atractivas para reactivar el consumo”, afirma Adrián Amorín, director general de idealo.es.

La gran prueba para las pymes

Pero ¿qué papel juega la pequeña y mediana empresa en estas previsiones? ¿Es el Black Friday una auténtica oportunidad para los pequeños negocios? ¿Cómo competir con las grandes empresas y, más aún, en un año marcado por el comercio electrónico?

Sin duda, si algo es evidente, es que este año tanto el Black Friday como la Navidad van a ser claves para muchas de estas pymes, que ven cómo su negocio se tambalea tras el descenso de actividad y ventas que acumulan, la gran mayoría, tras el inicio del Estado de Alarma. 

De hecho, la mitad de las pymes y autónomos afirma que la supervivencia de su negocio está en riesgo y depende totalmente de las ventas de este último trimestre, según la encuesta “Las pymes españolas en el contexto del COVID-19”, realizado por eBay y el Instituto IO Sondea de Investigación de Mercados.

Conscientes de la relevancia que las ventas que realicen en estas fechas, son muchas las pymes que se han preparado para ello.

Así, según la encuesta, tan solo el 28% de las pymes reconocen no haber cambiado por la COVID-19. 

Entre las que sí lo han hecho, la digitalización y la apuesta por el comercio electrónico es el denominador común: digitalizando todo su inventario para vender también en el canal online (26%); o invirtiendo tanto dinero como tiempo para tener su tienda online a punto y evitar eventuales colapsos (25%).

Respecto a las medidas que adoptarán para mejorar sus ventas, cuatro de cada cinco aplicarán descuentos y ofertas más agresivas y el 37% se iniciará en la venta a través de las redes sociales para tener contacto directo con los compradores, frente a un 34% que invertirá en publicidad y campañas de marketing. Otro medio elegido por el 29% es la venta a través de una plataforma de comercio electrónico.

Una transformación digital acelerada

La necesidad de adaptarse a las nuevos hábitos de consumo de los españoles, que se inclinan a comprar a través de Internet cada día más, las pequeñas y medianas empresas se han visto obligadas a iniciar su transformación digital sin tiempo que perder.

En ese reto, la compañía especializada en marketing y ventas Convertia afirma que 8 de cada diez empresas ha acelerado sus procesos de transformación digital desde el inicio de la COVID-19.

Una transformación que no solo va a permitir a las pymes competir en el mundo online sino que va a nivelar el terreno de juego para todos los competidores, según Convertia.

Creación de landing pages dinámicas y personalizadas , automatización de tareas para mejorar la eficiencia o la incorporación de la Inteligencia Artificial a la tecnología de contact centers, son algunas de las medidas que las pymes comienzan a adoptar para poder estar “a la altura” de la nueva realidad de las compras.

Pero, pese a este gran esfuerzo e inversión, son también muchas las pymes que, lamentablemente, no podrán unirse a la gran “oportunidad” que el Black Friday podría representar.

Concretamente y según los datos de la Confederación Española de Comercio (CEC), este año menos de la mitad de los pequeños comerciantes se unirán a esta campaña, entre un 40% y 45%.

La importante bajada del consumo que ya sufren unida a la liberalización de las rebajas o los agresivos descuentos que las grandes compañías y market places realizan durante estas fechas, hacen que sean muchas las pymes que no pueden competir este año y sumarse a la campaña del Black Friday.

Las que sí lo harán, señalan dede la CEC,  lo harán resignadas para no perder más clientes y a sabiendas de que no pueden competir en igualdad de condiciones con los grandes establecimientos.

 

Lea también :