Cartuchos de impresión, lo barato sale caro (y no solo al bolsillo)

¿Qué es un Brand Discovery ?

Sin duda alguna, nos encontramos en la era de la digitalización. Los titulares sobre el adiós al papel inundan los titulares de los medios y, con ellos, cifras sobre cuántas empresas se encuentran inmersas en el desafío de la transformación digital.

Un proceso sin retroceso pero con un amplio camino aún por recorrer. La realidad es que actualmente el papel sigue teniendo “su papel” protagonista en prácticamente cualquier empresa. Grandes, medianas, pequeñas, de cualquier sector y lugar… Nóminas, informes, facturas, hojas de pedido… Y es que si bien el futuro es digital, en las oficinas de hoy la realidad es que el papel sigue presente.

Escenario que corroboran datos como los ofrecidos por la consultora internacional IDC que señalan cómo 2018 finalizó con 26,7 millones de impresoras vendidas a nivel mundial, una cifra que, pese a ser casi un 2% menor a la registrada en 2017, explica cómo la transición hacia el mundo digital sigue siendo un deseo que no todas las empresas puedan cumplir.

“La contracción en los mercados de impresión es claramente evidente, a medida que muchas empresas evolucionan y trasladan parte de sus procesos de negocio del papel a lo digital. La página impresa seguirá siendo una herramienta vital de comunicación para la mayoría de organizaciones, no obstante, dado que no todos los procesos están listos para la digitalización. La prueba de ello es la cantidad de impresoras de tinta y láser para empresa que todavía se venden cada trimestre por millones”, explica Phil Sargeant, director de programa del grupo de Soluciones Documentales, Dispositivos Hardware e Imagen de Europa Occidental de IDC.

Un proceso de transición en el que sí tienen cada vez mayor peso estrategias que optimizan el uso del papel y las necesidades de impresión, intentando reducir su uso y, sobre todo, su impacto económico y medioambiental.

Alternativas de “bajo” coste

Concretamente y también de acuerdo con los datos ofrecidos por IDC, los costes de impresión de una empresa suponen de media entre el 1% y el 3% de los ingresos anuales de una compañía.

En la misma línea y en espera de datos oficiales de 2018, se sabe, que únicamente en nuestro país, en 2017 se comercializaron en España 16,9 millones de consumibles ofimáticos, de los cuales 12,8 millones corresponden a cartuchos de tinta y 4,1 millones a tóner.

Como vemos, un goloso mercado aún en el que, desde hace un tiempo, han aparecido cada vez más fabricantes de cartuchos de imitación para impresoras de menor coste.

Así, los consumidores, a la hora de adquirir un nuevo cartucho para su equipo de impresión, se encuentra con una disyuntiva clara: ¿cartuchos originales o no?

La respuesta, si solo nos atenemos al coste, es clara: cartuchos no originales o también llamados de marca blanca. Al fin y al cabo, suelen tener un precio menor.

Sin embargo, como suele ocurrir en cualquier faceta, cuidado, lo barato suele salir caro y tras ese ahorro de unos pocos euros, se esconden costes ocultos y lo que es peor graves riesgos.

Fallos, mala calidad de impresión, un consumo mayor de papel o, incluso, costes no previstos por la necesidad de sustituir cartuchos defectuosos, tiempo desperdiciado en impresiones inservibles, averías y llamadas al servicio técnico.

Son muchos los estudios que lo demuestran. Por ejemplo, un informe realizado Buyers Laboratory Inc. en 2013 a petición de HP, señalaba que los cartuchos compatibles o clonados tienen una tasa elevada de fallo de casi un 50% respecto a los cartuchos originales.

Este informe demostraba cómo más de un 40 por ciento de los cartuchos de marca blanca fallaron, el 14 por ciento era defectuoso en origen y el 27 por ciento dejó de funcionar antes de tiempo y que existe un incremento del 50% en el coste derivado de impresiones, fallos y servicios, así como un riesgo cuatro veces mayor de llamadas al servicio técnico.

En el caso del uso del papel, según cálculos de HP, debido a la mala calidad de los no originales, se utiliza hasta un 25% más de papel para lograr el mismo resultado, con lo que eso implica, no sólo económicamente, sino en gasto medio ambiental.

10 motivos para elegir el original

Como decíamos, la calidad tiene un precio y, por desgracia, la mala calidad tiene un coste aún mayor. Así que ante la fácil seducción de los cartuchos no originales, estas son las 10 razones por las que elegir un consumible original siempre es la mejor opción:

1. Mayor duración: Un cartucho original es capaz de imprimir hasta un 11 % más de páginas de media que los no originales. En otras palabras, un consumidor, debería comprar 6 cartuchos de tinta de marca blanca para imprimir el mismo número de páginas que imprimen solo 4 cartuchos de tinta original.

2. Mayor fiabilidad: Más de un 40% de cartuchos de otras marcas fallaron, el 14 % era defectuoso en origen y el 27% dejó de funcionar antes de tiempo. Sin embargo, ninguno de los cartuchos de tinta original falló en una comparativa realizada por Buyers Laboratory Inc. lo que significa que son 100% fiables.

3. No se secan: Los cartuchos de tinta original han sido diseñados y probados para no secarse incluso después de pasar 12 semanas sin imprimir, según explican desde HP, lo que representa una gran diferencia respecto a los consumibles no originales.

4. Menor mantenimiento: Los cartuchos no originales dejan residuos en los cabezales, por lo que la impresora necesita un mayor mantenimiento y limpiezas que aumentan el gasto de tinta y papel no destinados a la impresión de trabajos.

5. Garantías del fabricante: Los cartuchos originales disponen de garantía y si ocurre algún problema, se puede acudir al fabricante. En este sentido los consumibles originales preservan la garantía de la impresora, mientras que si resulta dañada por el uso de uno no original puede que se anule la garantía.

6. Test de calidad: Las principales marcas de tinta someten sus productos a más de 20 pruebas de pureza y a más de 50 pruebas diferentes para valorar aspectos relativos a la calidad, la resistencia al agua, la decoloración y precisión del color. En el caso de los cartuchos no originales esta garantía no siempre existe.

7. Misma calidad de impresión hasta el final: La calidad de la impresión de los cartuchos originales no varía desde la primera hasta la última página. La inversión de los equipos de I+D de la compañía permiten garantizar el máximo nivel de calidad hasta la última gota de tinta de cada cartucho.

8. Menor gasto en papel: La baja calidad de los cartuchos no originales también tiene consecuencias en el gasto de papel debido a la inconsistente calidad de la impresión que obliga a realizar numerosas reimpresiones gastando 27 veces más papel que unos consumibles de calidad.

9. Evitan costes ocultos: Un precio inicial inferior puede parecer una buena idea a corto plazo, pero puede no ser una inversión inteligente teniendo en cuenta los costes ocultos derivados del uso de tintas de terceros como: costes de sustitución por cartuchos defectuosos, costes de reimpresión y tiempo desperdiciado por impresiones de baja calidad y los costes de productividad por inactividad de la impresora debido a reparaciones costosas de las mismas.

10. Más sostenibles: Una investigación de la consultora Four Elements Consulting apunta que los cartuchos de imitación emplean un 32% más de energía que los cartuchos oficiales, aumentado así el impacto sobre el medio ambiente. Algo que además alerta un estudio realizado por WKI Blue Angel: los cartuchos de tóner no originales emiten hasta un 130% más de los estándares permitidos de compuestos orgánicos volátiles (COV), así como un 53% más de los límites de estireno. Frente a estos riesgos, los cartuchos originales no solo contienen hasta un 70% de material reciclado sino que cuentan con la garantía del propio fabricante que, como en el caso de HP, cuenta con completos programas de reciclaje como HP Planet Partners, con el que, desde el año 2000, la compañía ya ha logrado dar una segunda vida a los cartuchos usados y se han empleado más de 90 millones de kilos de plástico reciclado en la fabricación de nuevos cartuchos de Tinta y Tóner Originales HP,

10 razones para elegir original porque la alternativa no solo puede salirle más cara a la empresa sino tener un impacto medioambiental de graves consecuencias.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor