El centro de datos de próxima generación

¿Qué es un Brand Voice ?

IBM ayuda a estructurar el centro de datos como un centro de negocios y proveedor de los servicios, que promueve la innovación de las organizaciones y permite hacer negocios críticos centrando los esfuerzos en la optimización de TI.

En la actualidad, la movilidad, las empresas sociales y el análisis de grandes datos aumentan la presión sobre los centros de datos para contar con una mayor escalabilidad, disponibilidad continua y capacidad de respuesta en tiempo real.

Las demandas del negocio se han multiplicado y por ello debe cambiar la mentalidad tradicional de los centros de datos. Estos son, cada vez más, una colección dinámica de recursos en la nube y fuera de la nube para responder de manera más eficiente a las necesidades empresariales.

Aquí es donde comienza el centro de datos de próxima generación definido por IBM. Es decir, un entorno de TI simplificado, adaptable y sensible que permite a las TI cambiar el tiempo de atención y mantenimiento de los sistemas para dar soporte a soluciones innovadoras de negocio.

Se trata de un entorno definido por el de software en el que los recursos de TI se orquestan de forma dinámica e integral; un entorno híbrido donde las nubes privadas y públicas funcionan perfectamente junto con los sistemas tradicionales; un entorno continuamente disponible, capaz de soportar fallos y mantener las operaciones.

Pero, además, es un entorno de computación cognitiva donde los sistemas pueden aprender y resolver los problemas del negocio usando la analítica avanzada.

Repensando el centro de datos

Aunque la virtualización y el cloud computing han ampliado los límites del centro de datos y sus capacidades, la mayoría de las organizaciones de TI todavía tienen una visión muy centrada en el hardware del data center.

El foco está todavía en la optimización de infraestructuras individuales (componentes-servidor, almacenamiento, redes e instalaciones) para aumentar la eficiencia de TI y aportar valor al negocio. El problema es que la optimización de estos elementos en torres separadas inevitablemente reduce el valor de las aplicaciones a las que deben servir.

El cambio hacia el centro de datos de próxima generación no se trata solo de sustituir una mentalidad centrada en el hardware por una mentalidad centrada en el software. Se trata de ver el centro de datos como un centro de negocio y proveedor de los servicios que promueven la innovación de las organizaciones, permitiendo hacer negocios críticos centrando los esfuerzos en la optimización de TI.

Innovación permanente

La demanda de arquitecturas más flexibles y de disponibilidad continua está aumentando por las necesidades dinámicas de la movilidad, el Big Data y el carácter social de las empresas. De ahí la urgencia de que el centro de datos responda a estas necesidades.

El centro de datos de próxima generación proporciona una infraestructura más sencilla y adaptable que los modelos previos, capaz de responder a un cambio disruptivo a través de la integración y todo un ecosistema de nuevas arquitecturas.

Este modelo se define por promover la innovación al permitir la optimización de los servicios que impulsan el negocio hacia adelante: ventas y marketing, finanzas y contabilidad, compras, etc.

Esta optimización puede reducir drásticamente el coste operacional y de riesgo de los servicios que son esenciales para el negocio hasta un 65%, según IBM.

Además, el centro de datos de próxima generación permite un entorno definido por software en modalidades de especialización, así como normas y apoyo a infraestructuras heterogéneas abiertas.

Al proporcionar una plataforma abierta, el centro de datos facilita el intercambio de información y servicios para desarrollar una gestión integral y basada en la colaboración. La infraestructura de TI puede gestionarse fácilmente como un conjunto colectivo de los recursos empresariales, el almacenamiento y los elementos de redes.

Por otro lado, permite la integración del modelo de entrega y APIs extensibles, la gestión basada en ITIL (IT Infrastructure Library) con métricas de resultados, un ecosistema global apoyado por un centro de gestión de infraestructura convergente y datos (DCIM) y una disponibilidad continua.

Los beneficios de la computación cognitiva y el modelo de IBM

Los sistemas cognitivos representan la próxima ola de la productividad con la capacidad de simular el proceso de pensamiento humano a una velocidad extraordinaria.

Estos sistemas pueden procesar volúmenes masivos de datos en rápido cambio reconociendo patrones, detectando anomalías y tomando decisiones complejas en cuestión de segundos.

Su capacidad para adaptarse y aprender con el tiempo y procesar el lenguaje natural, es lo que les distingue de los sistemas de análisis tradicionales. IBM Watson ya está demostrando el enorme potencial de estos sistemas para la ciencia y la propia industria.

Los servicios de negocios tendrán la automatización y la inteligencia necesarias para funcionar desde varios lugares del centro de datos con una intervención mínima. Esto disminuirá la necesidad de invertir en sistemas de energía y enfriamiento redundantes, y permitirá centrarse en los servicios críticos del negocio.

Por último, el centro de datos de próxima generación integra seguridad punto a punto y actúa como un agente de cambio organizacional y cultural

Las infraestructuras convergentes y los entornos definidos por software fuerzan un cambio cultural significativo en el negocio y las TI. El éxito de los centros de datos de próxima generación depende tanto de la integración de las partes interesadas como de la integración de sistemas y herramientas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor