La importancia de una estrategia de centros de datos equilibrada

¿Qué es un Brand Voice ?

La adopción integrada del cloud, la movilidad, las redes sociales y la analítica sobre el centro de datos se ha convertido en el motor del crecimiento y la transformación del negocio. IBM cuenta con las herramientas y servicios predictivos que ayudan a las empresas a implantar una infraestructura flexible, resiliente y eficiente que permite nuevas oportunidades empresariales.

Actualmente hay cuatro tendencias tecnológicas que cada vez están más interconectadas: computación cloud, tecnología móvil, colaboración social y analítica. Todas ellas están redefiniendo el mundo empresarial y han marcado un punto decisivo para las TI.

Las tecnologías que hace apenas unos años eran eficaces para el entorno de trabajo tradicional, ahora no son capaces de responder al rápido aumento de la demanda de escalabilidad para la red, el almacenamiento y sus nuevos requisitos.

En este nuevo mundo digitalizado, las estrategias de centros de datos deben estar tan estrechamente coordinadas con el negocio como lo están con las TI. Las infraestructuras modernas deben admitir más usuarios, más dispositivos y más aplicaciones.

IBM cuenta con las herramientas y técnicas predictivas que ayudan a las empresas en la implantación de las nuevas tecnologías en el centro de datos, permitiendo evolucionar los modelos de negocio y crear nuevas oportunidades de crecimiento.

Cuando un centro de datos es incapaz de admitir tecnologías como el cloud, la movilidad, las redes sociales y la analítica, se reduce el beneficio financiero y operativo de la compañía, restando fiabilidad y credibilidad de la misma frente a sus clientes.

Por eso, surge la necesidad de replantear las antiguas estrategias de centros de datos y redefinir las prioridades de una infraestructura moderna que responda a las demandas emergentes.

Una planificación adecuada y una infraestructura preparada

En un entorno de TI típico, el 70% del presupuesto disponible se destina a mantener la infraestructura existente cuando esta inversión podría dirigirse a expandir el negocio.

El cloud, la movilidad, las redes sociales y la analítica pueden facilitar el crecimiento del negocio dotando de agilidad y eficiencia al centro de datos y a los servicios que presta. Pero también pueden aumentar las ineficiencias si se despliegan sin una planificación adecuada y una infraestructura preparada.

Para las empresas es fundamental conocer las implicaciones de estas tecnologías para el centro de datos y elaborar una estrategia que las tenga en cuenta.

IBM propone estrategias equilibradas y con una visión de futuro para proteger al negocio contra la insuficiencia de recursos, apagones, escaladas de costes y otros imprevistos que amenacen la rentabilidad y los beneficios corporativos.

La gestión de entornos cloud altamente virtualizados puede plantear un reto muy complejo, ya que las herramientas de monitorización convencionales no ofrecen la visibilidad necesaria para realizar una planificación con capacidad para mitigar los problemas de rendimiento.

El centro de datos debe contar con herramientas analíticas que permitan la disponibilidad constante de aplicaciones y datos basados en cloud, así como para predecir los requisitos de capacidad futura para las cargas de trabajo.

Por otro lado, las estrategias de centros de datos deben tener en cuenta el crecimiento de la movilidad y la comunicación social para capitalizar nuevas oportunidades que mejoren la productividad, la atención al cliente y los ingresos, así como para escalar su potencia de computación en respuesta a la fluidez de las demandas de estas tecnologías.

Analítica predictiva para escalar los centros de datos

En la actualidad la analítica predictiva ayuda a las empresas a desarrollar estrategias de centros de datos más precisas al eliminar del proceso las suposiciones.

Esta analítica permite satisfacer de un modo más efectivo las necesidades de cambio en el centro de datos facilitando la expansión del negocio al incorporar la flexibilidad necesaria para escalar la capacidad y otros recursos de TI.

A su vez, mejora la eficiencia operativa identificando oportunidades para reducir la complejidad y agilizar la rentabilidad de la inversión (ROI). Además, incrementa la disponibilidad de las aplicaciones identificando formas de mejorar la resiliencia.

IBM ha demostrado una serie de ventajas con su analítica de estrategias de centros de datos.

Entre ellas destacan una reducción de la complejidad y el coste operativo en torno al 40%-50%; una mayor resiliencia y fiabilidad en forma de muchos menos períodos de inactividad y averías, lo que reduce el riesgo para la integridad o pérdida de los datos y la disponibilidad de aplicaciones; y una mayor agilidad en los negocios y las TI que permite abordar cambios en las demandas de capacidad, introducirse en nuevos mercados y simplificar la adopción de nuevas tecnologías.

El centro de datos se ha convertido en el motor del crecimiento y la transformación del negocio.

Por eso, las analíticas para el centro de datos de IBM ayudan a actuar ya, determinando dónde y cuándo invertir sin sacrificar el flujo efectivo del negocio. Solo las empresas que desarrollen una estrategia de centros de datos equilibrada, lo suficientemente flexible, resiliente y eficiente podrán situarse a la vanguardia de los negocios.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor