brandvoice

Pantech & Curitel PT-S170: se transforma, es raro, no es de Samsung

Poco podemos decir de este engendro mecánico-electrónico que se transforma en robot de combate teléfono móvil excepto que se puede transformar en un objeto que no puedo identificar y lo lleva una chica que no es un robot androide de Samsung. Aparentemente puede deslizarse, plegarse y rotar. ¿Con qué objetivo, os preguntaréis? Pues lo mismo

Críticas a la Xbox 360 [veredicto: bua, pues mira tú]

Vaya, parece que Microsoft no ha dado en el clavo con la Xbox 360 y las críticas que se están viendo por la blogosferay la papelosfera son bastante negativas, sobre todo si las comparas con el bombo y platillo con el que se está anunciando en todas partes, y la excitación que ha generado. La

Los 10 peores juguetes del año

Estos caballitos de juguete son peligrosos. Y no porque sean la cosa más fea, hortera y absurda que me he echado a la cara desde que José Luis Moreno le cambió el traje a Monchito (y no meto imagen de Monchito porque, aunque no lo creáis, ¡no existen imágenes de Monchito en Google Images!) sino

Proyectores DLP: el efecto arcoiris

Hace poco una persona, de los casi 345 millones de lectores y 2 cabras que tenemos, preguntaba sobre qué proyectores de vídeo recomendamos. Y yo, que soy adicto al cine (con un home cinema en casa que parece el Kinepolis) pero que no recomiendo nada aparte de “vive y deja a vivir” y películas de

Transmisor FM para el coche de Logitec

Por desgracia, esto no es otro juguete sexual más para el iPod. Pero al menos es rosa (de hecho, viene en cinco colores diferentes para que lo puedas comprar a juego con la tapicería de tu coche y el rosa debe ser exclusivo para Penelope Pitstop) y viene de Japón, en concreto de la compañía

Armas inteligentes: taco de billar guiado por láser

A este paso vamos a tener que cambiarle el nombre a Gizmodo y ponerle Pelotudo, porque la cosa parece que últimamente va de pelotas. En este caso, de las que se tocan y hacen carambolas. La imagen vale más que mil palabras, pero aún así os lo cuento: este taco de billar tiene un láser

Árbol de Navidad USB: de pesadilla

La imaginación del ser humano no tiene límites. Y tampoco su crueldad. Tortura, genocidio, José Luis Moreno con Noche de Fiesta y ahora esto, un árbol de Navidad que funciona con la energía del puerto USB. Es absurdo, es hortera, es inútil, pero, llamadme masoquista si queréis, a mí me gusta. Sí, de una manera

Brainball: zen y pelotas

Ni Xbox 360, ni GameBoy DS, ni ZX Spectrum, ni leches. Brainball. Eso es lo que hay jugar. ¿Qué es el Brainball, os preguntaréis? Vuestra ignorancia me asombra tanto como la mía, porque hasta hace un rato no tenía ni idea de este nuevo juego que se está exhibiendo como montaje artístico en el Beall Center for Art and Technology, el centro de arte moderno de la Universidad de California en Irvine en el que mi amiga Julia Nyberg (la chica de la foto, para más señas) es directora del programa Educational Outreach. Básicamente, consiste en controlar una bola con la mente. Flipando, que es gerundio: los dos contrincantes se ponen en lados opuestos de la mesa, cada uno con una banda EEG que mide las ondas alpha emitidas por el cerebro. Las ondas se introducen en una aplicación hecha con Macromedia Director, que las muestra en pantalla y a la vez controla la bola con imanes que hay debajo de la mesa. La persona con menos ondas alpha, es decir, la más relajada, empuja la bola lejos de ella y el que mete un gol en la portería contraria, lógicamente, gana. Básicamente, es un ejercicio de relajación, de zen electrónico, como apuntaba Roger Howard, otro amigo mío que es el que ha hecho las fotos (otra más después del salto). Pero claro, como habréis imaginado, al estar compitiendo e intentar meter el gol, estás excitando tu cerebro y el nivel de ondas alpha, metiéndote en un círculo vicioso de relajación-excitación, como Roger apunta:

“Ese es el problema, por eso es un ejercicio zen, porque no te puedes dejar llevar por el círculo vicioso de querer marcar el gol y tanto ir ganando como perdiendo puede estimularte” y añade “Julia y yo somos maestros del Brainball. Tuvimos una partida que duró de cinco a seis minutos, con la bola en medio de nuestras dos mentes en completo estado vegetativo”.

Francamente, entre nosotros, sospecho que ambos iban algo dopados. Julia me dice que el Interactive Institute tiene un juego parecido pero que funciona con alcohol, pero claro, los de ese instituto son suecos, así que no es de extrañar. [Gracias a Julia y a Roger por las fotos]

Sitio web del centro [Beall Center for Art and Technology]
Catálogo de la muestra en PDF [Beall Center]

PowerBook tatuado en láser

Este PowerBook de 17 pulgadas ni es verde ni tiene manivela para darle cuerda, pero tiene un tarsius bancanus grabado con láser en su superficie de aluminio. Lo han hecho los locos de la revista MAKE (absolutamente imprescindible, por cierto) y no sólo queda genial y con un detalle impresionante, sino que además, cuando enciendes