Profesiones que hacen su día a día productivo gracias al “smartphone” empresarial Zebra EC50

¿Qué es un Brand Discovery ?
MovilidadSmartphones

El nuevo ordenador de mano Zebra EC55 se camufla como un smartphone convencional, pero hace que profesionales del retail, de la hostelería y de muchos otros sectores multipliquen su productividad de manera sustancial sin la fragilidad y rápida obsolescencia de los dispositivos de consumo.

Seguramente no visitas un gran centro comercial a primera hora, pero a las 7 de la mañana, Elena, responsable de una tienda de una gran cadena de moda está ya situada en la entrada de mercancías del centro esperando al camión que trae las prendas que se van a añadir al almacén y a las estanterías para estar listas antes de la apertura. Elena, o “Elena Shop” como la llaman sus empleados y empleadas (por ser la Shop Manager) necesita comprobar que todo está correcto y avisar a su central de que el género ha llegado. Su nuevo terminal de trabajo es el Zebra EC55, que ha dejado atrás a un smartphone convencional que tuvo un percance hace una semana, precisamente en un momento parecido, pero no superó la caída contra el asfalto de la zona de carga. El nuevo ordenador de mano de Zebra hace las funciones que antes se llevaban a cabo con un terminal convencional; pero ahora le sirve como dispositivo con el que puede ayudar a realizar el “picking” de las prendas recibidas junto al resto de empleados que utilizan dispositivos que se usan por turnos y están en la tienda. El EC55 de Zebra, sin embargo, ha sido pensado para ser un terminal de uso continuo o permanentemente asignado, y para la responsable de tienda no hay nada que eche de menos de su antiguo smartphone convencional. Gracias a que el Zebra EC55 es un dispositivo Android, puede usar las aplicaciones convencionales para comunicarse de manera informal con su grupo de empleados y puede tomar buenas fotografías de todo el género que se entrega y de las condiciones en las que viene, al tiempo que lee etiquetas de todo tipo, códigos de barras y demás como el resto de dispositivos de almacén.

  

Zebra EC50, un dispositivo muy especial que se camufla como un smartphone convencional

Hasta que llegó el Zebra EC55, los empleados de mayor responsabilidad de las cadenas de tiendas tenían asignado un smartphone de consumo, que utilizaban en conjunto con los dispositivos de tienda como los ordenadores de mano para hacer las tareas de picking, los dispositivos TPV para realizar cobros en planta que llevan algunos vendedores o incluso los radio comandos o walkie talkie que usaban para comunicarse con el personal de seguridad de la tienda o del centro comercial. Gracias a que el Zebra EC55 se “camufla” como un smartphone normal con un diseño discreto y delgado, estos empleados no han tenido problema en aceptarlo como smartphone de trabajo ya que pueden hacer lo mismo que con un móvil Android.

Smartphone profesional Zebra EC50

Beneficios para el profesional y también para los responsables IT

Sin embargo, quienes también han notado y mucho la introducción del Zebra EC55 son los responsables de tecnología de la cadena de tiendas de moda. El EC55 ha supuesto retirar centenares de teléfonos convencionales que se estropeaban, cuya batería se degradaba a los pocos meses y había que reemplazarla en un servicio técnico y cuya vida rondaba como mucho los 2 años. El nuevo dispositivo de Zebra es resistente, tiene una batería de gran capacidad que puede sustituirse fácilmente (aunque no está pensada para ser exactamente de quita y pon), tienen una vida garantizada de hasta 8 años y pueden convertirse en un ordenador convencional conectándose a una base dock, de manera que ya no hay PCs que instalar en las oficinas de las tiendas… lo que significa un ordenador menos que mantener, asegurar y gestionar. Los responsables IT pueden además, con la solución MDM, gestionar de manera centralizada todos los terminales para asegurar la información que hay en ellos o controlar qué aplicaciones se instalan y actualizan. Para los “store manager”, además, la posibilidad de convertir su Zebra EC50 o EC55 en una ordenador es una verdadera bendición, ya que muchos procesos que tenían que realizar en la pequeña oficina de la tienda, ahora se pueden llevar a cabo con el dispositivo conectado a esta base dock en cualquier lugar. Así, pueden terminar su jornada organizando los turnos de las próximas semanas desde su casa o desde la propia zona de cajas en la que disponen de una base para conectar su Zebra EC55. Al desaparecer el puesto fijo de oficina, el espacio que ocupa se puede emplear para ampliar la tienda o la zona para los trabajadores.

Un terminal a jornada completa y sin fisuras

Como decíamos, los Zebra EC50 o EC55 (se diferencian en que los primeros son sólo Wi-Fi, mientras que el EC55 tiene conexión de datos) son perfectos para el almacén y como smartphone convencional; pero tienen muchas funcionalidades que completan la jornada de un profesional del retail. Con el EC50, los responsables de una tienda pueden cobrar directamente los productos sin tener que ir a la zona de caja a los clientes que tienen la aplicación de fidelización de la marca, de la que pueden leer los códigos QR directamente de la pantalla del smartphone del cliente (el código de usuario o sus cupones descuento), y que envían el ticket de compra virtual al comprador, que ya no necesita guardar el ticket impreso para cambiar o devolver un artículo si lo necesita. Por supuesto, si el comprador quiere un ticket en papel, el EC50 puede conectarse de manera inalámbrica por Bluetooth o Wi-Fi a las impresoras de la tienda para imprimir el resguardo de compra.

Del mismo modo, el Zebra EC50 puede leer las etiquetas de las prendas para cualquier tarea como gestionar una devolución que se ha llevado a cabo en la tienda online de la marca. Con un accesorio opcional, el Zebra EC50 puede incluso leer etiquetas RFID, que empiezan a extenderse en retail y que permiten ganar una gran velocidad al poder escanear numerosas prendas de manera simultánea. Igualmente, el EC50 permite hacer fotos de buena calidad para enviar a los responsables de la central y mostrar que todo tiene el aspecto que debe tener de acuerdo a las directrices de la marca, o servir como walkie talkie para comunicarse con el resto de dispositivos de los empleados y con los empleados de seguridad si surge cualquier incidente. Así, el Zebra EC50 sustituye también a un TPV o punto de venta y a las radios analógicas (lo que significa menos dispositivos que se pueden perder y que hay que mantener). Sobre esto último, los dispositivos perdidos, el Zebra EC50 evita muchos dolores de cabeza en las tiendas ya que pueden encontrarse fácilmente gracias a la aplicación de localización incluso cuando se les acaba la batería, ya que incorporan en su interior un beacon o baliza que utiliza tecnología Bluetooth LE.

Como decíamos, al final de la jornada, los responsables de tienda pueden usar el terminal para tareas que habitualmente se hacen con un ordenador, y sigue estando operativo hasta el día siguiente gracias a la batería de 3.060 mAh (opcionalmente puede alojar una de 4.180 mAh) y al eficiente procesador de Qualcomm Snapdragon 660 que incorpora. Al ser un dispositivo de asignación permanente, los profesionales como Elena pueden realizar tareas en cualquier lugar y a cualquier hora ya que el terminal va siempre con ellos y, como hemos visto, aunque se camufla como un smartphone es mucho más seguro y versátil.

Más allá del retail y la moda

El caso de Elena, nuestra “responsable de tienda ficticia”, es ciertamente representativo de cómo un dispositivo realmente adaptado a las necesidades de un profesional tiene muchas ventajas como terminal de empresa frente a cualquier smartphone convencional, pensado para ser muy atractivo para el consumidor, pero menos práctico y rentable. Sin embargo, hay muchas otras profesiones y negocios en los que los Zebra EC50 y EC55 encajan a la perfección más allá del retail. Así, en la recepción de un hotel, los empleados pueden llevar a cabo todas las tareas de verificación de reservas, los pagos, el control de equipajes, o el de las acreditaciones de asistentes cuando se organizan eventos como congresos.

Del mismo modo, en estos entornos de hostelería, la posibilidad de usar los terminales como “walkie talkie” es esencial para organizar a los equipos de mantenimiento, limpieza o seguridad con el resto de personal de los establecimientos. Estos usos se extienden a otros negocios o establecimientos similares como residencias medicalizadas u hospitales, en los que los terminales de Zebra son muy adecuados para llevar el control del traslado de pacientes, la limpieza o la gestión de las comidas y medicamentos (en un entorno en el que cualquier error puede tener consecuencias muy graves).

El número de casos de uso de un terminal que une las capacidades de un smartphone, un ordenador tradicional, y un dispositivo de mano al estilo de los que se usan en almacenes y logística, se extiende a infinidad de negocios y segmentos profesionales. Con los EC 55, los comerciales que visitan clientes pueden realizar todo tipo de gestiones, incluyendo los cobros o los contratos con un dispositivo que es igual de discreto que un teléfono normal, y los empleados de mantenimiento y reparaciones pueden organizar sus tareas, consultar el inventario de piezas de repuesto o su solicitud, y organizarse con el resto del equipo o recibir documentación o instrucciones desde la central.

Corazón de empresa, pero pensado “para todo”

Como comentábamos hace pocas semanas, cuando se anunció el lanzamiento de los dispositivos Zebra EC50 y EC55, se trata de una nueva categoría que el fabricante denomina “terminal de asignación permanente”; ya que está pensado para sustituir a los smartphones de empresa (que muy habitualmente son sencillamente móviles pensados para el consumo) cuando la durabilidad y las capacidades profesionales pueden suponer una gran diferencia, sin que los profesionales echen de menos el diseño o las prestaciones de su smartphone convencional. Por ello, aunque el segmento del retail o la hostelería son los primeros que están adoptando esta categoría, es probable que muchas otras organizaciones se puedan plantear dejar de lado los teléfonos “normales” y optar por dispositivos que garantizan una vida útil mucho más larga. Otros fabricantes han intentado en el pasado orientar sus smartphones a empresa (quizá el caso más sonado fue el del HP Elite X3, basado en Windows Phone y que fracasó antes casi de salir al mercado), pero la de Zebra es una de las apuestas más sólidas que se han visto, porque no es un terminal de consumo “adaptado” sino un ordenador de mano profesional, creado por uno de los fabricantes líderes en esta clase de dispositivos, y transformado para camuflarse en el diseño de un smartphone que cualquier usuario estará encantado de adoptar como su teléfono de empresa “para todo”.