Toshiba N300, almacenamiento NAS escalable y fiable

¿Qué es un Brand Discovery ?

El almacenamiento NAS (Network Attached Storage) no es un concepto nuevo, pero en los últimos años viene ganando terreno debido, fundamentalmente, a dos factores: por un lado, el crecimiento exponencial de los volúmenes de datos que necesitamos almacenar, salvaguardar y compartir y, por otro, el descenso de los precios de estos sistemas y de las unidades de disco específicamente diseñadas para este tipo de almacenamiento.

Estas dos tendencias están provocando que el almacenamiento NAS siga ganando peso en los entornos empresariales, al mismo tiempo que suma cada vez más adeptos en el entorno de las pequeñas y medianas empresas, los autónomos y también los usuarios domésticos.

Los sistemas NAS tienen como principal objetivo sumar capacidad extra al almacenamiento interno de los equipos y, además, permiten disponer de una solución de almacenamiento externo fiable a la que acceder en local a través de una red (normalmente TCP/IP), así como desde cualquier lugar y a través de todo tipo de dispositivos, independientemente de su sistema operativo, vía Internet.

Además de facilitar el almacenamiento de ficheros y dar soporte al backup de los equipos conectados a red, disponiendo así de una copia de seguridad a buen recaudo; los sistemas NAS también permiten, por ejemplo, crear un servidor multimedia y transmitir y compartir ficheros con los equipos clientes conectados al NAS directamente y en tiempo real.

Las múltiples ventajas de NAS

Como dispositivo de almacenamiento externo, los NAS tienen varias ventajas. En primer lugar, su capacidad para una sencilla expansión: basta con agregar nuevos dispositivos NAS para ampliar el espacio de almacenamiento. En segundo lugar, al incluir varios discos duros, los dispositivos NAS aportan un mayor nivel de fiabilidad y de tolerancia a fallos. Y, tercero, su configuración en red permite compartir de una forma muy sencilla grandes volúmenes de datos con todo tipo de dispositivos y ofrece, además, una administración sencilla.

Con un dispositivo NAS podemos centralizar todos nuestros archivos y contenidos en una única ubicación con las ventajas combinadas de un disco duro externo conectado vía USB y las de un servicio de almacenamiento online, al estilo de Google Drive, OneDrive o Dropbox, pero con control directo y sin necesidad de poner toda la información almacenada a recaudo de un tercero.

Ante el creciente uso del almacenamiento NAS en entornos personales, profesionales y de pequeña empresa, Toshiba Electronics Europe lanzó, a principios de 2017, una nueva serie de discos duros NAS: la serie N300. Los primeros discos duros internos de 3,5 pulgadas de la serie N300 que llegaron al mercado ofrecían capacidades de 4 y 6 TB y, tan solo un mes después, Toshiba lanzó unidades de 8 TB. A finales de 2017, la serie N300 sumó unidades de 10 TB y, un año más tarde, en diciembre 2018, registró un nuevo hito con el lanzamiento de los nuevos N300 de 12 TB y 14 TB. De cara al futuro y a la vista de la mejora continua de la tecnología de plato giratorio, es más que probable que las capacidades sigan creciendo.

Para alcanzar estas altas capacidades de almacenamiento, Toshiba ha incorporado helio en estas unidades de disco de alto rendimiento. Cabe destacar que al sustituir el aire que habitualmente se encuentra dentro de las unidades de almacenamiento por un gas siete veces menos denso como es el helio, Toshiba ha aumentado la densidad de almacenamiento y ha incorporado hasta nueve platos en los nuevos N300. De esta forma, no solo ha conseguido incrementar la capacidad de almacenamiento, también ha reducido el consumo energético asociado a su operativa, así como el ruido en modo inactivo a tan solo 20 dB. Además, y gracias al diseño robusto de la carcasa del disco y a su soldadura con láser, el helio no corre riesgo de fugas.

Tecnologías avanzadas

En pequeñas empresas, entornos de creación y producción colaborativas, así como en escenarios domésticos, habitualmente varios usuarios acceden al dispositivo NAS al mismo tiempo y desde dispositivos diferentes. Para dar la respuesta esperada a todos ellos, las unidades NAS tienen que ofrecer una tasa de transferencia de datos elevada y posibilitar la carga y descarga de datos de forma simultánea e ininterrumpida. Para ello, todos los discos de la serie N300 operan a una velocidad de 7.200 rpm e incluyen un buffer de datos de 128 MB y 256 MB (12 y 14 TB).

El alto rendimiento y fiabilidad de las unidades N300 también se debe a la incorporación de una serie de tecnologías avanzadas que hacen que estén optimizados para cubrir los requerimientos de rendimiento, disponibilidad, resistencia y escalabilidad de una operativa 24×7 de una unidad de almacenamiento de alta capacidad. Todas las unidades cuentan con una garantía de tres años.

La tecnología de Caché Dinámica de Toshiba -un algoritmo de caché autónomo con gestión de buffer integrada- optimiza la asignación de caché en el disco durante los procesos de lectura y escritura, lo que permite proporcionar en tiempo real el alto rendimiento exigido por los dominios.

Adicionalmente, las unidades N300 usan la tecnología de estabilización de platos, Stable Platter, de Toshiba, que minimiza las vibraciones al establecer el eje del motor en ambos extremos, lo que se traduce además en un mayor rendimiento durante las operaciones de lectura y escritura de datos.

Evitar la vibración también es fundamental en un sistema NAS ya que ésta puede afectar negativamente al rendimiento general del sistema. Por ello, los N300 incorporan una avanzada tecnología de sensores y controladores. Gracias a los sensores de vibración rotacional (RV) se detecta y compensa cualquier posible vibración.

Con una interfaz SATA 6 Gbit/s, los discos N300 están diseñados para entornos NAS en los que es necesario garantizar el acceso recurrente y fiable a grandes volúmenes de datos. Con ese objetivo, los N300 pueden configurarse en diseños NAS multi-RAID de hasta ocho bahías para trabajar con ocho unidades de manera simultánea. Además, la configuración NAS puede aumentar en función de las particulares necesidades de almacenamiento del usuario.

Así y ante la selección del sistema NAS a utilizar, Toshiba recuerda la importancia de determinar el nivel de RAID (Redundant Array of Independent Disks) a implementar, puesto que este determinará tres aspectos clave: el número de unidades de disco necesarios, la capacidad de almacenamiento del sistema y la facilidad con la que será posible recuperarse del potencial fallo de alguno de los discos. Y respecto a éstos, aconseja poner el foco en la capacidad y la robustez, dados sus altos niveles de fiabilidad y eficiencia en materia de rendimiento y de consumo energético.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor