Cada 10 segundos una empresa cae víctima del ransomware

Seguridad

Esa es una de las conclusiones del Security Report 2021 de Check Point, que advierte de que muchas herramientas de seguridad actuales no funcionan en la nube.

La transformación digital implementada por las empresas durante 2020 para enfrentar los desafíos de la pandemia de coronavirus, a través de soluciones basadas en la nube, por ejemplo, dejó a un lado las medidas de seguridad.

Según datos de Check Point, el 75 % de las empresas sigue preocupada por la seguridad en la nube pública. Y más del 80 % confiesa que sus herramientas de protección actuales no funcionan o pecan de tener funciones limitadas en la nube.

Esto lleva a la compañía especializada en seguridad a pronosticar que los problemas de seguridad en la nube seguirán siendo tendencia durante 2021. Que la adopción cloud vaya por delante de la ciberseguridad no es una buena noticia.

“En 2020, las empresas de todo el mundo se sorprendieron a sí mismas por la rapidez de sus estrategias digitales: se estima que la transformación digital se ha llegado a adelantar hasta siete años. Pero al mismo tiempo, los ciberdelincuentes han cambiado sus tácticas para poder beneficiarse de estos cambios y de la disrupción de la pandemia, con un incremento de los ataques en todos los sectores”, comenta Dorit Dor, vicepresidenta de productos de Check Point Software.

“Debemos actuar ahora para evitar que esta ciberpandemia se extienda sin control. Las empresas necesitan inmunizar sus redes hiperconectadas para prevenir estos dañinos ciberataques que causan tantas rupturas”, advierte.

La crisis sanitaria no ha frenado a los ciberdelincuentes, todo lo contrario. Los ataques se han especializado para beneficiarse de las consecuencias de la COVID-19 en el sector empresarial.

El Security Report 2021 de Check Point destaca que los criminales intensificaron los ataques de “secuestro de hilos” contra las personas que teletrabajan para robar datos o, directamente, infiltrarse en las redes corporativas. Muchos usaron los troyanos Emotet y Qbot para llevar a cabo sus ataques con éxito. Al mismo tiempo, se intensificaron los ataques contra sistemas VPN y RDP de acceso remoto.

Además, casi la mitad (46 %) de las empresas vio como alguno de sus empleados descargaba una aplicación móvil maliciosa, poniendo en riesgo sus sistemas. El aumento del uso de los móviles durante el confinamiento ha hecho crecer las oportunidades para los troyanos bancarios.

Check Point señala, por otra parte, que los ataques al sector sanitario parecen ya una “epidemia”. Durante los pasados meses de octubre, noviembre y diciembre, las acciones de ciberdelincuencia contra hospitales se dispararon un 45 % alrededor del mundo. El ransomwate está siendo un instrumento especialmente útil, bajo la premisa de que la presión de las infecciones por coronavirus llevará a la gente a tomar medidas desesperadas y a aceptar el pago de los rescates para no colapsar los sistemas.

Lo que está creciendo especialmente son los ataques de ransomware de doble extorsión, que amenazan con publicar los datos robados. De media, una empresa cae víctima del ransomware cada 10 segundos.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor