Capital Energy se impone en la segunda subasta de renovables, a la que no acudieron Iberdrola, Endesa ni Acciona

Green-ITInnovación
energia_solar_eolica

La segunda subasta de energías renovables ha concluido con el dominio de Capital Energy y la ausencia de Iberdrola, Endesa y Acciona.

La segunda subasta de energías renovables ha concluido con la notable ausencia de tres de las grandes del sector, Iberdrola, Endesa y Acciona, y con un claro triunfador, Capital Energy, que ha conseguido adjudicarse casi la mitad del total ofertado por el Ministerio para la Transición Ecológica.

La adjudicación era por un total de 3.300 MW de los que finalmente se adjudicaron 3.123 MW, un 95 %, con un precio medio de 30,56 €/MWh, lo que supone un 15% del precio fijado por el mercado eléctrico mayorista y un 60 % por debajo del promedio de la cotización de los futuros para los próximos cinco años, situando el precio 6 € por encima del precio resultante de la anterior subasta, celebrada en enero.

En cuanto al reparto por tipo de origen la energía eólica ha sido la mayoritaria, con 2.258 MW, mientras que la solar fotovoltaica ha sumado 866 MW. En el cómputo total, sumando lo adjudicado en la anterior subasta, la fotovoltaica alcanza los 2.902 MW y la fotovoltaica llega a 3.256 MW. En su conjunto estas adjudicaciones supondrán la creación de más de 30.000 empleos y unas inversiones en torno a 3.000 millones de euros.

Adjudicaciones repartidas

Capital Energy ha logrado adjudicarse el total de la capacidad por la que acudía a la subasta, 1.550 MW, casi la mitad del total ofertado, repartiendo 1.540 MW para generación eólica y 8 MW a fotovoltáica

A continuación la segunda empresa con mayor cantidad de capacidad adjudicada ha sido Forestalia, con 562 MW en energía eólica y 215 MW en fotovoltaica. Finalmente Repsol se ha adjudicado 138 MW de generación eólica y Naturgy 221 MW de fotovoltaica. Tres de las grandes empresas del sector, Endesa, Iberdrola y Acciona no han concurrido a este proceso de subasta. En el caso de Iberdrola ha aducido que la razón tiene que ver con la incertidumbre que se vive en la actualidad en España en torno a la regulación del sector eléctrico.

En esta subasta el ministerio ha fijado unos plazos de ejecución más breves que en anteriores convocatorias al objeto de que pueda producirse cuanto antes una bajada en el precio de la energía eléctrica. En concreto las plantas eólicas o fotovoltaicas que se pongan en marcha deberán estar construidas en un plazo inferior a doce meses a fin de que su entrada en funcionamiento pueda tener un impacto en el precio de la energía antes del inicio del otoño de 2022.

Lea también :