Cinco motivos por los que el escritorio del usuario final será diferente dentro de cinco años

CloudSoftware

Los administradores TI tendrán nuevos retos significativos en sus manos a medida que las capacidades del cliente – y los factores de forma de las máquinas- evolucionen.

Sin embargo, parece que ha llegado el momento para la virtualización del escritorio, con su uso inevitable y dominante en los próximos años.

La informática con equipos livianos, también denominados durante algún tiempo PCs tontos, siempre ha estado en el horizonte, pero el horizonte se aleja. Siempre ha habido algún problema o sacrificio del rendimiento, pero se está alcanzando lo que esperábamos en términos de rendimiento.

En Dell, por ejemplo, ven la virtualización como la solución a muchos de los retos de las Tecnologías de la Información. De hecho, los próximos cinco años se enmarcarán como los más interesantes en la historia del escritorio.

Según ellos, “los grandes retos son el traslado hacia la movilidad, la seguridad, el hardware, el manejo activo del software, y una informática más ecológica. La virtualización del escritorio se convertirá en el principal protagonista ya que es capaz de ofrecer respuestas a todos estos retos. Soporta aun mayor movilidad y flexibilidad del personal. Mejora el control de los datos y la seguridad al simplificar los sistemas operativos y las aplicaciones. También permite a los clientes diseñar un plan de administración de energía que vaya paralelo con sus retos particulares desde el escritorio al centro de datos. Sin embargo, no lo vemos como una solución para todo”.

En efecto, la virtualización no es la gallina de los huevos de oro. Un inconveniente, por ejemplo, será la forma de licenciar las aplicaciones en entornos virtuales, con los esquemas de licencia de Microsoft.

Un lector nos comentaba hace poco: “Cuando nuestra organización buscaba hacer uso de una aplicación en un entorno virtualizado para hacer la vida más fácil a nuestros empleados y a nuestros socios, nos dimos una pequeña bofetada con la política tan restrictiva de licencias de Microsoft. Hoy hacemos uso de nuestra aplicación en la máquina de nuestro socio de negocio. Sin embargo, para utilizarla de modo virtualizado, Microsoft quería que pagásemos por una licencia de sistema operativo para un equipo de sobremesa, aunque en la máquina de nuestro socio ya estuviese corriendo Windows XP.

Otro lector estaba de acuerdo en que el escritorio es el futuro de la virtualización, después de que se solucionen algunos problemas: “La virtualización del escritorio es el siguiente paso. Después de resolver unos cuantos problemas, probablemente crezca hasta un respetable porcentaje a nivel global. El rendimiento puede ser una restricción, sobre todo en conexiones de grandes redes WAN, si aparecen problemas de conexión o impresión. Sería prudente investigar como impactarán los protocolos relacionados en el tráfico de la red WAN y buscar soluciones para optimizarlo”.

Un ejemplo práctico de cómo podría montarse una infraestructura basada en virtualización sería la utilización de un servidor o centro de datos como referente, al que se conectarían los clientes, equipos de bajas prestaciones que no tienen porqué superar los 250 euros. A éstos se les instalaría el sistema de virtualización. Otro detalle interesante es que, al no llevar a cabo cálculos grandes cálculos (éstos se realizan en el centro de datos, el consumo energético también se reduciría notablemente, incluso consiguiendo cifras de potencia realmente irrisorias, como son los 5 vatios (cuando un equipo tradicional consume entre 200 y 300 vatios.

Lea también :
Autor: