El coche conectado comienza a despertar y trae nuevas oportunidades

5GeCommerceInnovaciónMarketingMovilidad

Dentro de cinco años habrá 775 millones de coches conectados. Se abre todo un abanico de oportunidades para operadores, proveedores de contenido, ecommerces…

La semana pasada conocimos que Porsche creará un operador móvil propio en España para prestar los servicios de Porsche Connect, tal y como recogía Cinco Días.

También hemos tenido noticia de los acuerdos entre Seat y Orange para potenciar el desarrollo del coche conectado, según informaba el citado diario. Además, el fabricante de automóviles está trabajando de la mano de Amazon para incorporar el asistente de voz Alexa en sus automóviles. Y dispone de un acuerdo con Google para implantar Waze como sistema de navegación.

Estos movimientos, y otros tantos otros, demuestran que algo empieza a moverse. Y todos los actores están tomando posiciones para no quedarse atrás en esta carrera, puesto que el vehículo conectado ya está en la parrilla de salida. Según el informe ‘Consumer Connected Cars: Telematics, In-vehicle Apps & Connected Car Commerce 2018-2023’, elaborado por Juniper Research, en 2023 habrá 775 millones de coches particulares conectados por vía telemática o mediante aplicaciones integradas en el vehículo. La consultora estima que 2018 cerrará con unos 330 millones de coches conectados, por lo que se registrará un crecimiento medio anual del 18,7% en los próximos cinco años.

Además, el estudio adelanta que los fabricantes de automóviles permitirán que los desarrolladores de otras compañías puedan acceder a los sistemas de información y entretenimiento en los vehículos. Y esto acelerará la expansión de nuevas tecnologías y servicios que aumenten la propuesta de valor ofrecida a los conductores. Por ejemplo, prevé un importante crecimiento del uso del asistente de voz en el coche, así como del ecomerce a bordo del automóvil. De hecho, el informe avanza que el gasto total en las plataformas de comercio electrónico en coches conectados alcanzará los 265.000 millones de dólares en 2023.

Por eso, Juniper insta a la colaboración de todos los actores -fabricantes de automóviles, operadores de redes y proveedores de soluciones de pago- para crear un ecosistema de comercio viable. Así, insiste en la necesidad de proporcionar APIs y plataformas que permitan el desarrollo de aplicaciones de terceros para el coche conectado que dispongan de capacidad de pago, con el fin de crear servicios innovadores.

Sin embargo, todavía hay mucho camino por delante. “Hasta que entren en el mercado nuevos participantes procedentes de fuera del ecosistema automotriz, el aumento en las transacciones será impulsado por la conveniencia para el usuario, no por la creación de nuevos servicios. Para el año 2023, esperamos que las transacciones comerciales dentro del vehículo supongan menos del 1% de las transacciones móviles y online de todo el mundo”, afirma Sam Barker, autor de la investigación.

La implantación de los asistentes de voz irá más rápida. El informe pronostica que habrá más de 370 millones de asistentes de voz digitales en el vehículo en 2023. Puntualiza que estos asistentes deben tener acceso a funcionalidades básicas del vehículo -como el climatizador, por ejemplo- para ofrecer un valor diferencial frente a las opciones que ya tenemos a través del smartphone.

Juniper considera que los fabricantes de automóviles aumentarán el acceso a estos sistemas de los vehículos, aunque opina que la mitigación de riesgos, incluida la seguridad de los datos y la distracción del conductor, seguirá siendo su prioridad.

Por otro lado, el coche conectado ofrece grandes posibilidades en el ámbito del entretenimiento. Spotify hace tiempo que se dio cuenta de ello y dispone de acuerdos con varios fabricantes de automóviles. Quizá en el futuro también veamos alianzas similares con proveedores de vídeo bajo demanda como Netflix, permitiendo que los viajes sean más llevaderos para los ocupantes del automóvil.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor