Comienza a funcionar el cable de suministro de energía más largo del mundo: 724 km entre Noruega y Reino Unido

Innovación

Comienza a funcionar el cable más largo del mundo de suministro de energía eléctrica, que une Noruega y Reino Unido.

Los cables subacuáticos de comunicaciones están dejando paso a una nueva generación de cables, en este caso de transporte de energía eléctrica, capaces de enviar a largas distancias la electricidad generada en países separados por masas de agua tan bravas como el Mar del Norte.

Justo bajo sus olas transita el cable que llevará hasta 1.400 MW desde Noruega hasta Reino Unido, proporcionando energía eléctrica a 1,4 millones de hogares. Desde las plantas de energía hidroeléctrica noruegas, el cable une la localidad nórdica de Kvilldal con la británica de Blythe, separadas por 724 km, un trazado que ha tardado en ser conectado seis años tras una inversión de más de 1.600 millones de euros.

La energía eléctrica que llegará desde hoy a Reino Unido por esta vía supondrá la reducción de emisiones de CO2 de más de 23 millones de toneladas hasta el año 2030, y se une a otras conexiones eléctricas subacuáticas (de menor longitud, eso sí) que ya permiten a Reino Unido obtener energía eléctrica procedente de Bélgica, Francia y Holanda, además de otra conexión aún inacabada con Dinamarca.

Este tipo de conexiones forman parte del ambicioso proyecto planteado en Reino Unido para reducir su dependencia del gas y reforzar la utilización de fuentes de energía renovables, con un objetivo que busca que en 2030 el 90 % de la energía consumida en el país proceda de fuentes renovables.