Cómo ayuda la tecnología implementar el teletrabajo más allá de los puestos de oficina

Workspace

Sectores como la educación, la atención sanitaria, el comercio o incluso la agricultura pueden reducir los desplazamientos sin parar su actividad.

La pandemia de coronavirus y la necesidad de mantener a la gente aislada en sus casas para reducir el nivel de contagios ha intensificado el teletrabajo tanto en España como en el resto del mundo.

Hay oficios que reciben este cambio con naturalidad, ya que el puesto habitual es una oficina y el ambiente de trabajo se puede replicar a distancia. Pero ¿qué ocurre con los trabajadores de campo? Cisco calcula que un 60 % de la fuerza laboral están vinculada a lugares de trabajo diferentes a la oficina tradicional, como fábricas, comercios, restaurantes, hoteles, escuelas o gimnasios. En España, 12 millones de los 20 millones de trabajadores en activo se englobarían en esta categoría.

La tecnología, sin embargo, puede ayudar a transformar también sectores que actualmente requieren de desplazamiento al puesto de trabajo. La propia Cisco destaca que la digitalización convierte el trabajo en una actividad en vez de en un lugar.

“Algunas de las tendencias tecnológicas que facilitan la digitalización en la nueva normalidad también influirán en el futuro del trabajo para las actividades que se desempeñan en oficinas no convencionales”, indica Andreu Vilamitjana, director general de Cisco España. “Aunque este escenario puede llevar un tiempo, ha llegado el momento de adoptar la digitalización y comprender su verdadero impacto mucho más allá de la oficina en casa”.

Un ejemplo es el de los centros educativos. Durante el confinamiento ya se vio cómo los estudiantes pueden recibir lecciones a través del e-learning y se espera que, en el futuro, los docentes sean capaces de impartir clases a varias aulas a la vez y de integrar a las zonas rurales con ayuda de soluciones de vídeo.

También hay avance en la atención sanitaria. Los sistemas de videoconferencia en hospitales y otras instalaciones médicas ayudan en la comunicación a distancia de pacientes y médicos y de pacientes y familiares. Aunque la telemedicina va mucho más allá de las videoconsultas, con posibilidad de realizar operaciones quirúrgicas teledirigidas mediante realidad virtual o aumentada, inteligencia artificial y redes 5G.

En las fábricas, las cámaras wifi de seguridad y la red de sensores (de temperatura, humedad, iluminación y calidad del aire) ayudan a gestionar las condiciones, a realizar mantenimiento preventivo y a identificar espacios infrautilizados o superpoblados sin visitarlos en persona.

Incluso en el campo, los sensores envían información a sistemas de riego automatizados. Mientras, los drones pilotados a distancia pueden estudiar las condiciones del terreno y los vehículos autónomos podrían recoger la cosecha. Esto quiere decir que la agricultura goza de posibilidades de transformación con la digitalización.

El comercio minorista ya ha adoptado la venta online como un recurso más, a lo que se añaden opciones como la recogida de pedidos sin contacto, el análisis vía wifi para mantener el aforo correcto o generar ofertas personalizadas y la aplicación de realidad aumentada para optimizar la experiencia de compra.

Finalmente, otro sector impactado por la tecnología es el de servicios financieros y seguros. La banca digital ha llegado para quedarse, con sus transferencias y pagos a través de internet o la asesoría virtual. Las aseguradoras son capaces de ofrecer gestión de partes con pruebas y videoconsultas.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor