Cómo mejorar la protección de datos en Microsoft Exchange

CloudDatos y AlmacenamientoSoftware

Tal vez sea una de las mayores exigencias que se le exigen a este entorno, ya que el manejo de las copias de seguridad y la posible recuperación de los datos es crítico para la empresa.

Recuperación de datos

Los requerimientos para recuperar Exchange son similares a los del backup: velocidad y granuralidad. Primero, ante un fallo del sistema de almacenamiento o una corrupción de los datos, la velocidad de recuperación es lo más importante. Y no importa el tamaño de tu entorno Exchange, sino el tiempo que empleemos en el proceso. A pesar de todas las tecnologías de compresión actuales, en una recuperación, todos los datos han volver a ser transferidos a través de la red. De esta forma, la red se convierte en un cuello de botella. Además, todos los datos han de ser escritos en el disco, y la paridad RAID ha de ser recalculada. Y de nuevo, la escritura en disco se convierte en otro cuello de botella.

La mejor solución es no tener que mover todos los datos. De manera ideal, querríamos poder montar directamente la copia de seguridad. Mientras que el backup incremental tradicional almacena la información en el disco de destino en un formato propietario, el backup por bloques puede proporcionar la posibilidad de montar los datos directamente. Esta clase de sistemas pueden crear una instantánea de lectura/escritura de la imagen del backup, y servirla vía iSCSI al servidor Exchange. De esta forma el servidor puede volver a estar online y conectarse a este set de datos en cuestión de minutos, mientras que los datos antiguos son restaurados a través de la red.

El segundo, y más común requerimiento, es la posibilidad de restaurar un contacto, correo, adjunto o entrada de calendario individual de un usuario en particular. En el pasado, esto requería backups especiales de larga duración, llamados backups de tipo brick-level. Estos no están ampliamente implementados en las organizaciones debido al tiempo que ha de invertirse en realizar las copias, y al tiempo que podría suponer una solicitud de recuperación. Es más, tras las pruebas iniciales, dicho módulo podría no ser utilizado nunca, o tan sólo para unos pocos buzones. Por ello, dado que la mayoría de los clientes no cuenta con backups de tipo brick-level, la solución del mundo real pasa por un tedioso proceso para recuperar la información en un servidor Exchange de uso interno, y manualmente acceder a la información del buzón pedida por el usuario.

Por suerte, actualmente la capacidad Active Target de los nuevos backups incrementales por bloques permite la posibilidad de tener una visión de las imágenes de backup en tiempo real, pero fuera del entorno Exchange. Esto permite, con una utilidad independiente, buscar las diferentes versiones de backup del entorno para un mensaje o adjunto específico y, una vez localizado, restaurarlo inmediatamente en el entorno funcional de Exchange. Desde la perspectiva del usuario no hay impacto alguna en las prestaciones, y el mensaje recuperado vuelve a aparecer en su buzón. Esta funcionalidad puede ser utilizada para recuperar buzones completos, mensajes individuales, un contacto, o una entrada del calendario.

Lea también :
Autor: