Consejos para diseñar las oficinas del modelo híbrido presencial-teletrabajo

Workspace

Las oficinas deberán asumir el reto de reconfigurarse para acoger el modelo híbrido de trabajo presencial y a distancia.

Con el inicio del curso, el fin del verano y la bajada de la curva de contagios parece quedar progresivamente atrás la generalización del teletrabajo. Con las debidas precauciones, son muchos los centros laborales que están regresando a la normalidad pero en otros se está apostando por asumir algunas de las ventajas que el teletrabajo ha demostrado ser capaz de aportar tras más de un año en que muchos han estado alejados de la oficinas.

En este nuevo modelo híbrido existen diferentes respuestas a la hora de plantear el regreso a la oficina, tanto desde el plano puramente físico hasta el asistencial: remodelación de espacios de trabajo, ajustes en las jornadas laborales, combinación de presencialidad y teletrabajo… Las organizaciones que afrontan esta situación pueden valerse de diversas estrategias para la remodelación del espacio y el tiempo de trabajo para hacer más eficiente la utilización de los recursos.

Consejos para nuevos espacios de trabajo
  • Ampliar los lugares colaborativos, evitando aglomeraciones y potenciando los ambientes abiertos.
  • Terrazas y espacios al aire libre, que permitan combinar con la seguridad la necesidad de una de las carencias del teletrabajo: la reuniones presenciales.
  • Mayor ventilación, tanto natural (ventanales practicables, patios interiores, maquinaria de climatización y ventilación forzada…) y ampliación del espacio entre puestos de trabajo, evitando zonas cerradas y sensación de claustrofobia.
  • Distancia social, que puede replantear la organización y distribución de los puestos de trabajo e incluso el propio mobiliario, para potenciar la seguridad entre los empleados que deban pasar mucho tiempo en puestos fijos.
  • Higiene y seguridad desde los materiales, desde el uso en el mobiliario de materiales antibacterianos, superficies antihuellas, productos que repelen la suciedad, tejidos fácilmente lavables… que permitan la seguridad y la higiene pero con criterios de sostenibilidad.
  • Optimización de temperatura y calidad del aire, de manera que cuando no sea posible la máxima ventilación natural se mantengan las máximas precauciones para seguridad y comfort.

Estas circunstancias pueden llevar a algunas organizaciones a replantar la necesidad de metros cuadrados necesarios. Algunas optarán por reducir la superficie necesaria si se comprometen de manera decidida con el teletrabajo, pero en el caso de los modelos híbridos o la presencialidad también habrá que tener en consideración la necesidad de distancias de seguridad, ventilación, espacios abiertos… de manera que pueden variar las necesidades.

Lea también :