17 de junio de 2014

Soporte para cuchillos X-Wing: la Rebelión empieza en la cocina

El Imperio confía en su poderosa arma de destrucción intergaláctica, la Estrella de la Muerte, pero en los pequeños detalles es donde está la diferencia para el triunfo. Y nada como emplear unas armas completamente homologadas por la Alianza Rebelde. Tanto que ante cualquier inesperada redada por parte de los secuaces del Emperador siempre puedes decir “¿un X-Wing en mi cocina? no, señor stormtrooper, es sólo un juego de cuchillos en su soporte… pase, quítese el casco para que lo pueda ver mejor”.

Así pasamos nuestro tiempo en Internet

Ya te adelantamos que la búsqueda de porno no figura en el gráfico que te mostramos a continuación, pero quitando ese factor (que podría estar incluido en otros como Social Media o Entretenimiento) el departamento de publicidad de Microsoft ha establecido una clasificación que reflejaría a qué dedicamos el tiempo que pasamos conectados a la Red.

Unicode 7.0 añade 2.834 caracteres, y de ellos 250 son emoji

La evolución de los emoticonos ha llegado mucho más lejos con los emoji, y aunque lamentablemente los iconji no parece que se vayan a adoptar como estándar, gracias a los emoji la expresión “jeroglífica” está cada vez más presente. Unicode ha estado atenta a la importancia cada vez mayor que tienen y en su nueva versión 7.0 ha añadido 250 nuevos emoji.

Así sería el nuevo iPad Air 2

Casi todos los rumores sobre Apple parecen centrarse últimamente en el iPhone y su apuesta por dos modelos, pero no hay que olvidarse del iPad, que este año podría ver una versión renovada con el nuevo iPad Air 2.

Esta máquina convertirá tus manos en las del perfecto masajista

Un masaje vigoroso en ocasiones es una mezcla de fuerza, técnica y conocimiento que no siempre está al alcance de todo el mundo. Afortunadamente la tecnología viene en nuestra ayuda para suplir algunas de las carencias. En el caso de esta máquina que hoy te presentamos basta con colocarla sobre el dorso de la mano y conectarla a la corriente (la máquina, no la mano) para que a través de nuestros dedos se transmitan las vibraciones que nos permitirán dar un masaje único.