27 de julio de 2015

Sidney estrena las primera señales de tráfico de tinta electrónica

La tecnología que los últimos tiempos nos han hecho vivir como algo cotidiano no siempre se ha trasladado a órdenes de la vida habitual tan comunes como, por ejemplo, las señales de tráfico. Ha sido la tinta electrónica la que ha dado el salto desde los lectores de ebooks hasta las señalas indicativas de incidencias en el tráfico. Una forma eficiente, económica y capaz de una óptima visibilidad para poder mostrar información fluctuante capaz de actualizarse en función de las alteraciones en las condiciones de la vía.

YouTube incentiva económicamente a sus creadores para que no se pasen a la competencia

En el portal más popular de Internet están empezando a ver con preocupación el auge de otras plataformas de distribución de vídeos y como en el refrán de las barbas del vecino han comenzado a remojar las propias. Con un mercado creciente de ese tipo de contenidos y una competencia cada vez mayor el peligro estriba en comenzar a perder a sus principales proveedores de espectadores, motivo por el que han comenzado a ofrecerles mejores condiciones para que no caigan en la tentación de comenzar a publicar sus vídeos en Facebook, Periscope, Vine…

Fiat Chrysler llama a revisión a 1,4 millones de vehículos cuyo motor podría apagarse a distancia por un hacker

La semana pasada tuvimos noticia de que un vehículo modelo Jeep había sufrido un hackeo a distancia que consiguió desconectar el motor mientras circulaba por la autopista. Ante la posibilidad de una vulneración grave de la seguridad que pudiera ocasionar un accidente se va a revisar 1,4 millones de unidades pertenecientes a las marcas Dodge, Jeep, Ram y Chrysler.

Twitter borrará los tuits plagiados

Una buena noticia para quienes se quejan de que otros usuarios de la red social de microblogging publican tuits como si fuesen propios. Por el momento no hay un anuncio oficial por parte de Twitter pero una cuenta dedicada a detectar estos comportamientos ha detectado que algunos de los contenidos relacionados con este comportamiento habrían sido borrados y todo indica a que no han sido los propios tuiteros quienes lo han hecho. Podría tratarse de los primeros ejemplos en fase de prueba de una nueva práctica derivada de la propia autoridad legal de Twitter con respecto de los contenidos publicados por sus usuarios.