El Centro Europeo de Ciberseguridad finalmente estará en Bucarest y no en León

CiberguerraProyectosSector PúblicoSeguridad

Por un estrecho margen en la votación el Centro Europeo de Ciberseguridad se instalará finalmente en la capital de Rumanía, por delante de Bruselas y de otras ciudades candidatas como León.

La decisión final parece haberse decantado entre Bruselas o Bucarest, con victoria definitiva de esta última, aunque otra de las ciudades que albergaba a hacerse con la sede de la oficina comunitaria rectora de la ciberseguridad era León.

La decisión del Comité de Representantes Permanentes (COREPER) ha sido que el Centro Europeo de Competencia Industrial, Tecnológico y de Investigación en Ciberseguridad tenga su sede en Bucarest, por 15 votos frente a los 12 de Bruselas. Además de León competían otras ciudades europeas como Luxemburgo, Munich, Varsovia o Vilnius.

La votación se ha celebrado tras una reunión de los veintisiete embajadores comunitarios ante el COREPER y tras escuchar la opinión del representante de la Comisión Europea, dándose una primera ronda de votaciones en la que Bruselas aventajó a Bucarest. Por detrás quedaron en cuanto a preferencias Vilnius con cinco votos y León con dos.

El Centro Europeo de Ciberseguridad está financiado con los fondos comunitarios para Innovación y Desarrollo de la Europa Digital, coordinándose con los centros nacionales de ciberseguridad (como el INCIBE español), ofreciendo información y aportando expertos sobre ciberseguridad.

León y la ciberseguridad

La candidatura de León tenía previsto que este organismo con sus 50 funcionarios se instalase en las antiguas dependencias del ferrocarril. Se estimaba un impacto económico de 300 millones de euros durante los primeros años de funcionamiento. De haberse ubicado ahí, León podría considerarse con merecimiento la ciudad europea de la ciberseguridad, puesto que es donde se encuentra la sede del INCIBE, el Instituto Nacional de Ciberseguridad, instalado allí en 2006.

No obstante otras consideraciones, también puede haber influido en la decisión el hecho de que Rumanía cuenta con escasa presencia de sedes pertenecientes a organismos comunitarios. España, por su parte, ya cuenta con una decena de oficinas de instituciones comunitarias, algunas tan relevantes como la  EUIPO (Oficina Europea de Propiedad Intelectual) en Alicante y la OSHA (Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo) en Bilbao.