El consumo eléctrico en Nochebuena cayó un 30 % con respecto a años anteriores

Gestión EmpresarialProveedor de ServiciosProyectosRedes

Si la cantidad de energía eléctrica que se consume nos permite calcular la actividad (privada, comercial, industrial…) caben pocas dudas de que la Nochebuena de 2020 ha sido una de las más tranquilas desde hace décadas.

El análisis de la demanda de energía eléctrica en la pasada Nochebuena permite extraer conclusiones sobre el comportamiento social de esta Navidad tan peculiar dentro de este año 2020 tan singular.

Teniendo en cuenta las limitaciones impuestas por la pandemia en cuento a restricciones de movilidad y limitación de la cantidad de familiares y allegados que podían reunirse, los picos de consumo reflejan un aumento de demanda al comienzo de la noche con un acusado descenso en las primeras horas de la madrugada. Cifras que contrastan con la media de los cinco años anteriores.

La primera cifra refleja que a diferencia de otros años las celebraciones estaban teniendo lugar en los hogares en lugar de en la calle, bares o restaurantes, además de no dejar las compras para última hora. A cambio, el descenso en las primeras horas de la madrugada puede interpretarse como la ejemplificación de que las celebraciones en casa terminaron pronto y la gran mayoría de los españoles optaron por no trasnochar. Debido también al “toque de queda” fueron muchas las familias que en el entorno de la 1:30 regresaron a casa y no prolongaron el consumo eléctrico.

El pico de demanda fue de 29.431 MW a las 18:49 horas, anticipándose entre 10 y 30 minutos al pico máximo promedio en los cinco años anteriores. A partir de ahí la demanda fue descendiendo progresivamente: 25.529 MW de demanda a las 22:00 horas y 23.072 MW. Un consumo mayor que el promedio de años anteriores debido a que la imposibilidad de agrupaciones familiares numerosas multiplica el número de hogares consumiendo energía.

En cuanto a la “desconexión”, a partir de la 1:30 am ya había un 29,37 % menos de consumo, dos puntos menos que el promedio de los cinco años anteriores, cuando el descenso del consumo oscilaba entre el 5 y el 7 % a partir de esa misma hora.