“El inicio de las movilizaciones en Túnez fue el suicidio a la bonzo de un comerciante, en España ha sido la Ley Sinde”

Enrique Dans, profesor de Sistemas de Información en IE Business School desde el año 1990 y más que activo internauta, es una de las caras visibles de la plataforma No les votes, una de las que ha impulsado la movilización del 15M, que se cristalizó el pasado domingo en concurridas protestas en 50 ciudades españolas.

En una entrevista concedida a Silicon News, Dans analiza el germen de estas movilizaciones con vistas de contagiarse al resto de países europeos y su repercusión en las inminentes elecciones locales y autonómicas del 22 de mayo. En Madrid, centenares de personas siguen acampadas en la Puerta del Sol. “La gente quiere un cambio”, asegura.

– ¿Cuál cree que es el germen del movimiento Democracia real ya?

Sus raíces están en la universidad. Aunque el origen de todo el movimiento es anterior, la movilización se origina cuando todo lo relativo al movimiento anti Sinde, de la resistencia a la Ley Sinde. A partir del momento que es aprobada, se convierte una demostración para muchos españoles que lo estaban siguiendo de cómo los políticos de los tres principales partidos que se supone que representan a un porcentaje enorme de la ciudadanía, pactan para votar en contra de los intereses de la ciudadanía y y éstos lo están expresando en la red, incluso en la calle. La gente se da cuenta y dice: esta política no nos vale.

En ese momento empieza toda la iniciativa de No les votes, que publica unos manifiestos y a partir de ahí surge la gente de Juventud sin futuro y los de la Democracia real ya. Nosotros nos hemos limitado a publicar un par de manifiestos  y a dejar que la gente actúe, hable, suba fotos y haga sus vídeos. La gente de Juventud sin futuro consigue organizar una protesta en la calle con mucha gente y que acabó con algunos incidentes y a partir de ahí, en mes y pico, la gente de Democracia real ya consigue una manifestación, la del día 15, que fue mucho más multitudinaria y mucho más importante.

– ¿Puede compararse, aunque sea en esencia y por el papel que juega internet, este movimiento a los vividos en Túnez y Egipto?

Totalmente, pero con la salvedad de que en los países árabes había un gobierno que tirar, una autocracia. Aquí no, esto es un país con una democracia sólida y madura, con unas instituciones en principio respetables pero que está demostrado con el tiempo que la democracia se ha ido corrompiendo hasta convertirse en una partidocracia, en un régimen en el que los grandes partidos se alternan en el poder con una ley electoral que lo permite sin que ningún otro pueda entrar.

Además se comportan como grandes empresas completamente ineficientes, completamente corruptas y que ya no responden a los intereses de los ciudadanos sino que responden a intereses de los lobbies que les pagan la campaña o que les financian su estructura. La diferencia es esa. Para que la gente sea consciente de que puede hacer cosas necesita algo que lo dispare y en Túnez pudo ser el suicidio a lo bonzo de un vendedor que pasaba vendiendo fruta en su carrito  y aquí fue la Ley Sinde. A partir de ahí el uso de la red es exactamente igual con la diferencia que España es un país con muchos mejores medios y mayor implantación de redes sociales.

– La protesta se ha producido en plena campaña electoral y esto ha motivado a que muchos partidos políticos se acerquen al movimiento y se identifiquen con el mismo. Algo paradójico cuando se trata de un movimiento precisamente contrario a la clase política.

Es una cosa que siempre pasa. En el caso de Egipto hubo algunos momentos en los que parecía que las protestas estaban encabezadas por los musulmanes y en otros momentos se transmitía la idea de que era un tema plural y que había de todo. Aquí ha pasado lo mismo, siempre hay gente que se acerca que cree que puede ganar algo de ahí. Siempre habrá alguien que diga: como las multitudes avanzan en esta dirección yo me pongo delante y parece que soy el cabecilla.

Pero esto es una sociedad hiperconectada y en un movimiento como este en el que la gente está completamente conectada con móviles, twiteando, colgando cosas en Facebook, subiendo fotos, etc. es francamente ridículo, no dura nada. Se desactiva de una manera casi inmediata. Llega Willy Toledo a la plaza y empieza a hacer activismo de toda la vida y la gente automáticamente empieza a twitear barbaridades sobre él y a decir que no los representa nadie. Ahora todo se hace de una manera transparente.

Page: 1 2

Nerea Bilbao

Redactora Jefe. Tras pasar por la radio y la comunicación corporativa me quedé atrapada en la Red. Ahora escribo en Silicon sobre empresas tecnológicas y finanzas. Interesada por todo lo relacionado con el ciberpoder y la relación de las tecnologías con los centros de poder.

Recent Posts

Conocer a los clientes, destino del 40 % del presupuesto TIC de las empresas

Retener a un cliente cuesta entre seis y siete veces menos que adquirir un nuevo…

2 horas ago

España, uno de los 10 países que más tráfico de e-commerce generan

El 70 % de los clientes de comercio electrónico efectúan sus compras desde el teléfono…

3 horas ago

Vodafone comienza a comercializar electricidad

Con la Tarifa Luz de Vodafone Energía se incorpora en una única factura la de…

3 horas ago

Rechazar el teletrabajo reduce al talento disponible en una cuarta parte

Entre quienes prefieren el teletrabajo o se muestran indiferentes suman un 93 %, con sólo…

4 horas ago

Luis Álvarez Satorre presidirá NEORIS en la región EMEA

Antes fue presidente de BT Global Services y director ejecutivo de SIA.

9 horas ago

7 de cada 10 compañías aumentarán sus inversiones en tecnología en 2023

La Web3, el multiverso o la inteligencia artificial son algunos de los focos de interés.

9 horas ago