Elon Musk, persona del año de la revista Time

Innovación

La revista Time elige a Elon Musk como Persona del Año 2021.

Controvertido fundador y CEO de Tesla, SpaceX, SolarCity o Starlink, Elon Musk ha sido escogido por la revista Time como Persona del Año 2021.

Hombre más rico del mundo, fundador de revolucionarias empresas que han contribuido a popularizar la automoción eléctrica semiautónoma, la carrera espacial privada (incluyendo viajes tripulados por civiles), la generación doméstica de energía solar o la conexión a Internet vía satélite desde cualquier rincón del planeta, se ha convertido en uno de los personajes más populares del sector tecnológico, para algunos casi un Tony Stark del mundo real, para otros un vendehumos que cualquier día acabará en prisión por estafa.

De hecho en los últimos tiempos, y a golpe de tuit, ha conseguido ocasionar descalabros y momentos de éxito en el volátil mercado de las monedas virtuales, donde el Bitcoin y el Dogecoin han sufrido vaivenes importantes a causa de tuits publicados por Musk que podían contener apenas una única palabra que, cual efecto mariposa, provocaba subidas o caídas en la cotización de estos activos digitales.

El sueño del espacio

Mientras tanto, y entre legiones de devotos admiradores y no menos apasionados detractores, Musk continúa manteniendo (a veces en precario equilibrio) activos los diferentes frentes de disrupción en los que anda metido, al parecer con un único y gran objetivo por encima de todo: contribuir a convertir a la Humanidad en especie interplanetaria, minimizando la contaminación en la Tierra mientras facilita la colonización de Marte.

Con una larga trayectoria (donde se alternan éxitos y zozobras) desde que fundó PayPal en 1999, el año 2021 ha estado trufado momentos muy importantes para Musk. Desde el contrato firmado con la NASA por Space X que permitirá por primera vez desde 1972 llevar una tripulación humana a la Luna, hasta el plan anunciado por el gigante del alquiler de coches Hertz de añadir 100.000 unidades de automóviles Tesla a su flota. Desde la controvertida venta de un 10 % de sus acciones en Tesla tras consultar a sus seguidores en Twitter a su decisión de vender todas sus propiedades inmobiliarias y trasladarse (tanto él como sus empresas) a la próspera Texas, huyendo de los impuestos de California.

Asuntos de familia

Un año en el que se ha “semiseparado” (según afima el propio Musk) de su última esposa, la artista Grimes, madre de su séptimo hijo, cuyo inaudito nombre es X AE A-Xiii (y que, al parecer, recibe el apelativo familiar de simplemente “X”) y a quien, tras pronunciar por primera vez la palabra “car” (coche), Musk no ha tardado en proceder a enseñarle a decir “rocket” (cohete), en consonancia con su obsesión por colonizar el planeta rojo como forma de llevar a la Humanidad más allá de este guijarro donde ha nacido.

Mientras sus automóviles eléctricos Tesla son cada vez más vendidos en todo el mundo (800.000 unidades en 2020), adelantando holgadamente a los grandes del motor (General Motors, Volkswagen, Hyundai…), llenando la órbita con más de 42.000 satélites de la constelación Starlink que permiten conexión a Internet de banda ancha en cualquier rincón del planeta y los cohetes Space Dragon (con sus primeras fases reutilizables y capaces de aterrizar espectacularmente de forma controlada) se elevan con cada vez más carga, más tripulantes y más misiones, con el objetivo de llegar a orbitar la Luna en 2023… o llegar a Marte dentro de cinco años.

Y mientras tanto le queda tiempo para convertirse en el hombre más rico del mundo. Decididamente, 2021 es un año importante en la vida de Elon Musk, pero puede que aún le queden otros en un futuro no tan lejano igualmente importantes.

Lea también :