El cuerpo como interfaz de usuario y otras tendencias para 2018

Innovación

Un informe de Ericsson apunta a la posibilidad de usar “el lenguaje corporal, la expresión, la entonación y el tacto para interactuar con dispositivos tecnológicos igual que si fueran humanos”.

Como viene siendo habitual, Ericsson ha publicado su estudio sobre tendencias que cabe esperar para los próximos meses, bajo el título 10 tendencias de consumo para 2018 y más allá.

Según este estudio, los consumidores quieren interactuar con los dispositivos usando su cuerpo como interfaz. “Más de la mitad de los actuales usuarios de asistentes de voz inteligentes creen que usaremos el lenguaje corporal, la expresión, la entonación y el tacto para interactuar con dispositivos tecnológicos igual que si fueran humanos”, señala Ericsson. Y 2 de cada 3 indican que es algo que ocurrirá en un plazo menor a tres años.

Otra tendencia a tener en cuenta es la de la “audición aumentada”, ya que la mayoría de los consumidores desea que los auriculares traduzcan idiomas al instante.

En tercer lugar está el fenómeno de los “novatos para siempre”. Cerca de un tercio de las personas creen que la nueva tecnología dificulta mantener al día las habilidades. Cerca de la mitad, por ejemplo, señala que internet ayuda a aprender y también a olvidar habilidades a gran velocidad.

Las “redes sociales en directo”, los “anuncios inteligentes”, la “comunicación ‘fantasma'”, la “sociedad del ocio” y “tu foto es una habitación” son otras tendencias destacadas. En este sentido, se apunta a la utilidad de la inteligencia artificial para comprobar datos que se suben a las redes sociales, el realismo máximo de una publicidad que llegará a reemplazar al propio producto, el hecho de no diferenciar entre seres humanos y máquinas, la incorporación laboral de los robots que maximizan el tiempo libre de las personas y el aprovechamiento de la realidad virtual para meterse dentro de las fotografías que se toman.

“Hoy en día tenemos que conocer todos los entresijos de los dispositivos que usamos. En cambio, en el futuro serán los dispositivos los que te conocerán a ti”, destaca Michael Björn, director de Investigación del Ericsson ConsumerLab. “Para hacer esto realidad, los dispositivos han de ser capaces de transmitir datos complejos de interacción humana al procesamiento en la nube, y responder de manera intuitiva en milisegundos, incrementando las necesidades de conectividad de la siguiente generación”.

Las “calles en el aire”, por su parte, deberían hacerse realidad a medida que se popularicen los drones o se creen vehículos voladores.

Finalmente, “el mundo conectado necesitará energía móvil”, dice Ericsson, que habla de un “futuro con carga”. Hasta 8 de cada 10 consumidores piensan que a lo largo del próximo lustro se conseguirán baterías de larga duración.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor