Estas son las nuevas leyes tecnológicas que aprobará en 2022 la UE

LegalRegulación

En el año 2022 la UE tiene prevista la aprobación de un conjunto de nuevas leyes que regularán la tecnología.

La presencia cada vez mayor de la tecnología en todos los ámbitos de la vida obliga a ampliar la regulación que existe sobre ella, lo que conducirá a lo largo del año 2022 a que desde el marco legislativo de la Unión Europea se apruebe un conjunto de nuevos textos legales, actualmente el proceso de desarrollo. Serían los siguientes:

  • Ley Europea de Chips: La Unión Europea se ha fijado el reto de convertirse en un actor relevante dentro de la industria mundial de semiconductores, de manera que se disminuya la dependencia de los suministros extranjeros, principalmente asiáticos. Mediante esta legislación se establece el objetivo de que en Europa se produzca el 20 % de los microchips de todo el planeta para el año 2030, un objetivo más que ambicioso puesto que en la actualidad ese porcentaje representa únicamente el 10 %.
  • Ley de Libertad de Prensa: Aunque en la actualidad está vigente la ley europea de comunicación audiovisual, con este nuevo texto legislativo se establecerá un mecanismo de supervisión de la propiedad de los medios de comunicación a fin de garantizar el pluralismo en los mismos, reduciendo los riesgos de politización y favoreciendo la diversidad.
  • Ley de Ciberresiliencia Europea: Se trata de establecer un estándar común de ciberseguridad para su aplicación a los dispositivos conectados. La Comisión Europea busca establecer una serie de reglas que deberán observar los fabricantes de dispositivos conectados de manera que se minimicen las vulnerabilidades del software, garantizando la eliminación de datos personales y otros datos cuando concluya la vida útil de los dispositivos.
  • Armonización en la digitalización de las administraciones públicas: mediante esta normativa y se favorecerá que las distintas herramientas nacionales implicadas en la digitalización de las administraciones públicas sean compatibles entre todos los países de la unión europea, tanto a nivel legal como organizativo, semántico y técnico. Sería el siguiente paso al marco europeo de interoperabilidad definido en el año 2017.

Lea también :