¿Cómo deben las organizaciones blindar sus datos?

Datos y Almacenamiento

Juan Carlos Sánchez de la Fuente, Regional Director España y Portugal de Cloudera, sobre la importancia de concienciar sobre la seguridad en materia de datos.

Como ocurre con cada año entrante, tenemos muchas expectativas puestas en las oportunidades que nos pueden deparar los meses venideros. Sin embargo, en lo que se refiere a cuestiones de seguridad, está claro que las amenazas cibernéticas no nos van a dar ningún respiro en este 2022. Por ello, fechas tan señaladas como el Día de la Privacidad de los Datos (28 de enero) o el Día de la Internet Segura (8 de febrero) se fijan deliberadamente al comienzo del año como una medida para concienciar sobre la importancia de la seguridad en materia de datos.

A diferencia de los años anteriores, esta preocupación ha aumentado considerablemente en la mayoría de las compañías. Además, los requisitos legales y las nuevas normativas imponen necesidades cada vez más exigentes en lo que se refiere a la confidencialidad y la protección de datos personales. Al mismo tiempo, los cambios en las tecnologías de la información, así como las nuevas formas de trabajar han agudizado la preocupación sobre este gran desafío. Como consecuencia, la ciberseguridad se ha convertido en una prioridad para todas las organizaciones.

La pandemia ha impulsado el teletrabajo por un periodo de tiempo difícil de prever. Y es que la posibilidad de trabajar a distancia no solo es posible, sino imprescindible para muchas organizaciones. Este desarrollo ha provocado que las redes empresariales crezcan y se diversifiquen con numerosos dispositivos conectados en remoto, lo que implica una mayor vulnerabilidad ante amenazas externas.

La buena noticia es que muchas organizaciones han aprovechado la coyuntura de la pandemia para evolucionar e introducir innovaciones y modelos de negocio basados en datos. El reciente estudio Data Maturity Index de Cloudera respalda con cifras esta circunstancia. De esta manera, el 79% de las compañías tecnológicas en España pretende alojar sus datos y análisis en arquitecturas híbridas. Asimismo, la mayoría de los responsables de tecnología (90%) considera que la gestión de datos en la nube es una prioridad para su organización. Llegados a este punto, nos preguntamos; ¿cómo deben blindar las organizaciones sus datos?

Las empresas que quieran establecer normas realmente eficaces para la seguridad de sus datos deberán ser capaces de identificar los datos sensibles y ubicarlos a partir de las infraestructuras heterogéneas de su empresa. Solo entonces podrán crear normas eficaces para la seguridad de sus datos. Este proceso es una batalla constante contra los cibercriminales, que fácilmente pueden generar perfiles personales muy detallados a partir de datos aleatorios de los usuarios, como su dirección postal u otros datos personales, y utilizarlos para sus propios fines.

La mejor herramienta que tienen las organizaciones para contrarrestar estos ataques es la automatización de sistemas integrados en una Enterprise Data Cloud, asegurando un Gobierno adecuado. La protección de datos automatizada, bajo este paraguas, posibilita el uso de herramientas analíticas allí donde hagan falta. Además, permite definir las reglas de la infraestructura de análisis, así como el acceso a los datos una sola vez. De esta manera, el tiempo requerido para clasificar los datos se reduce considerablemente, ya que se implementan normas de acceso mucho más efectivas.

El concepto Enterprise Data Cloud garantiza el buen gobierno de los datos, al mismo tiempo que favorece una seguridad con plenas garantías a lo largo de todo el ciclo de vida de los datos. Y lo hace en un momento en el que el volumen de datos que gestionan las compañías está en un imparable crecimiento.

Autor