Eficiencia energética en el sector industrial, la palanca de cambio

Green-ITInnovación

Román Cazorla, responsable del segmento MOEM en Eaton Iberia, nos habla de la necesidad de mejorar prestaciones y eficiencia en el internet industrial de las cosas, el siguiente gran salto del sector industrial.

La eficiencia energética se ha convertido en un objetivo primordial en todos los sectores. No en vano, el nuevo Pacto Verde Europeo, la hoja de ruta para conseguir la descarbonización de la economía europea con la que la Unión Europea la quiere convertirse en el primer continente neutral en clima para el año 2050, ya sitúa la eficiencia como uno de sus principales ejes de actuación.

En este contexto, el sector industrial no es una excepción. De hecho, se trata de uno de los principales consumidores energéticos de nuestro país, y entre sus principales metas está el encontrar la fórmula para revertir dicha situación hasta ser más eficiente. En concreto, el sector es responsable del 31% del consumo de energía según El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. En esta línea, la nueva directiva de diseño ecológico de la UE, que entrará en vigor en 2021, plantea ahorros de energía adicionales en la industria de fabricación de maquinaria (en particular para los motores eléctricos y reguladores de velocidad).

La digitalización de las fábricas y de sus procesos productivos ha traído consigo la oportunidad de elevar no solo la competitividad, sino también la eficiencia y la sostenibilidad a un nuevo nivel, todo ello gracias a la automatización de procesos. En este panorama, el IoT y el IIoT han cobrado un protagonismo sin precedentes; según un informe reciente de EAE Business School, el motivo principal por el que las compañías españolas adoptan la tecnología IoT es precisamente la automatización de los procesos, con un 26%.

Según el último informe de Mordor Intelligence, el mercado del IoT aplicado al sector energético crecerá en el próximo quinquenio a una tasa promedio de 17,24% hasta alcanzar los 39.090 millones de dólares en 2025. Es precisamente en la producción y en el sector manufacturero dónde se está implementando la mayoría de la tecnología de IIoT. Al estar conectadas a software de gestión, las máquinas habilitadas para IIoT son capaces de anticipar problemas potenciales y ponerles solución gracias a sus capacidades superiores de inteligencia, conectividad y gestión.

La disponibilidad de prestaciones como son la interconexión y comunicabilidad entre dispositivos; la gestión del cloud, la monitorización constante e inteligente o simplemente las mejoras en visualización de datos y manejo de máquinas a través de las tecnologías capacitivas ofrecen innumerables ventajas y oportunidades a la hora de mejorar la gestión de procesos industriales y, por ende, la eficiencia energética de las fábricas en su totalidad. Es precisamente en la innovación para la eficiencia donde desde fabricantes hasta legisladores debemos arrimar el hombro para favorecer un panorama cada vez más verde.

En este sentido, algunas compañías ya estamos trabajando al respecto y estamos sacando al mercado soluciones que fomenten esa innovación. Sin ir más lejos, desde Eaton tenemos el easyE4, con el que buscamos facilitar las tareas de control lo máximo posible gracias a una interfaz Ethernet integrada que también ofrece acceso al Internet industrial de las cosas (IIoT).

Creo que el potencial del ahorro energético que ofrecen las nuevas tecnologías en el sector industrial es una de las grandes oportunidades en la nueva era digital. Perseguir la eficiencia energética en este ámbito es un paso imprescindible para, a través de la oferta de soluciones inteligentes que reduzcan cada vez más la demanda de recursos y de energía, hacer de la industria del futuro una más sostenible.

Autor
Saber más 
Saber más