Inversiones clave para impulsar la recuperación del canal

Empresas

Pablo Collantes, director de canal de HPE Aruba para el sur de Europa, se centra en las tendencias y tecnologías que impulsarán al canal de distribución tecnológico para superar los momentos convulsos que nos toca vivir.

A medida que los clientes de EMEA siguen lidiando con el actual panorama de pandemia en constante evolución y sus inversiones se desplazan para apoyar las nuevas necesidades de infraestructura de un mundo digital, la recuperación de los negocios del canal está siendo un viaje variado y escalonado. Para algunos miembros del canal, la actividad se ha ralentizado de inmediato, mientras que para otros ha tenido que acelerarse a fin de mantener el ritmo de consolidar, reestructurar, o ampliar los activos existentes para servicios para el comercio minorista y la educación. Sin embargo, a pesar del impacto variado en sus negocios, el deseo de crecimiento dentro del canal sigue siendo fuerte.

Para Aruba, mantenernos cerca de nuestras redes de socios a través de nuevas formas virtuales ha sido fundamental para comprender mejor lo que necesitan en aras de permitir este crecimiento, pero también lo ha sido comunicar nuestra propia visión de lo que nos espera en esta época de increíble transformación ¿Qué tecnologías podemos esperar que salgan a la luz y cómo impulsarán las decisiones que tomen las empresas sobre su infraestructura de TI?

Aruba ha realizado recientemente una encuesta a 2.400 responsables de la toma de decisiones de TI (ITDM) en más de 20 países para averiguar cómo se han adaptado a las nuevas demandas de TI y de las empresas a raíz de la COVID-19, qué decisiones de inversión están tomando como resultado y qué modelos de consumo se están considerando ahora, todo ello con el telón de fondo de la navegación por la nueva era de los datos. Algunas de las principales conclusiones tendrán una relevancia significativa para los miembros del canal, ya que buscan evolucionar sus servicios en curso y volver a crecer, por lo que he esbozado tres de las conclusiones más relevantes:

1. Los servicios de suscripción se están disparando. Los ITDM, que han informado sobre el impacto más significativo de la pandemia, no sólo son los que tienen más probabilidades de invertir más en nuevas tecnologías, sino que también están más dispuestos a buscar modelos de consumo que les den un mayor control financiero.

Cuando se les preguntó qué modelos de consumo de TI tenían más probabilidades de explorar a la luz de la COVID-19, sólo el 8% de los encuestados dijeron que planeaban continuar únicamente con las inversiones en capex. Por el contrario, el 55% dijo que exploraría un modelo SaaS ya sea para hardware o software. El estudio también desveló que la proporción media de servicios de TI consumidos a través de la suscripción se acelerará en un 41% en los próximos dos años, desde el 29% del total actual hasta el 41% en 2022.

Aunque todos sabíamos del potencial de la transformación digital a explotar, la aceleración ha sido mucho más rápida de lo que cualquiera de nosotros podría haber imaginado. Y ha traído consigo una urgencia aún mayor para el canal en aras de decidir el papel que podemos desempeñar para cumplir con las expectativas de los clientes, que son completamente diferentes de las de dos años atrás. A medida que la pandemia obliga a las organizaciones a evolucionar sus modelos de negocio para ser más ágiles, adaptables y aptos para acometer

sus propósitos, el modelo as a services se va consolidando. Por lo tanto, es fundamental que los partners desarrollen un modelo como servicio robusto, manteniendo al mismo tiempo abiertas sus opciones para formas más tradicionales de hacer negocios.

2. Las redes basadas en la nube están en aumento. Cuando se les preguntó dónde querían gastar su dinero, el 83% de los encuestados en todo el mundo dijeron que era probable que aumentaran sus inversiones en redes basadas en la nube durante el próximo año, lo que subraya la importancia de la nube para la gestión remota a escala. Sin embargo, el aumento de las redes basadas en la nube conlleva su propio conjunto de desafíos, ya que las empresas luchan por responder a las necesidades de una fuerza de trabajo distribuida, así como por habilitar sin problemas el distanciamiento social y las interfaces sin contacto, todo ello manteniendo un perímetro seguro.

Para aprovechar este aumento de la inversión, los socios deben decidir una estrategia clara basada en la nube para asegurarse de que disponen de las herramientas y el software de gestión adecuados para ayudar a los clientes en esta transición. La necesidad de ofrecer soluciones on-premise, off-premise e híbridas a escala, para una amplia gama de requisitos de los clientes, también significará que tienen que seleccionar proveedores que ofrezcan un cierto nivel de flexibilidad y elección en lo que se refiere a hardware, software y licencias.

3. Las organizaciones se están preparando para un futuro en el Edge. Impulsado por el incesante crecimiento de los datos creados en los dispositivos conectados, en los próximos años la generación, transmisión, procesamiento y almacenamiento de datos en el Edge se hará omnipresente, y las organizaciones ya lo están reconociendo. De hecho, nuestros hallazgos mostraron que el 82% de los líderes de TI identificaron la implementación de sistemas integrados para manejar datos en el Edge como un requisito urgente.

Y, lo que es alentador, el 72% de los responsables mundiales de TI están utilizando activamente las tecnologías del Edge para obtener nuevos resultados, mientras que otro 16% está planeando hacerlo en el próximo año.

Aunque todavía se considera en gran medida una tendencia incipiente, los que ya utilizan la tecnología han identificado mayores beneficios, como la mejora de la eficiencia y los costes operativos (53%), una mayor agilidad y un aumento de la seguridad (44%) y la capacidad de crear nuevos productos, servicios y flujos de ingresos (40%).

Pero para obtener estos beneficios hay una serie de cuestiones urgentes que hay que abordar. Por ejemplo, el 92% de los responsables de la toma de decisiones en materia de tecnología de la información consideraron que su organización carece de las competencias necesarias para desbloquear el poder de los datos, y citaron el aprendizaje automático y la inteligencia artificial como áreas de especial preocupación. Además de lidiar con estas carencias de habilidades, las organizaciones también tienen preocupaciones en torno a las vulnerabilidades de seguridad al conectar los dispositivos de IOT en el Edge, con el 33% destacando esto como la barrera principal para la implementación.

Para prepararse para lo que se avecina, los partners deben tener un profundo conocimiento de las necesidades de los clientes a fin de proporcionarles las soluciones para desplegar y acceder a las redes de manera eficiente, a distancia, sin problemas y de manera segura. Los datos están pasando del centro de datos al Edge, y los clientes están buscando ideas y

soluciones en relación con las tendencias emergentes. Es necesario liderar, intervenir y proporcionar estas percepciones y asumir un papel para compartir las enseñanzas y ofrecer las aptitudes clave que puedan faltar.

Volviendo al crecimiento

Sin que se vislumbre el final de los turbulentos tiempos actuales, los miembros del canal deberían estar asesorando a sus clientes sobre productos y servicios que soporten modelos de menor coste, que los preparen para las tecnologías futuras anticipadas y que los apoyen para permitir cosas como el trabajo remoto sin complicaciones. Al abrazar una nueva realidad en la que la infraestructura de TI es fundamental para la capacidad de recuperación, los miembros del canal se enfrentan a un delicado acto de equilibrio: poner en marcha la nueva infraestructura y las herramientas necesarias para apoyar a los clientes en la nueva normalidad en un momento en el que las inversiones están bajo un intenso escrutinio. Pero aquellos que logren hacerlo cosecharán los frutos.

Autor
Saber más 
Saber más