La innovación digital será clave para la recuperación post COVID-19

Innovación

Gloria Diaz, gerente de CONETIC, recuerda en esta tribuna la importancia de adoptar las últimas tecnologías de la información para afrontar el reto provocado por la crisis del coronavirus.

Aunque resulte ya un poco manido aquello de que toda crisis es también una oportunidad, lo cierto es que en esta crisis sanitaria hemos visto cómo la tecnología está desempeñando un papel clave en el mantenimiento de la operativa de muchas empresas, y la COVID-19 ha evidenciado, como no se había conseguido antes, la importancia de la tecnología y la transformación digital de los negocios, de sus procesos y sus servicios… un cambio que ya estaba teniendo lugar en muchos países y en muchas empresas pero a diferentes velocidades, y que ahora la pandemia ha aflorado otorgándole una relevancia mayúscula y ha marcado un punto de inflexión: o desde los gobiernos e instituciones se apuesta de forma decidida por un ambicioso plan de apoyo a la digitalización e innovación de las Pymes (la empresa mayoritaria en nuestro país), o nos encontraremos con que muchas de estas empresas serán incapaces de seguir adelante y competir en el mercado y estarán condenadas a la desaparición.

La innovación digital está llamada a ser la clave de la recuperación post COVID-19. Así lo entienden las empresas que participaron en el Barómetro elaborado por CONETIC sobre el impacto de la COVID-19. Al preguntarles sobre las medidas adicionales que debería anunciar y poner en marcha el Gobierno la mayoría reclama un Plan de Digitalización para la Empresa y la Sociedad Española, con ayudas para la transformación digital de la pyme y con medidas específicas para startups y para las empresas con gran afectación en su negocio.

Un verdadero plan de digitalización pasa por poner en marcha políticas, programas y apoyos institucionales y educativos para fomentar la formación y capacitación tecnológica de los profesionales actuales y de los futuros por ayudar a las empresas a innovar y mejorar su productividad mediante la aplicación de la tecnología. La realidad es que las Pymes no tienen suficientes recursos y precisan de ese apoyo para poner en marcha el proceso de cambio que requiere la digitalización. En los programas de innovación financiados por la UE las Pymes representan hasta ahora el 20% del presupuesto, por ello en la pasada cumbre del Consejo Europeo del día 26 de mayo para analizar los presupuestos 2021-2027, CONETIC de la mano de su asociación europea, DSME, reclamó un compromiso mayor e incrementar los fondos destinados a la innovación digital de las Pymes al 50%.

Somos conscientes de que la crisis sanitaria originada por la COVID-19 está afectando notablemente a la economía de Europa y a sus Pymes, que suponen el 99% de las empresas de la UE, y serán las que sufrirán mayormente sus consecuencias. De hecho, según el ya mencionado Barómetro de CONETIC, las empresas del sector tecnológico en un 43,2 % afirman que la crisis del coronavirus tendrá un impacto negativo en sus resultados Analizando la disminución de ingresos, un 39,5 % de las empresas estima una reducción de resultados entre un 10% y un 20%; un 18,5 % prevé una caída de sus resultados entre un 20% y un 30%; y un 14,8% calcula una disminución entre un 30% y un 40%.

Y si ponemos el foco en ese plan de digitalización e innovación, no hay que olvidar tampoco que el sector TIC está representando por un elevado porcentaje de Pymes y que son éstas las que están desarrollando tecnologías y soluciones que impulsan la transformación digital de otros sectores. Son precisamente estas Pymes TIC los verdaderos facilitadores de la transformación digital y constituyen la capa base que garantizará el futuro digital de Europa y de la recuperación económica tras la crisis sanitaria de la COVID-19.

Tampoco podemos pasar por alto el hecho de que las Pymes sufren una grave escasez de talento digital. La brecha de talento digital implica la pérdida y la falta de más de un millón de trabajadores TIC cualificados en los próximos años. Según el estudio “Europe’s digital progress

report 2017”, el 37% de la fuerza laboral europea tenía un nivel insuficiente en cuanto a habilidades digitales y el 11% carece totalmente de ellas. En una línea similar, desde el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional se advierte de que el 90% de los empleos demandará a corto plazo algún tipo de competencia digital y que para 2025 el 84,6% del empleo total de la UE será realizado por personas con formación media y alta en tecnología, mientras que en España representará el 69,8%.

Precisamente desde CONETIC hemos trabajado junto a DSME y EASME en la elaboración de un Estudio para la Comisión Europea de apoyo a la capacitación digital del personal de las Pymes. Unas medidas para apoyar la adopción de habilidades digitales especializadas, que han partido de un análisis de los obstáculos a los que se enfrentan las Pymes para la adquisición de estas habilidades previo al diseño de un plan de actuación con el que poder potenciar las habilidades digitales especializadas en materia de Ciberseguridad, IoT y Big data dirigido a la Pyme.

Como consecuencia de la pandemia muchas empresas han conducido a sus trabajadores hacia el teletrabajo, pero esto no es transformación digital. Las empresas tendrán que apoyarse en aliados tecnológicos para transformar sus negocios, la recogida masiva de información del mundo físico, el análisis y tratamiento de esos datos para la mejora del negocio, el uso de impresoras 3D para elaborar prototipados o el uso de la robótica para mejorar los procesos de producción. Son sólo algunas de las aplicaciones de las tecnologías que permitirá este cambio. De ahí la necesidad de contar con ese Plan nacional, porque no basta con conectarse desde casa con un ordenador o vender un producto por internet. La verdadera transformación digital requiere de capacidades digitales y de habilitadores tecnológicos para transformar los procesos que afectan, y cambiarán, todo el modelo de negocio de las compañías.

Si verdaderamente queremos salir reforzados de esta crisis el Gobierno y las instituciones deben poner en marcha un plan que desde CONETIC llevamos tiempo solicitando y que pasa por trabajar en colaboración con empresas, asociaciones y agentes del sector y educativos para ofrecer soluciones eficaces. Es la hora de garantizar que empresas y ciudadanos tomen conciencia y se conviertan en parte activa de este cambio que llamamos transformación digital.

Autor
Saber más 
Saber más