La nube acelera la transformación de cualquier tipo de empresa

CloudInnovación

La Covid-19 ha establecido un nuevo statu quo con relación a la expansión del Cloud como habilitador de la adopción masiva del teletrabajo, tal y como explica Hugo de los Santos, Director Telefónica Tech Cloud

Como respuesta a la pandemia, muchas organizaciones han tenido que adoptar e implantar, a marchas forzadas en algunos casos, niveles de teletrabajo superiores al 80% de su plantilla como la única opción viable para continuar prestando sus servicios y, de esta manera, seguir a flote. Esto ha sido posible gracias a tecnologías disponibles en el mercado como el Cloud Computing. De esta manera, la nube se ha convertido en los últimos meses en una herramienta clave en los planes de continuidad de las empresas. Las compañías que han entendido que el Cloud era clave y crítico para su negocio, no han tenido ningún problema en estar operativas en remoto desde el minuto cero.

Sin embargo, en España solo el 21% de las organizaciones tenía desplegadas e implementadas soluciones de virtualización del puesto de trabajo. Lo que llevó a que, en las tres primeras semanas tras la declaración del estado de alarma, se hubiera registrado un crecimiento del mercado de Cloud Computing equivalente al que esperábamos dentro de cinco años.

Este nuevo escenario ya ha establecido una nueva norma, donde innumerables organizaciones y, por ende, personas, han experimentado en la práctica el nivel de impacto y los innumerables beneficios que tienen las soluciones de Cloud en su día a día. Así lo avalan también los números. Gracias al Cloud Computing, por ejemplo, se ha podido desplegar 5.000 escritorios virtuales en la Seguridad Social en cuestión de minutos.

Además, se suma el crecimiento global de soluciones en infraestructura y servicios como Edge Computing, que ha sido del 14%. Por su parte, los servicios de la Cloud Pública han alcanzado crecimientos del 19%, mientras que las aplicaciones de telefonía cloud y las soluciones de teleconferencia web basadas en la nube han crecido un 8,9% y 24,3%, respectivamente, según datos de Gartner. En concreto, durante los primeros días del confinamiento el uso de aplicaciones de colaboración como Microsoft Teams, Google GSuite o Zoom multiplicaron su uso por 15.
No hay marcha atrás. El gasto en la nube se generalizará y mantendrá en todas las organizaciones españolas y las que aún no se han subido a la nube no encontrarán otra opción más rápida, eficiente y segura que esta. La Covid-19 nos ha llevado a realizar un “forzoso experimento” global de las ventajas del teletrabajo, pero también ha dejado en evidencia una obsoleta infraestructura tecnológica en un número importante de empresas españolas, especialmente pymes, que en pocas semanas han tenido que reestructurarse para poder operar en remoto, al tiempo que tienen que seguir invirtiendo para alcanzar los niveles de implantación necesarias que deberían haber acometido hace años.

Hemos tenido que esperar a que una situación sin precedentes pusiera de moda un concepto y una tecnología que lleva años en el mercado. Y es que en 2019 solo se destinó a soluciones de Cloud Computing el 17% del gasto total en TI, a pesar de todas las ventajas que la nube ofrece a las empresas. Y eso que España ha ido ganando bastante recorrido y la inversión que las pymes españolas están haciendo en digitalizarse es mayor que la media europea.

Por ejemplo, el gasto en Europa en este tipo tecnologías en los últimos años está en entre un 12% y un 14% y, por su parte, las pymes españolas rondan ratios del 20%. Pero, aun así, las cifras de partida son regulares. Es decir, que casi el 20% del tejido empresarial español no tenga ninguna solución de Cloud significa que casi el 80% de las organizaciones siguen haciendo una copia local de su información crítica en discos duros y no en la nube, lo que imposibilita disponer de los mismos en cualquier lugar y en cualquier momento, así como disponer de una copia de seguridad ante un imprevisto como un incendio o un desastre natural. El 20% de estas pequeñas empresas —entre 10 a 150 empleados— no solo han sido capaces de ganar en flexibilidad, elasticidad y agilidad para seguir operando en tiempos del Covid-19, sino que, además, han contado con un respaldo de sus datos.

Por su parte, en empresas de más de 250 empleados, entre el 70% y 80% de las mismas tienen soluciones de Cloud y, por extensión, cuentan con planes de continuidad de negocio, por lo que apenas han tenido problemas para trabajar en remoto y continuar haciéndolo hasta que se decida la vuelta a las oficinas dentro del contexto de la nueva normalidad que está estableciendo el gobierno.

Dentro de estas organizaciones, estamos hablando no solo de empresas que por su tamaño tienen que contar con infraestructuras de TI avanzadas, sino que, por su actividad, como la banca, las telecomunicaciones, la educación y la salud, que son estratégicas y críticas en cualquier país de Europa, tiene que estar disponibles las 24 horas del día los 7 días de la semana y esto solo se consigue con el Cloud Computing.

Se ha demostrado una vez más, los innumerables beneficios del Cloud Computing en el impacto de los negocios de todas las organizaciones sin importar su tamaño y sector de actividad. Por eso, existe una solución en la nube para cada proyecto, por lo que solo queda seleccionar la que mejor se adapte por línea de negocio y presupuesto. No esperemos de nuevo a una situación extrema como la crisis del Covid-19 para tomar las decisiones en materia de modernización de infraestructura de TI. Estamos en un mundo global y cada vez más digital, por lo que el paso a la nube ya no es una opción.

Autor