La tecnología, en primera línea contra el COVID-19

InnovaciónInvestigación y Desarrollo

Craig Burchell, vicepresidente global de Huawei, desgrana en esta tribuna cómo la tecnología puede ayudar a salvar vidas en las distintas etapas a las que nos enfrentamos con la pandemia mundial.

La crisis sanitaria del Covid-19 ha abierto los ojos a nuevas formas de salvar vidas y ha acelerado la adopción de tecnologías como la Inteligencia Artificial, el Big Data o la computación en la nube. Estas tecnologías han generado importantes resultados en materia de detección, tratamiento y distanciamiento social. La banda ancha y el teletrabajo han permitido a millones de empresas seguir adelante, apoyar las cadenas de valor globales y prepararse para la recuperación. Y la enseñanza en línea garantiza que el aprendizaje nunca se detenga. Sin duda, la situación que hemos vivido estos meses está provocando un profundo cambio en la atención sanitaria, y por extensión, también en nuestras vidas.

Detección: agilidad para tomar decisiones

La realización de pruebas masivas precisas a la población ha sido una prioridad durante la epidemia. La vigilancia de la temperatura es la primera línea de defensa que tenemos. Para ello, las imágenes térmicas asistidas por Inteligencia Artificial y 5G son fundamentales, ya que se despliegan de forma rápida al no requerir cableado o fibra. Es extremadamente eficaz en centros de tránsito masivo tales como aeropuertos y estaciones de tren. Con esta tecnología se puede controlar la temperatura de más de 200 personas por minuto, con pasajeros que apenas necesitan frenar en sus trayectos.

Por su parte, la tomografía computarizada (TC) es la principal técnica de diagnóstico para la neumonía. Si se aumenta su potencial con las bases de datos de IA y Cloud, se puede acelerar el diagnóstico de 14 minutos a 2 minutos. Durante la pandemia, la presión de analizar un gran número de casos ha provocado un cuello de botella en el tiempo de procesamiento humano. Sin embargo, el uso de múltiples escáneres TAC con algoritmos de IA, entrenados en diagnósticos automatizados, puede generar un informe completo con un modelo 3D en 10 segundos, agilizando de manera notable el diagnóstico médico.

Tratamiento: mayor colaboración y menor exposición a riesgos

En las horas siguientes a la publicación de la secuencia de ADN del Covid-19, los ordenadores seleccionaron en masa millones de moléculas para detectar potenciales medicamentos. La IA y la computación basada en la nube hacen posible también el análisis virtual de fármacos a gran escala en horas en lugar de meses, y favorecen la investigación rápida sobre el gen del virus, así como de las posibles mutaciones.

Esta evolución tecnológica también se aplica en el diagnóstico de enfermedades. En la actualidad, un diagnostico tradicional entre especialistas por vía móvil genera que la compartición múltiple de imágenes pueda degradar la calidad de las mismas. En escenarios de diagnóstico masivo como en el caso de la pandemia, compartir imágenes de alta calidad en 5G con expertos médicos en distintas localizaciones aumenta considerablemente la capacidad de diagnosticar y tratar pacientes con enfermedades críticas.

Y, de la misma manera, podemos aprovechar la tecnología como herramienta de transmisión de información y formación. Este es el caso, precisamente, en los procedimientos para utilizar los equipos de protección individuales. Para algunos sanitarios puede ser una novedad, mientras que los usuarios habituales se enfrentan a dificultades para ver cómo se debe adaptar adecuadamente en todos los lugares. Para mejorar este proceso, algunos hospitales han conectado múltiples cámaras HD para ver la preparación de este equipamiento entre el personal sanitario, mientras expertos daban recomendaciones desde estaciones de control centralizadas sobre un uso correcto de estos trajes protectores.

Ese distanciamiento también tiene impacto en los exámenes médicos. En la situación de epidemia, la dotación de personal en hospitales emergentes con médicos experimentados ha supuesto un enorme desafío. Para aliviar la escasez de especialistas en primera línea y reducir las posibilidades de infección, la tecnología también permite exámenes sin contacto. Un ejemplo puede ser la tecnología 5G que es clave en el manejo remoto de brazos robóticos para escaneo médico, ya que requieren de alta velocidad, baja latencia y múltiples sensores de transmisión de datos actuando simultáneamente en tiempo real.

Distancia social: soluciones a problemas complejos

Durante todos estos meses, muchos suministros y materiales urgentes no han podido entregarse rápidamente debido al bloqueo, la falta de repartidores y la necesidad de limitar el contacto. En el caso concreto de algunos lugares de China, la tecnología ha facilitado vehículos autónomos y dispositivos robotizados que han permitido la provisión de material a los hospitales o la realización de tareas de desinfección en lugares complejos.

Esas adversidades también se están viviendo en la comunidad educativa. A nivel mundial, más del 91% de los estudiantes se han visto obligados a quedarse en casa. La enseñanza remota en línea ha permitido que las clases virtuales imitaran la experiencia en el aula a través de videoconferencias en tiempo real que soportaban múltiples accesos al mismo tiempo, a través de móviles, ordenadores y tabletas. En el caso de China, plataformas de educación en línea, como Tencent Class o DingTalk han proporcionado video bajo demanda, grabación de clases o votación interactiva en vivo.

Estas herramientas digitales también han servido para reducir la carga que están soportando los hospitales por enfermedades no relacionadas con el Covid-19. En concreto, más de 10.000 expertos médicos, incluidos neumólogos, virólogos y especialistas en medicina interna, han ofrecido consultas online. Durante todo este tiempo han interactuado con decenas de millones de pacientes a través de plataformas de servicios multifuncionales basadas en cloud computing y aplicaciones móviles para ofrecer flexibilidad.

La tecnología, por tanto, se ha probado como clave durante todos estos meses. La monitorización inalámbrica, consultas médicas virtuales o diagnósticos a distancia ya son una realidad debido a la infraestructura tecnológica. En el futuro, el desarrollo del 5G permitirá, por ejemplo, la realidad aumentada para la cirugía a distancia, así como otras muchas aplicaciones innovadoras en múltiples campos.

Autor
Saber más 
Saber más