El modelo de certificaciones de los vendors, clave para asegurar el talento tecnológico que impulse la innovación española

ExperienciaGestión Empresarial

Alex Lacasta, Head of Alliances & Deal Management de T-Systems Iberia, afronta en esta tribuna la problemática de la escasez de profesionales de TI y la importancia de las certificaciones y cursos de formación que imparten las organizaciones para resolver la falta de capacidades en un mundo tecnológico que avanza vertiginosamente.

En la actualidad estamos viendo la importancia de contar con modelos económicos basados en la innovación para afrontar de una forma más flexible y adecuada las crisis y fluctuaciones del mercado. Sin duda, la tecnología ha dejado claro la importancia que tiene a la hora de construir un sistema industrial más eficaz y de desarrollar una cultura de innovación que permita el crecimiento económico sostenido.
No obstante, esta clara necesidad que encontramos se ve desatendida por la escasez de talento que vamos advirtiendo en los últimos años a nivel global. La demanda de especialistas TIC crece anualmente y en España hasta 160.000 empresas llegan a contratar perfiles en este ámbito profesional cada año. En contraposición a estos datos, solo alrededor de 25.000 universitarios se decantan por esta formación profesional. Esto significa que, por cada recién titulado, hay más de 6 empresas empleadoras optando por ese mismo perfil profesional.
Existe por tanto una emergente necesidad de talento y de perfiles profesionales relacionados con el mundo de las TIC, que nos enfrenta a lo que se denomina un déficit de talento digital que está lastrando la economía y la innovación y el desarrollo social.
De acuerdo con los resultados de un estudio elaborado por la Fundación VASS y la Universidad Autónoma de Madrid, si esta problemática se resolviera y aumentara el número de perfiles profesionales en el ámbito tecnológico, la extensión del talento digital podría generar un impacto altamente positivo en las tasas de empleo nacionales, aumentando hasta en un 15%. Unas cifras que adicionalmente repercutirían en el PIB español, impulsando la movilización económica y generando al año más de 360 millones de euros, junto con una mayor recaudación fiscal, superior a los 100 millones de euros anuales.

Certificaciones tecnológicas, formación continua en busca de la excelencia

La industria tecnológica afronta también la necesidad de mantener unos altos estándares de excelencia en cada proyecto, que exigen a los profesionales una actualización constante de sus conocimientos. Las certificaciones emitidas por los grandes fabricantes de la industria facilitan en gran medida este proceso y ayudan a los profesionales a entender y responder mejor a las necesidades de los clientes finales, los vendors y los integradores.
Al mismo tiempo, el esfuerzo que muchas empresas tecnológicas realizamos cada año para obtener un alto número de estas certificaciones, y contar con una plantilla de profesionales formados debidamente, es un claro comprobante de nuestro compromiso para ofrecer el mejor servicio posible a nuestros clientes. Es además una declaración de intenciones que hacemos para apoyar el desarrollo económico y social, planteando nuevos retos y objetivos, combinando el conocimiento teórico sobre una materia específica y la certificada experiencia profesional.
En lo relativo a la obtención de certificaciones, durante la última década ha habido una clara evolución, pasando de venta por Hardware a suscripción, algo que ayuda a adaptarse al progreso de la propia industria tecnológica. En la actualidad, se da una mayor provisión de servicios de valor añadido fomentando las fórmulas ‘como servicio’ por encima de las propietarias, lo que requiere conocer en detalle el mercado y saber cómo dirigirse al cliente, aptitudes que se desarrollan gracias a las soft skills.

Escasez de talento y Soft Skills, los retos de encontrar el nuevo perfil tecnológico

Uno de los motivos a los que se debe la escasez de perfiles digitales es la alta tasa de abandono de las carreras universitarias incluidas en las disciplinas conocidas como STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). El 30% de los universitarios que decide empezar una ingeniería informática, abandona sus estudios y se decanta por otro tipo de formación académica en el primer año de universidad.
Otro de los motivos es la falta de actualización, la reformulación de los planes formativos y de los contenidos para que se orienten más a las necesidades de mercado. En este punto, es importante señalar que las certificaciones tecnológicas son una vía para fomentar la actualización de los programas, a través de especializaciones concretas, que ayuden además a los estudiantes a completar sus perfiles de cara a su incorporación en el mercado laboral. Además, los estudiantes tienen dificultades para identificar las salidas profesionales que puede brindarles formarse en el ámbito tecnológico, así como una falta de orientación y conocimiento de la gran variedad de perfiles existentes y demandados en el mercado laboral actual.
En la formación de los perfiles tecnológicos, estamos viendo también una creciente demanda por parte de las empresas para que los profesionales TIC integren también otras habilidades de gestión y trabajo colaborativo, fundamentales para el desarrollo profesional en el mercado actual. Según un estudio realizado por el Instituto del Economic Research Institute of Northern Irland, estas ‘soft skills’ engloban aquellas aptitudes con mayor impacto en el éxito organizacional: espíritu empresarial, competitividad, inversión (tiempo y esfuerzo) e innovación. Las compañías demandan la formación en este ámbito ya que está comprobado que, en momentos de mayor complejidad como el que vivimos, atravesando una pandemia sanitaria global, y en el que la incertidumbre está presente en nuestro día a día con cambios sociales, políticos e incluso legales prácticamente cada semana; la formación en soft skills se vuelve fundamental para tener un mejor manejo, control y estabilización de la situación.
Cubrir la demanda de profesionales TIC en el mercado laboral tecnológico actual es imperante para obtener un progreso eficiente de las empresas y por tanto de las sociedades. Por este motivo, y a fin de afrontar los cambios que van sucediendo en el mercado actual, desde T-Systems se ha puesto en marcha un plan de formación especifico en Public Cloud destinado al ámbito de ventas que se suma al ya existente en el área de delivery. Animar a los estudiantes a interesarse y formarse por la innovación tecnológica y la transformación digital, no solo en su etapa estudiantil, sino también a través de la consecución de certificaciones que impulsen su desarrollo profesional, resulta crucial para conseguir que los futuros líderes del panorama tecnológico estén preparados para afrontar los retos que vengan y encontrar las soluciones a los mismos.

Autor
Saber más 
Saber más