Nuevas redes definidas por software: el futuro de las comunicaciones empresariales

Gestión de RedesRedes

Cristian López Rallo, jefe de marketing de producto SDN/NFV de Telefónica Tech, nos habla en esta tribuna de las redes SD-WAN y su importancia en un mundo corporativo cada vez más conectado.

Las tecnologías disponibles han cambiado mucho en los últimos 50 años, pero las empresas siempre han necesitado comunicaciones privadas en sus oficinas desde que existen. En los años 60 las líneas de comunicación eran punto a punto y permitían únicamente la comunicación entre dos sedes. En los años 80 aparece la tecnología ATM/Frame Relay, una evolución que permite recibir todos los datos de las oficinas en una única línea de comunicaciones en la sede principal, reduciendo enormemente el espacio necesario. En la década de los 2000 llega MPLS, un nuevo estándar que ofrece calidades de tráfico para priorizar por ejemplo las aplicaciones de la voz sobre los datos y así mejorar la calidad de los servicios de Voz sobre IP.

Desde hace unos años, son cada vez más habituales las redes SD-WAN, redes definidas por software. Permiten asignar prestaciones a cada aplicación y elegir la mejor ruta de forma dinámica, todo gestionado desde un portal web centralizado y completamente integrado con aplicativos en la nube (AWS, Azure, Google).

¿Por qué son tan relevantes las redes definidas por software (SD-WAN)?

Es un salto comparable a los ordenadores en la década de los 80 cuando migraron de ser puro hardware a tener un sistema operativo. Al principio había diversidad de fabricantes: MS/DOS, CP/M, OS, UNIX, Linux, Mac OS, Windows, etc., si bien en la actualidad el mercado se ha concentrado en tres principales fabricantes de sistemas operativos y un amplio mercado de aplicaciones que podemos instalar.

En los móviles ha ocurrido algo similar y se ha pasado de los dispositivos que sólo hacían llamadas en la década de los 90, a los smartphones en la década 2010, consolidándose el mercado en prácticamente sólo dos sistemas operativos (iOS, Android) y un amplio mercado de aplicaciones.

Si hablamos de redes privadas, pasar de hardware a software es un salto muy relevante. Es como pasar de comprarnos un router que nos dure 3 años, a poner foco en que éste se actualice continuamente con nuevas prestaciones, acelerando la curva de funcionalidades que podamos conseguir.

Esta brecha se va a hacer muy palpable en el mercado ya que la competencia en las diferentes industrias se está haciendo cada vez más visible, especialmente en sectores donde hoy en día el perfil de consumo del cliente ha cambiado (banca, logística, distribución alimentaria, etc.) y esta tecnología da una clara ventaja al que la adopta.

Son muchas las ventajas que brindan las redes SD-WAN. Además de no tener que cambiar de equipo al estar basadas en software, permiten la posibilidad de realizar cambios en tiempo real, cambios que en las comunicaciones empresariales tradicionales tardan semanas en realizarse porque su grado de automatización es bajo. Además, permiten la creación de bases de datos con miles de aplicaciones que pueden adaptarse dependiendo del nivel de seguridad y la configuración que requiera.

Por último, permiten una integración nativa completa con aplicativos en la nube, con lo que es posible acceder a los datos desde cualquier dispositivo y lugar.

Las empresas del sector bancario fueron las primeras en adoptar este tipo de redes ya que les permite un mejor aprovechamiento de líneas de respaldo que únicamente se activan cuando deja de funcionar la línea principal, así como migrar sus aplicativos a la nube para enfocarse en la experiencia del cliente online. También son cada vez más habituales en empresas de distribución alimentaria, como cadenas de supermercados o red de franquicias pues permiten una mayor agilidad a la hora de abrir nuevos puntos de venta, hacer una gestión centralizada de la parte de IT e, incluso, ofrecer un acceso WiFi a sus clientes como parte de la experiencia del local.

¿Debo adquirir ahora una solución SD-WAN para mi empresa multisede?

El salto del hardware al software lo hemos visto repetidamente en el mundo de los PCs y los móviles, y la aceleración que se produce al pasar al nuevo ecosistema bien justifica el cambio. Esto es especialmente importante si en la empresa ya se ha iniciado la transformación digital incorporando aplicaciones en la nube como Office365, AWS, Salesforce, SAP, etc., ya que va a permitir ofrecer una mejor experiencia a los empleados. Aún más ventajas obtienen aquellas empresas que no han iniciado esta transformación, pero se lo están planteando, ya que una red SD-WAN facilita mucho la migración hacia aplicativos en la nube de tal forma que primero se adaptan las comunicaciones para después desplegar esas nuevas aplicaciones.

A diferencia de soluciones anteriores como ATM, MPLS, etc., que eran sustitutivas, las redes SD-WAN se instalan por encima de las redes tradicionales, lo que permite el cifrado de las comunicaciones, poder añadir una nueva interfaz gráfica y gestionar las reglas para optimizar cada aplicación. Por tanto, estas nuevas redes permiten disponer de mayores funcionalidades que complementan a las actuales y que dotan a las empresas de una mayor agilidad y eficiencia operativa.

Autor