Sistema Nervioso Central Empresarial

Innovación

Enrique Cuarental, Ingeniero de ventas de inteligencia cognitiva para el sur de Europa y Latinoamérica de IPSoft, incide en la importancia de mantener los recursos empresariales conectados a un sistema central para conseguir una total digitalización.

El sistema nervioso central es vital para que los humanos funcionemos. Sin él, nuestras extremidades funcionarían de una forma inconexa. En el mundo empresarial, por el contrario, las organizaciones suelen estar desarticuladas, cada división construye sus propios procesos de automatización: algunas emplean Automatización Robótica de Procesos (RPA), otras emplean técnicas de Aprendizaje Automático (ML) o implementan una Red Neuronal de Aprendizaje Profundo (DNN). A menudo, todas estas aplicaciones no están conectadas entre sí. Ante esto, mi pregunta es, ¿cómo podemos esperar que las organizaciones avancen en sus resultados si no tienen un ‘sistema nervioso central’ que coordine, responda y ejecute las diversas entradas y procesos?

Una empresa automatizada por partes no es una empresa transformada digitalmente. Tener una de las herramientas o plataformas ayuda a obtener beneficios moderados a corto plazo difíciles de mantener en el largo plazo, ya que las necesidades de la empresa se transforman continuamente para responder a las nuevas demandas de clientes y de la competencia. Para avanzar de verdad, es necesario fusionar el back y el front office.

Aunque aún hoy sigue habiendo muchas empresas tecnológicas que ofrecen herramientas que se centran en la visualización del flujo de trabajo para que los departamentos de IT puedan detectar, monitorizar y mejorar los procesos u ofrecen servicios sencillos de automatización de sistemas para una o varias partes de la organización; cada vez más, las empresas tecnológicas están avanzando progresivamente en el desarrollo de estos sistemas centrales y ofrecen ya soluciones para automatizar las empresas integralmente y ofrecer un ‘sistema nervioso central’ para que todos los departamentos de una empresa puedan trabajar conectados de manera más eficiente. 

Para estas empresas que buscan adoptar cualquier sistema central en sus operaciones surgen algunos retos y el principal de ellos es no pensar ‘en pequeño’. Las soluciones de IT se aplican generalmente en muchas empresas para abordar las necesidades comerciales a corto plazo, ignorando las futuras necesidades que pueden surgir en el ámbito de los negocios y en el de IT a mayor escala. Cualquier implementación de IA o automatización debe considerar el cuerpo corporativo como un todo, tanto en el momento actual como en un futuro y aunque es difícil predecir cómo será un mercado o el escenario competitivo dentro de cinco o diez años, construir el cuerpo corporativo y el sistema nervioso lo más sólido posible ayudará a cualquier empresa a soportar cualquier reto futuro. 

Las empresas deben considerar la creación de un sistema nervioso central, incluso aunque ya hayan realizado algunas inversiones en automatización o IA. Estas no necesitarán reemplazar por completo las herramientas y plataformas existentes. Por ejemplo, las soluciones implementadas en un departamento de ventas para automatizar el acceso de los clientes pueden ser perfectamente efectivas, pero se beneficiarán en gran medida al integrarse en una ‘espina dorsal’ autónoma que pueda conectarse con otras herramientas de ventas y marketing. Al utilizar la información de cada aplicación diferente y aprender del conocimiento existente, las empresas pueden entregar soluciones más rápidas, mejores experiencias para los empleados y clientes y mejorar la eficiencia. Es posible que las aplicaciones individuales no hayan dado resultados efectivos o los esperados previamente, pero con el uso de una ‘espina dorsal’ que los conecte, lo hará.

Para empezar un plan de acción en este sentido, una empresa debe entender primero en detalle cuál es su entorno de IT y cómo funciona; es decir, saber cómo es actualmente su cuerpo corporativo y su sistema nervioso. Este no es un esfuerzo que deba realizar solamente el equipo de sistemas informáticos de la empresa, sino que las compañías necesitarán incorporar a personas procedentes de las áreas de negocio. Aunque es un concepto más nuevo, existen ya más que evidencias de que pasar a un enfoque de ‘sistema nervioso central empresarial’ puede producir importantes beneficios, como costes más bajos, mayor eficiencia y mayor productividad.

  • Automatización
  • IA
Autor