WiFi 6 y la gestión en la nube para afrontar la nueva era laboral

MovilidadRedes inalámbricas

Gonzalo Echeverría, country mánager de Zyxel España, habla en esta tribuna de los beneficios a la hora de adoptar WiFi6 en los nuevos entornos de trabajo híbrido.

El nuevo paradigma laboral, marcado por el teletrabajo, exige a las empresas una mejora en sus sistemas de redes. El 67% de las compañías prevén mantener el trabajo a distancia de forma permanente, hecho que hace necesario disponer de redes robustas y fiables.

El nuevo estándar WiFi 6 (802.11ax) proporciona a las compañías mayores velocidades de conexión, facilitando así el teletrabajo. No obstante, la nueva tecnología puede aportar más ventajas más allá de la velocidad que las empresas deben conocer para así acelerar su transformación y obtener ventajas competitivas.

Mejora de la movilidad

El primer factor diferencial se centra en el trabajo remoto y flexible. La pandemia no ha sido la única causa de su auge, ya que las soluciones IoT y el BYOD, tendencia que impulsaba que los empleados usen sus propios dispositivos para trabajar, ya favorecían el teletrabajo.

Gracias a WiFi 6, el rendimiento de la red inalámbrico en zonas concurridas o fragmentadas no supondrá un impedimento para mantener la productividad laboral a distancia. Además, el nuevo estándar permitirá aumentar la duración de las baterías de los dispositivos, facilitando la movilidad de los empleados.

Al combinar WiFi 6 con el uso de tecnología de gestión en la nube, las empresas podrán controlar y administrar los dispositivos de los trabajadores mediante un integrador de sistemas, aún cuando se conecten de forma remota. De esta forma se podrán solucionar posibles incidencias a distancia, aumentando la fuerza y la flexibilidad de la red.

Destacar en la cadena de valor
El aumento de la velocidad, la eficiencia y el rendimiento de los sistemas internos será un factor atractivo para los socios y colaboradores, como VARs, MSPs o profesionales IT. El alcance del despliegue mejora enormemente gracias al aumento de la velocidad de la red, lo que crea oportunidades para clientes y proveedores, que podrán aprovecharse la una mayor eficiencia, calidad y seguridad.

Reducción de los gastos operacionales

La mejora de la velocidad, la eficiencia y la calidad supone una menor necesidad de mantenimiento. Esto contribuye a reducir el tiempo de inactividad y a aumentar la confianza en las operaciones de la empresa y en las tecnologías que las ejecutan.

Si se considera el valor real, los beneficios son aún más tangibles. Hoy en día, los gastos operativos están directamente ligados con la digitalización. La tecnología es el único factor que no puede permitirse que falle en un negocio, y esto depende a menudo de las velocidades de conexión. Esta facilita el almacenamiento y la gestión de datos, la administración tanto interna como externa, la conservación de archivos, la investigación, y la creación de conocimiento en tiempo real. Todos ellos son factores fundamentales para el éxito de las operaciones diarias de una empresa.

WiFi 6 aporta seguridad, estabilidad y registra un número mínimo de incidencias. Esto propicia picos financieros como resultado de la mejora de la fuerza laboral, el alto rendimiento y lealtad de la cadena de suministro, y la fluidez de los procesos administrativos.

No se quede atrás

WiFi 6 lidera el camino de la transformación de la red, y su mayor beneficio es no quedarse atrás. El nuevo estándar le permitirá avanzar con un rendimiento administrativo mejorado, una cadena de suministro y unos recursos humanos atractivos, y la reducción del mantenimiento y el consiguiente tiempo de inactividad.

Autor