Categories: ComponentesWorkspace

Fabricantes de microchips: De la escasez al exceso de stock

Desde hace más de dos años la situación en el mercado de los microchips ha atravesado una ausencia de stock debida al cuello de botella que supuso la interrupción de la producción derivada de lo confinamientos iniciales durante la pandemia.

Desde entonces se han sucedido los parones en las cadenas de producción de diversas industrias, desde la de dispositivos electrónicos a la de automoción por la falta de existencia de microchips. Pero en la actualidad, y de forma completamente inesperada, los fabricantes se están encontrando con una situación contradictoria con los antecedentes: exceso de inventario. Contradictoria porque aún sigue existiendo escasez de semiconductores.

Fabricantes de microchips como Intel o Nvidia están reportando exceso de componentes en sus almacenes mientras continúa habiendo sectores donde aún no se ha restablecido un suministro fiable y constante de componentes clave, y la respuesta está en el otro lado del mostrador: una caída de la demanda. Son los consumidores quienes están dejando de demandar determinados productos como ordenadores.

En concreto, tras el pico inicial de incremento de la demanda, sobre todo en equipos portátiles para trabajar en casa y para la educación a distancia, la relajación de los confinamientos y el regreso a una cierta normalidad han estancado la necesidad de adquirir estos equipos. Por otra parte, y por razones completamente diferentes, se está produciendo un desinterés en las nuevas gamas de smartphones, lo que también estrangula la demanda en este sector y, por tanto, reduce los pedidos en la cadena comercial, los fabricantes de móviles reducen producción y terminan siendo los fabricantes de chips quienes se encuentran con acumulación de existencias.

Finalmente los ensambladores han restringido los pedidos sobredimensionados de meses atrás, motivados entonces por el temor a quedarse sin existencias. La oferta se ha ajustado a la demanda que existe de sus productos y, por tanto, falta aún por producirse el necesario ajuste con la propia cadena de producción de chips, que había previsto que podría continuar el incremento de demanda previo.

Se calcula que los fabricantes disponían el pasado mes de febrero de existencias de microchips suficientes como para cubrir 6 semanas de producción mientras que el pasado mes de julio esa cifra aumentó hasta 7 semanas. La consecuencia es que se han reducido drásrticamente los ingresos de los fabricantes de chips. Por ejemplo Intel ha marcado unos ingresos trimestrales de 2.600 millones de dólares, un 15 % menos de lo previsto mientras que Nvidia ha tenido un descenso del 19 % en los ingresos del segundo trimestre en comparación con el anterior.

Antonio Rentero

Recent Posts

Conocer a los clientes, destino del 40 % del presupuesto TIC de las empresas

Retener a un cliente cuesta entre seis y siete veces menos que adquirir un nuevo…

10 horas ago

España, uno de los 10 países que más tráfico de e-commerce generan

El 70 % de los clientes de comercio electrónico efectúan sus compras desde el teléfono…

10 horas ago

Vodafone comienza a comercializar electricidad

Con la Tarifa Luz de Vodafone Energía se incorpora en una única factura la de…

11 horas ago

Rechazar el teletrabajo reduce al talento disponible en una cuarta parte

Entre quienes prefieren el teletrabajo o se muestran indiferentes suman un 93 %, con sólo…

11 horas ago

Luis Álvarez Satorre presidirá NEORIS en la región EMEA

Antes fue presidente de BT Global Services y director ejecutivo de SIA.

17 horas ago

7 de cada 10 compañías aumentarán sus inversiones en tecnología en 2023

La Web3, el multiverso o la inteligencia artificial son algunos de los focos de interés.

17 horas ago