HCX: cuando las nubes viajan con el sol

CloudGestión CloudServidoresVirtualización

Procesos como la automatización o el balanceo de cargas juegan un papel fundamental en la nube, algo que OVH está teniendo muy en cuenta para competir con los gigantes americanos… y chinos.

La multinacional francesa OVH presume de ser el único proveedor cloud europeo capaz de hacer frente a los gigantes norteamericanos como AWS, Microsoft Azure o Google Cloud, también a los asiáticos, con Alibaba y Huawei a la cabeza. Este detalle es de relevancia a la hora de tener en cuenta dónde residirán los datos de las empresas una vez puestos en la nube.

Según nos cuentan, nunca saldrán del viejo continente siempre y cuando los clientes así lo deseen, lo que permitiría cumplir con la exigente reglamentación RGPD que está a la vuelta de la esquina.

Con motivo del congreso ASLAN 2018 tuvimos la ocasión de charlar sobre este y otros temas interesantes con Antonio Pizarro, recientemente nombrado Sr. Business Development Manager de OVH en España.

Antonio Pizarro, Sr. Business Development Manager de OVH en España

La automatización fue uno de ellos. Pizarro nos explicaba que en la actualidad es posible poner en funcionamiento un servidor dedicado (físico) en tan sólo 120 segundos desde el momento en que el cliente hace clic en el botón de creación. Se trata de tan sólo 2 minutos, algo impensable hace muy poco tiempo y que no todos los proveedores son capaces de proporcionar. “Esa fue la primera fase de nuestra apuesta por la automatización”, explica. “Después, como una segunda fase, llegó la posibilidad de montar una nube privada para los clientes, es decir, yendo más allá de los servidores y permitiendo aprovisionar almacenamiento, recursos de red, soluciones, etc. Obviamente no era posible reducir el tiempo a esos 120 segundos debido a la complejidad, pero sí hemos llegado a los 30 minutos para todo el proceso de aprovisionamiento. Ese es el ADN de OVH”.

Poder llegar a esos niveles de automatización eran críticos para el proveedor. Hay que tener en cuenta que su perfil de cliente es muy de usuario final, pero también de pequeñas y medianas empresas. Habría sido literalmente imposible dedicar recursos humanos a todo este proceso de gestión de servicios de forma manual ya que en la actualidad cuentan con cientos de miles de clientes (concretamente 1,3 millones). “Necesitamos ser muy rápidos en el despliegue de nuevas instancias”.

En periodo de desarrollo se encuentra la tercera fase tras la adquisición de la nube de VMware, vCloud Air. Como parte de esta venta se encuentra la tecnología HCX (Hybrid Cloud Extension), que permite a los clientes de OVH realizar migraciones de infraestructura on-premise a la nube pública, así como migraciones entre múltiples nubes, siempre que estén gobernadas por VMware vSphere.

El potencial de dicha tecnología es enorme y Pizarro nos lo explicaba así:

“Esta migración de cargas de trabajo entre nubes se puede realizar en caliente. Esto significa que no hace falta parar los servicios, pero tampoco se pierden datos en el movimiento”.

La tecnología proveniente de VMware (actualmente en los laboratorios de OVH) permitirá, por ejemplo, contemplar escenarios multicloud ‘follow the sun’ en grandes empresas o grandes procesos, donde los servicios permanecen disponibles con muy baja latencia y alta disponibilidad en las zonas geográficas donde sea de día.

“Con HCX podríamos conseguir una migración continua de los servicios,  moviéndolos a medida que la tierra gira alrededor del sol, a medida que la gente se conecta de forma local”, recalcaba.  

Un servicio de videojuegos online es el ejemplo perfecto. En función de cada franja horaria donde más jugadores hay activos, será posible migrarlo a la nube más cercana a ellos, pero además hacerlo sin parada. Se pueden mover de Europa a Asia sin pérdida de datos y sin cortes. No es ciencia ficción, es HCX.

“Como OVH cuenta con centros de datos distribuidos por todo el mundo, nos podríamos plantear abordar estos casos en cuanto la tecnología esté probada. Y para esto falta poco”.

Hablando de centros de datos, Pizarro también nos hablaba de los que ya están en funcionamiento bajo la tutela de OVH (los que construyó VMware para vCloud Air). En total, ya cuenta con 8 en el continente americano, 2 en Asia-Pacífico y 16 en Europa.

Las buenas noticias para los clientes españoles del proveedor es que el datacenter previsto en nuestro territorio es el siguiente que construirá la compañía (antes que los de Italia y Holanda), previsiblemente en Madrid, aunque el portavoz no tenía más información al respecto. A lo largo de este año comenzarán las obras y Silicon estará allí para contarlo.

 

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor