IBM tiene diez años para dejar de emitir gases de efecto invernadero

Green-ITInnovación

Se ha puesto el año 2030 como fecha límite. Para entonces, el 90 % de la electricidad consumida por la compañía debería proceder de fuentes renovables.

Ser más sostenibles y respetar al medioambiente es una misión en la que se han embarcado muchas empresas tecnológicas durante los últimos años.

Microsoft se ha marcado como meta llegar a la emisión negativa de carbono en 2030, lo que supone eliminar más carbono del que produce. En el primer año ha logrado minimizar sus emisiones en un 6 %, lo que equivale a 730 000 toneladas métricas, pasando de emitir 11,6 millones de toneladas de carbono a 10,9 millones.

La disminución de la actividad aparejada a la pandemia de coronavirus ha ayudado. Aunque la firma de Redmond también ha remado a favor extendiendo el impuesto interno sobre el carbono a las emisiones de sus proveedores y sometiendo a la revisión de terceros los datos de su informe de sostenibilidad.

Si todo va según lo previsto, llegará a la emisión cero de carbono en una década y, veinte años más tarde, en 2050, anulará de la atmósfera todo el carbono emitido desde su fundación en 1975.

El plan de IBM

Microsoft no está sola en su empeño. El cuidado del medioambiente también entra en los planes de IBM, que ha dado algunos detalles sobre sus objetivos más inmediatos. El Gigante Azul quiere dejar de emitir gases de efecto invernadero, en términos netos, para 2030.

Para ello, buscará soluciones con las que ser más eficiente e incrementará el uso de energías renovables en todos los países en los que opera. En España, por ejemplo, es socio promotor de Forética y forma parte del Consejo Empresarial Español para el Desarrollo Sostenible.

IBM tiene toda una década por delante para intensificar sus esfuerzos. Para 2025 espera haber reducido en un 65 % sus emisiones de gases de efecto invernadero respecto al nivel de 2010. Ese mismo año, tres cuartas partes de la electricidad que consuma debería proceder de fuentes renovables, proporción que subirá al 90 % en 2030.

También en 2030 debería haber eliminado sus emisiones en la misma cantidad (o en una cantidad superior) que el nivel de sus emisiones residuales.

“La crisis climática es uno de los principales problemas hoy en día. El compromiso de IBM de lograr cero emisiones netas refuerza nuestro liderazgo y posiciona a nuestra empresa por delante de los objetivos establecidos en el Acuerdo Climático de París”, destaca Arvind Krishna, presidente y director general de la compañía americana.

Entremedias, IBM irá saltando otras barreras. Así, se ha propuesto ser más transparente a la hora de calcular y de informar sobre su consumo real de energías renovables, más allá de la compra de certificados.

También ha impulsado una iniciativa sobre el futuro del clima para desarrollar soluciones a problemas que ponen en riesgo al mundo, ya sea la huella de carbono de la nube o el peligro de los cambios ambientales y la necesidad de absorber el carbono desde la emisión.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor