Interxion: “El sector IT no es un sector de servicios, es un sector productivo”

AlmacenamientoCloudDatacenterDatos y AlmacenamientoProveedor de ServiciosProyectos

Raquel Figueruelo, Marketing Manager & BDM de Interxion en España, nos habla en esta entrevista de la nueva realidad y la importancia de los servicios gestionados en los centros de datos, así como el modelo híbrido como la mejor alternativa para las empresas.

Por sus centros de datos pasa casi la mitad de todo el tráfico de telecomunicaciones de España. Nuestras llamadas, accesos a Internet, Whatsapps o series favoritas de Netflix. Pero también las conexiones que han permitido a las empresas del país seguir operando durante estos meses marcados por el teletrabajo y la restricción de movimientos.

Un papel esencial que les llevó a ser considerados “infraestructura crítica” por parte del Estado y que sin duda debe marcar el futuro de la economía digital de este país.

Raquel Figueruelo, Marketing Manager & BDM de Interxion en España no tiene duda: “El sector TI ya no es un sector servicios, es un sector productivo porque de nosotros depende que produzcan otros sectores”.

– Pregunta obligada: ¿Cómo ha vivido Interxion estos meses marcados por el Covid?

Lo cierto es que no hemos parado en ningún momento. De hecho, han sido unos meses frenéticos de trabajo, no en la parte de firma de nuevos clientes que es algo que ha llegado después pero sí, sobre todo en las primeras semanas de la pandemia, en todo lo relacionado con interconexiones nuevas.

Tan solo en el primer mes, del 15 de marzo al 15 de abril, se multiplicaron por 300. Otra variable muy importante han sido las intervenciones de soporte técnico que también se incrementaron, llegando a duplicar el número habitual.

– Teletrabajo, videollamadas, contenidos… Como vemos han sido días de gran actividad para Interxion. ¿Qué papel han jugado los centros de datos como los de su compañía durante estos meses?

Han sido vitales pero no por su propio negocio sino por el de los clientes. Nuestra función es tan importante porque realmente somos un nexo de unión… De hecho, durante la pandemia nos nombraron infraestructura crítica.

Aunque no somos infraestructura del Estado sí consideraron que somos crítica ya que, de nuestro trabajo, dependía que muchos pudieran seguir activos y, por ello, nuestros profesionales han tenido salvoconductos para poder viajar, desplazarse, etc.

Una consideración que ha puesto, un poco más, en valor a los centros de datos.

Cloud híbrida

-El cloud computing es, sin duda, una de las tecnologías protagonistas en el entorno empresarial de los últimos años. ¿Cree que la crisis del COVID-19 ha acelerado su adopción?

Sin duda. Durante este tiempo, se ha demostrado que las empresas no tecnológicas han empezado a subir cargas de trabajo a la nube y todo ha seguido funcionando correctamente; esa ha sido la mejor garantía.

Estos meses han sido una prueba de fuego  para el cloud computing y se ha superado con éxito lo que ha hecho que la gente tenga ahora menos reticencias.

Se ha demostrado que es viable, seguro… Y es que lo importante, en el salto a cloud, ha sido y será la accesibilidad de la información.

Puedes tener los mejores sistemas del mundo pero si no eres capaz de acceder a esa información no te valen de nada.

Entonces lo que ha demostrado la nube es que esos datos, esa información, sigue siendo accesible y segura.

Por todo ello, sí, sí va a acelerarse su adopción. De hecho, nosotros hemos notado que, pasado el primer mes del Estado de Alarma, se ha incrementado la demanda de muchísimos integradores de sistemas y proveedores de servicios que son los que realmente ayudan a las empresas a migrar a la nube.

Sin duda, hay una demanda porque hay una necesidad.

-Dentro de ese salto a la nube, parece que el modelo híbrido es el que gana más adeptos… ¿A qué cree que se debe?

Pues por que este modelo, en realidad, te permite utilizar lo mejor de ambos mundos y, además, al final lo que ofrece al usuario es el control sobre sus sistemas y su información.

Hay tipos de cargas IT que se pueden subir perfectamente a la nube como, por ejemplo, las facturas antiguas ya que, normalmente, el acceso a ellas es muy poco habitual en el tiempo.

Sin embargo, si estamos hablando del nodo de comunicación, por ejemplo, el switch que conecta con todas las oficinas de ventas, con la propia nube donde tengo esas facturas, con los operadores de telecomunicaciones, etc. ahí estamos hablando del core del negocio y, lógicamente, el cliente quiere tenerlo él y tenerlo bajo control.

Antes, en el año 2000, el control del director de IT era absoluto sobre todos sus sistemas. Ahora ya no es así porque no lo necesita. Lo que necesita es controlar el corazón del negocio y ese, ahora mismo, lo conforman las comunicaciones.

Los datos da igual donde estén, da igual que estén en Amazon, en Azure o en un disco duro mientras tengas controlado cómo accedes a ellos.

Es muy sencillo tener nuestros datos en la nube; el control es lo relevante.

Eso es lo que permite el modelo híbrido y es el que va a triunfar. De hecho, hay estudios que ya señalan cómo muchas empresas que se lanzaron a la nube al 100 por cien están ahora recuperando parte de los sistemas, cargas IT, etc. que migraron.

-Ese modelo híbrido está provocando también un aumento en la demanda de servicios gestionados. Según un estudio hecho por la propia Interxion y 451 Research, se espera un crecimiento interanual para este tipo de soluciones del 16,6%.¿Qué supone esto para los proveedores de servicios?

Como comentábamos, los CIOs ahora demandan un servicio completo. Esto hace, por un lado, que las empresas adquieran cada vez más menos software y hardware (la propia adopción a la nube hace que ya no sea necesario) y, por otro, que la renovación tecnológica que hagan sea mínima y que donde de verdad este el negocio es en los servicios gestionados.

Para una empresa no tecnológica lo esencial es contar con “el pegamento” que una todos los servicios TI que tiene contratados y, sobre todo, que los gestione como un todo.

Ahí está el verdadero beneficio para los proveedores de servicios gestionados, que todas las empresas que no son tecnológicas necesitan sí o sí alguien que les gestione su migración a la nube, que les resuelva cómo interconectar la nube con sus sistemas legacy, con su nodo de telecomunicaciones, etc.

Es un desafío para los proveedores de servicios pero también una gran oportunidad. Es un gran momento para aquellos que sean capaces ofrecer ese servicio completo y gestionado.

-En el mismo informe, ustedes señalan una serie de desafíos de este salto a la nube para los proveedores de servicios TI. En concreto, la conectividad gestionada, la seguridad, la automatización y algo que nos ha llamado la atención: las alianzas y colaboración entre proveedores. ¿Es la era de “vender con” en lugar de “a”?

Sí. Es el momento de entender que no hay que inventar la rueda. Si sabes que x empresa tiene una solución estupenda de ciberseguridad para datos encriptados de Amazon, haz un proyecto con ella, intégrala en tu solución.

Como ves, volvemos al tema de la integración, yo quiero tu solución integrada para mi cliente…

Inteligencia Artificial, el reto de la infraestructura

-Otra de las grandes claves en materia de TI es la Inteligencia Artificial, que también ha jugado y está jugando un papel esencial en la lucha contra el COVID-19 Pero ¿qué infraestructura es necesario tener para realmente poder acceder a todo el valor que la IA ofrece? Según un informe de Interxion, el 45% de las empresas europeas reconoce que su infraestructura actual no es capaz de soportar cargas de trabajo de IA.

El principal problema que se están encontrando las empresas que están desarrollando modelos predictivos de IA es que descubren que sus centros de datos no están preparados para las GPUs necesarias y, especialmente, para su sistema de refrigeración.

La opción de la nube, que sí está preparada para estos requerimientos, tampoco da la respuesta completa ya que aquí el problema es el de la latencia, que es demasiado alta.

Compañías, por ejemplo, como Nvidia abogan porque el cliente instale sus equipos en centros de datos de colocation certificados como nuestro MAD3.

Nuestro centro está certificado y ofrece unas capacidades de frío no más grandes que en otros centros de datos pero sí más eficientes, que se pueden distribuir mejor. Además, en él podemos aumentar la potencia eléctrica inmediatamente gracias al sistema que tenemos instalado y lo más importante es que tiene una red privada y directa a los nodos de los proveedores cloud.

De nuevo, la conectividad es la clave… Por eso, ahora es muy importante elegir bien el dónde quiero ubicar mi infraestructura. Es mucho más importante que hace unos años elegir el dónde es lo que te va a dar menor latencia, mayor velocidad de despliegue, mejor interconexión, etc.

-¿Cómo cree que va a afectar la crisis del Covid19 a la inversión en IT? ¿Y a Interxion en concreto?

En nuestro caso, estoy convencida de que vamos a alcanzar las previsiones que teníamos pero aún es pronto para saber si vamos a poder mejorarlas o no…

En general, lo que es evidente es que el sector IT en general ha salido muy reforzado de esta crisis. Y en ese sentido creo que si el Gobierno está hora mismo debatiendo cómo reindustrializar España, para aumentar el peso de la industria en nuestra economía, lo que tiene que tener como objetivo es que, por favor, esa meta sea la de una industria 4.0.

Una industria 4.0 que, sin centros de datos y sin IT no tiene sentido.

Hay que mirar al mañana teniendo claro que el único camino es el de la economía digital.

Si antes los cimientos de una economía eran unas excelentes carreteras, nodos ferroviarios o aeropuertos, hoy lo que hay que tener es unas excelentes redes de telecomunicaciones, unos excelentes centros de datos donde se interconecten todas esas redes y lo que tenemos que tener es un excelente personal TI que desarrolle esa economía digital.

Actualmente, el sector IT ya no es un sector servicios, es un sector productivo porque de nosotros depende que produzcan otros sectores.

Hay que cambiar el chip, no solo se trata de producir sino de ver que es lo que aporta más valor y la economía digital aporta muchísimo valor.

-En ese sentido, recientes noticias como el posicionamiento de nuestro país (y Madrid concretamente) como hub digital es una esperanza… ¿Cómo debe ser nuestra apuesta, como país, por la digitalización? ¿Estamos preparados para el desafío?

Para mí, para situarnos en la mejor posición de ese futuro digital se necesitan tres cosas: energía, telecomunicaciones y centros de datos. Los dos primeros los tenemos desde hace tiempo y funcionan muy bien. Lo que hace ahora falta es que la Administración Pública potencie los centros de datos.

Igual que se hizo con Barajas, se hizo un aeropuerto muy grande que pudiera atraer y acoger a muchos turistas… Pues ahora lo que hay que potenciar es que las empresas privadas quieran crear centros de datos en nuestro país para así atraer los datos de empresas de todas partes.

¿Por qué los datos de empresas de Europa no se pueden tratar en España? Durante muchos años se han tratado los datos de empresas españolas en Dublín o París, por ejemplo, sin problema.

Yo creo que Madrid en concreto y España en general están preparados para ese cambio. Amazon ya ha anunciado la creación de 3 centros de datos en Aragón, Microsoft y Google, acuerdos con operadores de centros de datos con infraestructura en Madrid…

Los grandes jugadores están decantándose por España porque tenemos esas excelentes telecomunicaciones, energía y centros de datos.

El tráfico IP antes se negociaba en Londres y ahora muchas de esas rutas están viniendo hacia Madrid que ya tiene la suficiente entidad en cuanto a empresas, usuarios, infraestructuras, etc. para convertirse de verdad en un hub digital.

Es el momento de invertir en innovación, es el momento de apostar por la economía digital, por situar a nuestro país en el lugar que le corresponde.

 

Lea también :