La Comisión Europea transfiere al regulador británico de competencia la fusión de O2 (Telefónica) y Virgin

Workspace

Aunque no hay previsión de que haya alguna traba a este proceso de fusión, la última palabra la tendrá la CMA, quien deberá dar el visto bueno a la fusión entre O2 (filial de Telefónica en Reino Unido) y Virgin.

Se trataría del último paso para que ambos operadores de telefonía móvil pasen a estar unidos. Y así será salvo sorpresas puesto que los expertos vaticinan que no habrá obstáculos desde la Competition and Markets Authority (Autoridad de Competencia y Mercados, en adelante CMA) .

Telefónica mantiene presencia en Reino Unido a través de su filial O2, que pasaría  a la segunda fase del proceso de fusión con Virgin. Y es que ambas empresas llevan tiempo trabajando estrechamente para lograr ese acuerdo. Para ello están colaborando también con la Comisión Europea, que no habría encontrado impedimento alguno no solo para el acuerdo sino para acelerar etapas. De ahí que desde la institución comunitaria se haya transferido el procedimiento y la decisión a la CMA, el organismo británico regulador de la competencia.

Vía rápida

Desde Telefónica y desde Virgin se ha solicitado a la CMA el pase a la segunda fase por una vía acelerada que supondría agilizar trámites y que sólo se vería obstaculizada en caso de que se interpusiera alguna objeción por parte de alguna instancia. Instituciones, organismos y empresas privadas que consideren que existe alguna razón de peso para impedir esta operación.

Existe un plazo hasta el 26 de noviembre para la presentación de las posibles alegaciones y opiniones contrarias a esta fusión, puesto que al tratarse de empresas con tanta presencia en el mercado podría verse alterada la competencia respecto del resto de operadores.

Todos ganan

La fusión de de O2 y su hasta ahora rival Virgin supone una convergencia en servicios y tarifas. O2 es un operador móvil virtual, que alquila el uso de la red a otros operadores propietarios de las infraestructuras. Por su parte Virgin tiene una fuerte presencia en servicios de fibra y televisión, por lo que parecen complementarse a la perfección al combinar sus servicios respectivos.

Adicionalmente, cuando pase a estar fusionada con Virgin y se complete la operación, Telefónica obtendría unos ingresos de 4.500 millones de euros a cambio de su filial inglesa O2.

Lea también :