La “Gran Renuncia” comienza tímidamente a llegar a España

En Estados Unidos ha alcanzado proporciones históricas el fenómeno laboral conocido como la Gran Renuncia.

Hablamos de más de 4 millones de dimisiones mensuales de empleados que deciden abandonar su puesto de trabajo, con la particularidad de que no lo hacen para incorporarse de manera inmediata a otro empleo que ya hayan encontrado, sino que renuncian a empleos con los que ya no encuentran ataduras y cuyas condiciones laborales han empeorado o no responden arranque dudes y exigencias actuales.

En gran medida estas circunstancias proceden de la generalización del teletrabajo ocasionada como consecuencia de la pandemia. Millones de empleados descubrieron que gracias al teletrabajo mejoraba su calidad de vida y cuando las circunstancias propiciaron el retorno a las oficinas o bien la adopción de modelos híbridos optaron por abandonar sus trabajos si no es les ofrecía la posibilidad de continuar con estas condiciones.

El resumen es que millones de empleados, más de 50 millones desde el pasado año, decidían cada mes abandonar de manera voluntaria sus empleos fijos, sin mediar despidos, quedando a la espera de encontrar nuevos empleos en los que las circunstancias y oportunidades encajasen con sus nuevas perspectivas vitales y laborales. Todo ello sin disponer en el momento de la renuncia de perspectiva alguna concreta respecto a ese hipotético futuro empleo.

La “Pequeña Renuncia” española

El caso de España esta renuncia voluntaria ha ido creciendo a lo largo de los primeros meses del año 2022 aunque en una proporción menor, y no únicamente por la consustancial diferencia en el tamaño del mercado de trabajo de España en comparación con el de Estados Unidos.

Tan solo durante el mes de abril las estadísticas de afiliación a la Seguridad Social registran una cifra récord de casi 5.500 bajas voluntarias, siendo el dato más elevado desde que comenzaron a registrarse en el año 2001. Previamente la cifra más elevada había sido de algo menos de 4.800 empleados que voluntariamente renunciaron a su trabajo en septiembre de 2007, cuando se vivía el momento álgido de la burbuja inmobiliaria.

Como contraste, entre los meses de enero y marzo de 2021 la media de bajas voluntarias de empleados fue de alrededor de 2.000 al mes, habiendo crecido paulatinamente desde entonces hasta prácticamente duplicarse un año después, consolidando una tendencia al alza.

Tendencia que en otros países europeos, como Reino Unido o Italia, ya comienza también a dejarse notar. En este último caso con más de 1,5 millones de empleados que abandonaron voluntariamente sus trabajos durante 2021.

Antonio Rentero

Recent Posts

Tecnología para desenmascarar los deepfakes

Los deepfakes cada vez son más difíciles de descubrir, por lo que se están desarrollando…

2 días ago

El coste de un CRM, la mayor barrera para su implantación en las empresas

Un 64 % de las empresas que operan en España consideran el coste de los…

2 días ago

Estas son las versiones y precios del Nothing phone (1)

El smartphone Nothing phone (1) dispondrá de tres variantes con precios que arrancan desde 500…

2 días ago

Fábricas y sector público, los sectores más indefensos ante ciberataques

Las fábricas y sector público presentan porcentajes cercanos al 50 % en incidencias de ciberataques.

2 días ago

La facturación del comercio electrónico creció hasta 57.000 millones en 2021

Los nuevos procesadores Samsung de 3 nanómetros son un 45 % más eficientes y un…

2 días ago

Samsung incrementa un 31 % el uso de energía renovable

En Europa ya está consumiendo un 100 % de energía renovable, cifra que planea lograr…

3 días ago