“La mayoría de las empresas aún no son capaces de detener ataques avanzados y dirigidos”

InnovaciónSeguridad

Así lo determina Larry Ponemon, fundador del Ponemon Institute, que ha elaborado un estudio para Aruba y concluye que las nuevas soluciones de seguridad basadas en IA son “un arma clave” para estar “al día”.

La tecnología de inteligencia artificial está siendo utilizada para combatir las amenazas de ciberseguridad en las empresas.

Los productos de seguridad que incorporan funcionalidades de inteligencia artificial les ayudan a limitar las falsas alertas, hacer que sus equipos sean más eficaces, hacer que la investigación sea más eficiente y descubrir y responder mejor ante ataques sigilosos.

Así lo determina el estudio Closing the IT Security Gap with Automation & AI in the Era of IoT (Cerrando la brecha de seguridad TI con automatización e IA en la era de IoT) que el Ponemon Institute ha realizado en nombre de Aruba. Para ello ha hablado con 4.000 profesionales de seguridad y TI de diferentes partes del mundo, incluyendo Europa.

En la actualidad, 1 de cada 4 de estos profesionales usa alguna solución de seguridad basada en inteligencia artificial. Otro 26 % quiere hacerlo a lo largo de los próximos doce meses.

“A pesar de las inversiones masivas en programas de ciberseguridad, nuestro estudio descubrió que la mayoría de las empresas aún no son capaces de detener ataques avanzados y dirigidos”, señala Larry Ponemon, fundador e investigador principal del Ponemon Institute.

“De hecho”, dice Ponemon, “el 45 % de los encuestados cree que no son realmente conscientes del valor de su arsenal de defensa, que va de 10 a 75 herramientas de seguridad desplegadas simultáneamente. Se ha convertido en una Tormenta Perfecta, con casi la mitad de los encuestados diciendo que es muy difícil proteger superficies de ataque complejas y dinámicamente cambiantes, algo que se ve agravado por la falta de personal de seguridad con la experiencia necesaria para combatir a los atacantes de hoy en día, que son persistentes, sofisticados, están muy bien entrenados y reciben financiación externa”.

“En este contexto, las herramientas de seguridad basadas en IA se consideran un arma clave para ayudar a las empresas a mantenerse al día frente a los crecientes niveles de amenaza”, considera este investigador.

Cabe señalar que avances como el cloud computing y el internet de las cosas (IoT) generan riesgos. Hasta el punto de que, por ejemplo, más de tres cuartas partes de la gente encuestada indica que sus dispositivos conectados no son seguros. Un 60 % ve como amenaza incluso a los dispositivos IoT más sencillos. La mayoría también considera complicado proteger perímetros de TI al tener que soportar iniciativas IoT, BYOD, de movilidad y de cloud al mismo tiempo.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor