Los expertos creen que las ciberamenazas crecerán en la nueva modalidad del trabajo mixto

Seguridad

Check Point, cree que “las empresas no están preparadas para hacer frente a los retos y peligros que supone la combinación del trabajo presencial y telemático”.

Tres de cada cuatro expertos en ciberseguridad temen que las amenazas se incrementen como consecuencia de la nueva normalidad poscoronavirus en la que la forma de trabajar es mixta, combinando el trabajo presencial con el trabajo en remoto.

De hecho, un 79 % de las compañías se ha marcado como prioridad reforzar sus niveles de ciberseguridad para prevenir posibles ataques.

Así lo desvela una encuesta de la firma de seguridad Check Point, cuyo director general para Iberia, Mario García, cree que “en líneas generales las empresas no están preparadas para hacer frente a los retos y peligros que supone la combinación del trabajo presencial y telemático”.

Más del 86 % de los participantes en el estudio de Check Point señala la migración hacia el teletrabajo como el mayor desafío TI por la pandemia.

“De cara a la ‘nueva normalidad’”, dice García, “las prioridades de las empresas no sólo deben centrarse en implementar las herramientas y métodos de trabajo que permitan mantener su negocio activo, sino que estos procesos deben ir acompañados de una estrategia de ciberseguridad consolidada, hiperescalable y enfocada en la accesibilidad y movilidad de los datos”.

A la mitad de las empresas le preocupa que se produzcan ataques dirigidos al endpoint en entornos domésticos. En el segundo lugar de esta lista de quebraderos de cabeza figuran los ataques contra los móviles de los empleados.

También habría que abordar la falta de visibilidad de la infraestructura de nube y la mala configuración de los recursos.

Ahora mismo solamente un 29 % de las organizaciones ha implementado herramientas de seguridad para equipos de trabajo personales. Y los datos que maneja Check Point revelan que un 35 % no bloquea el acceso a la información corporativa desde equipos que no funcionan dentro de la VPN corporativa, dejando la puerta abierta a campañas tipo phishing.

Otro riesgo derivado de la crisis de coronavirus es la popularización de las aplicaciones de videollamada y otras herramientas de comunicación como el correo electrónico. Un 46 % de los ataques sufridos por empresas españolas durante el último mes ha tenido al email como vector de ataque.

“En la actualidad, nos enfrentamos a la 5ª y 6ª generación de ciberamenazas, las más avanzadas de la historia, que destacan por ser multivectoriales, capaces de propagarse a gran escala y lo suficientemente sofisticadas como para evadir las principales medidas de seguridad”, cuenta Eusebio Nieva, director técnico de Check Point para España y Portugal.

“Uno de los principales objetivos de los cibercriminales se centra en la nube”, señala, “así como los dispositivos móviles. Es fundamental que las compañías entiendan que el campo de ataque que los cibercriminales tienen disponible ha aumentado, por lo que contar con herramientas de ciberseguridad capaces de hiperescalar y ofrecer nuevas capas de protección para más dispositivos y puntos de conexión es fundamental”.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor