Mayor protección gracias a los intercomunicadores de puerta conectados

MovilidadRedes inalámbricasWorkspace

En tiempos de COVID-19 se hace también necesaria una comunicación segura y rápida con el repartidor o las visitas.

En estos momentos, los intercomunicadores de puerta conectados están más solicitados que nunca, ya que son el sistema adecuado para conseguir una comunicación cómoda y segura con las visitas a través del teléfono fijo o móvil, y sin necesidad de abrir la puerta. Además, como muchas empresas de mensajería ya no permiten el contacto directo con los clientes, también evitarás que se te pasen paquetes o pedidos. ¿Cuál es el mejor modelo? Eso dependerá de las necesidades de cada cliente.

Hasta el momento, los intercomunicadores en red se utilizaban principalmente para aumentar la comodidad de sus usuarios. Después de todo, estos dispositivos te evitan tener que ir corriendo a abrir la puerta cada vez que suena el timbre, ya que dependiendo del sistema, podrás atender al timbre desde el teléfono fijo o desde el smartphone. Aunque en ese momento te encuentres impedido o estés lejos de la puerta principal, podrás seguir respondiendo de forma inmediata. Esto puede ser útil particularmente cuando se trata de paquetería o cartas. Es un hecho que la mayoría de los carteros y repartidores no pueden esperar demasiado. Por eso, si no respondes con rapidez es posible que solo llegues a ver los faros traseros de la furgoneta de reparto.

La seguridad adquiere un nuevo significado

La seguridad siempre ha desempeñado un papel muy relevante en nuestras vidas, aunque hasta la fecha había sido de una forma diferente. Antes, el teléfono nos servía para saber quién estaba al otro lado de la puerta. De este modo, no teníamos por qué abrirla si la persona no nos daba confianza. Con la llegada de la pandemia del coronavirus, la seguridad adquiere un nuevo significado. Las personas mayores y aquellas con patologías previas deben vigilar con quién hablan y mantener una distancia de seguridad de al menos dos metros. Con el fin de proteger a los demás, todas aquellas personas que noten los síntomas que caracterizan al virus, como son la fiebre elevada o la tos persistente, deberán permanecer dentro de sus casas y no acercarse a quienes toquen el timbre de su puerta o se acerquen para hacerles alguna entrega, como los repartidores.

Dada la situación actual, muchos servicios de mensajería han modificado las normas de recepción y entrega de pedidos para proteger así a sus clientes y a sus empleados. Por ejemplo, empresas como DHL ya no solicitan la firma del destinatario  en la entrega de paquetes o correo certificado para evitar que el virus se propague a través de las pantallas de los dispositivos de captura de firma. Por lo tanto, ya no es necesario abrir la puerta. Además, otras empresas como Hermes han cambiado sus procedimientos y ponen a disposición de sus clientes otras opciones.

Ventajas de los intercomunicadores en función del tipo y el modelo

Los intercomunicadores de puerta como el Doorbell de Ring (Amazon) se pueden configurar y utilizar de forma muy sencilla mediante una aplicación que se conecta a la red inalámbrica. El único requisito para ello es tener un smartphone. Una alternativa a estos son los intercomunicadores que se conectan con la centralita telefónica. La empresa alemana Telegärtner Elektronik lidera el mercado de este tipo de dispositivos. El modelo DoorLine Slim DECT se puede conectar muy fácilmente con una centralita telefónica como la del router FRITZ!Box a través de la radiofrecuencia DECT. Esto permite al usuario responder al timbre desde cualquier teléfono móvil sin necesidad de instalar ninguna aplicación o, directamente, hacerlo desde el teléfono fijo. También es posible desviar las llamadas. La radiofrecuencia DECT es más estable que la red inalámbrica WiFi y garantiza al usuario que, cuando alguien pulse el timbre de su casa, el teléfono que haya configurado para recibir la notificación suene. Las personas de generación más afectada por la actual pandemia suelen manejarse mucho mejor con el teléfono fijo que con el smartphone, así que para ellos no tendría demasiado sentido utilizar un dispositivo que funcione con la red WiFi. Una de las ventajas que ofrecen los modelos WiFi es que llevan una cámara integrada. Pues bien, DoorLine también se puede combinar con una cámara independiente.

El tipo de intercomunicador en red óptimo dependerá, en última instancia, de cada usuario y de sus necesidades individuales. Sin embargo, hay algo que está claro: un intercomunicador de puerta no solo te ofrece comodidad, sino también una mayor seguridad en muchos aspectos.

Lea también :