Microsoft advierte: “La alta productividad está ocultando una mano de obra exhausta”

Workspace

La compañía ha publicado un índice de tendencias laborales que lleva por título “La próxima gran disrupción es el trabajo híbrido: ¿estamos preparados?”.

“El trabajo flexible ha llegado para quedarse”. Esa es una de las frases que más se está repitiendo durante el último año, desde que estalló la pandemia de coronavirus.

Y es también una de las conclusiones del primer Índice de Tendencias Laborales de Microsoft, que lleva por título La próxima gran disrupción es el trabajo híbrido: ¿estamos preparados? y que recoge un total de siete tendencias que todas las empresas deberían tener en cuenta.

“Las decisiones que tomemos hoy tendrán un impacto en nuestras organizaciones durante los próximos años”, advierte Jared Spataro, vicepresidente corporativo de Microsoft 365.

“El momento actual requiere de una visión clara y una mentalidad de crecimiento”, dice. “Estas decisiones tendrán un impacto en todo, desde cómo dar forma a la cultura empresarial, hasta cómo atraer y retener el talento, pasando por la forma de fomentar mejor la colaboración y la innovación”.

Retos y tendencias

Por eso es importante saber leer los cambios que se están produciendo en la actualidad. El informe de Microsoft advierte de que “los directivos no están en contacto con los empleados y necesitan una llamada de atención”, lo que conformaría la segunda gran tendencia del entorno híbrido que se está configurando.

Además, “la alta productividad está ocultando una mano de obra exhausta” por el nuevo ritmo de trabajo digitalizado, “la contracción de los círculos de colaboración pone en peligro la innovación” y provoca cierto aislamiento y “la Generación Z está en peligro y necesitará ser dinamizada” de ahora en adelante.

Microsoft cree que “la autenticidad estimulará la productividad y el bienestar” de los empleados. Y recuerda que “el talento está en todas partes en un mundo laboral híbrido”.

Todo esto se refleja en las respuestas de los trabajadores encuestados. Casi tres cuartas partes (73 %) esperan que las opciones flexibles del teletrabajo se mantengan y 4 de cada 10 se plantean dejar su empresa este año. Hasta un 46 % planea mudarse aprovechando que ahora es posible trabajar a distancia.

La sensación es que el trabajo se puede humanizar. Cerca de un 40 % de los trabajadores se siente más cómodo al poder ser ellos mismos en el trabajo, en comparación con lo que ocurría antes de la crisis sanitaria. Una sexta parte ha llegado a llorar junto a algún compañero en este tiempo de incertidumbre.

El tiempo destinado a reuniones se está duplicando. Y, sólo en el pasado mes de febrero, se enviaron 40 000 millones de correos electrónicos más que hace un año.

En la red social LinkedIn, las ofertas de trabajo a distancia se han multiplicado por más de cinco durante el periodo de pandemia. Esto es así porque las oportunidades de trabajo se democratizan cuando ya no importa la ubicación. Las empresas tienen cada vez más candidatos a su alcance.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor