Movilidad: una historia personal de backup y recuperación de datos exitosa

CloudDatos y AlmacenamientoEmpresasMovilidadSeguridadStart-UpVirus

Si no has hecho una copia de seguridad de los datos más importantes y pierdes el portátil, probablemente sea uno de los peores días de tu vida.

Pasos para la recuperación

OK, ahora que había hecho la cosa más estúpida de toda mi vida, tenía que pensar en cómo volver a estar operativo. Afortunadamente todavía tenía el portátil de la empresa, así que al menos tenía una máquina funcionando normalmente. Y tenía mi disco duro externo Toshiba con las copias de seguridad, en el que había grabado la mayoría de los datos el Viernes anterior. También tenía la información grabada en el servicio remoto de Fabrik. Incluso tenía mi Blackberry con el correo móvil del trabajo y la Peek para consultar mi correo personal, así que no estaba del todo cojo, pues podría contestar a la gente utilizando mi correo personal.

Pero antes de poder hacer cualquier restauración, necesitaba hacerme con otro portátil. Por suerte los amigos de Fujitsu-Siemens vinieron al rescate. Contacté con ellos el 17 de Diciembre, y tenían un equipo Lifebook A6220 nuevo con disco duro de 320 Gbytes, 4 Gbytes de RAM, y su correspondiente Windows Vista 64 bits. Me lo entregaron en préstamo editorial, y el Viernes por la mañana estaba en mi puerta.

Siempre es un engorro configurar la seguridad de las WiFi, casi tanto como cargar las aplicaciones. Descargué el Office 2007 directamente de la Web, pues mi CD original con el CD-Key se había quedado en Atlanta. Pero bueno, al fin y al cabo tenía 60 días de gracia, tiempo suficiente para hacer todo lo que necesitaba. (Un apunte: tienes que asegurarte de eliminar la versión de prueba de Office presintalada en los equipos nuevos, si no quieres terminar con dos versiones del mismo software).

Mi primera intención fue restaurar todo lo que tenía almacenado en Fabrik, pero pensé que no era una buena idea. Fabrik ofrece dos métodos para restaurar los datos. El primero de ellos, y el más fácil de usar, es restaurar un archivo o carpeta utilizando para ello el cliente de Fabrik. Esto asume que has sobreescrito un fichero, lo has perdido o simplemente lo tienes corrupto. En este caso, cargas el cliente de Fabrik, indicas los archivos o carpetas que quieres recuperar (guarda una copia de las últimas 8 versiones de cada archivo), y el cliente se encarga de contactar con el servidor de Fabrik y restaurar la información deseada.

Pero no tenía este cliente remoto instalado en el nuevo ordenador. En el caso de un desastre total como el que había sufrido, Fabrik también ofrece un servicio Web que permite indicar que archivo quieres restaurar (en este caso, todos). En esta situación el sistema de Fabrik te agrupa la información en paquetes de ficheros ZIP de 3 Gbytes, que tienes que descargar directamente desde el navegador Web. Una vez que has descargado todos los bloques, tienes que extraer los archivos que necesitas, y recrear las carpetas donde quieres almacenarlos. Y, a pesar de que las velocidades de descarga son más rápidas que las de subida con las líneas de banda ancha, lleva mucho tiempo y mucho trabajo descargar unos 100.000 archivos (más de 100 Gbytes) y restaurarlo todo en su sitio.

En este punto, tuve que enfrentarme al archivo más crítico: mi fichero PST principal del Outlook, que suponía alrededor de 1,4 Gbytes y contenía mi Bandeja de entrada y Elementos enviados de los últimos meses. Como elegí este archivo de manera independiente desde el servicio Web, pude restaurarlo medianamente rápido. Después, utilicé mi disco Toshiba con su puerto USB 2.0 para restaurar mis ficheros de datos, mis 2.500 canciones y las más de 40.000 fotos digitales. A continuación arranqué el Outlook para abrir mi fichero PST y marcarlo como ubicación por defecto para la entrega de correo. Fue una suerte que Fabrik hiciera el último backup el día antes de venir a Florida, así que sólo perdí los correos de un día. El resto de carpetas los fui restaurando después, y el Sábado por la tarde, estaba de nuevo totalmente operativo.

Lea también :
Autor: